viernes, 24 de junio de 2022

Los orígenes de Nosolorol

En los últimos años Nosolorol ha sido la editorial más activa de nuestro país en cuanto a publicación de juegos de rol. Su catálogo es muy variado, pudiendo encontrar desde clásicos (Aquelarre, Kult o los juegos de Mundo de Tinieblas) a juegos infantiles (Hora de Aventuras, Pequeños detectives de Monstruos), pasando por juegos diseñados por ellos mismos (como Fragmentos o Hitos) o las últimas novedades de fuera (Dune, Symbaroum o Trudvang Chronicles por citar solo algunos ejemplos).

Por otro lado, la editorial madrileña lleva en activo nada más y nada menos que 17 años, que se dice pronto... En fin, hoy vamos a hablar de sus orígenes, como ya hemos hecho con otras editoriales que fueron punteras en su momento.

 


 

Podemos comenzar diciendo que, aunque en 2019 facturó cerca de 800.000 € (V. artículo publicado en Xataka más adelante), sus orígenes son bastante humildes. Así, el comienzo de la editorial está en una revista electrónica con el mismo nombre, Nosolorol (NSR), y si retrocedemos un poco más, incluso en Libros Ucronía. 

Libros Ucronía fue una editorial madrileña que publicó su primer juego de rol en el año 2000: Anno Domini. Los autores del juego, Manuel José Sueiro, Antonio Álvarez y Juan Antonio Huerta, eran también los responsables de la editorial. Libros Ucronía llegó a publicar cuatro títulos más en 2001 y luego desapareció.

 


 

Es el propio Manuel J. Sueiro (el director actual de NSR) quien señala en varias ocasiones ese origen de Libros Ucronía. Para empezar, a finales de 2005, cuando desde la revista electrónica se presentaba la nueva editorial Nosolorol Ediciones. Allí señala Sueiro que “La revista Nosolorol nace de la fusión de dos ideas completamente distintas”, una revista impresa cuyo número 1 no llegó a ver la luz y de la colaboración semanal en el fanzine digital Freak Times, que en esos momentos se encontraba en “letargo”, a lo que añade: “Pero Nosolorol también nace de las cenizas de la desaparecida Libros Ucronía” (Manuel J. Sueiro, en el editorial de la revista online NSR, #31, diciembre de 2005).

Y de nuevo, en ese mismo número 31, en el artículo “Resurgiendo como el ave Fénix”:

“Come veis, este número es especial. Lo es porque cambiamos de imagen y porque reemprendemos la aventura editorial que abandonamos un día. De las cenizas de Libros Ucronía cual Ave Fénix surge Nosolorol Ediciones dispuestos a dar caña otra vez”.

Volviendo a la revista electrónica Nosolorol, en junio de 2003 apareció el primer número. NSR fue una revista de periodicidad mensual, y de la que se publicaron 62 números a lo largo de cinco años (el n.º 62 apareció en julio de 2008). Sus impulsores fueron Ángel Paredes y Manuel J. Sueiro, a los que hay que añadir un buen número de colaboradores. Hoy en día la revista ya no está en línea, pero se pueden consultar muchos de sus artículos a través de la Wayback Machine (enlace aquí), cosa que recomiendo si se quieren conocer muchas de las noticias que definieron ese tiempo, sin olvidar evidentemente las innumerables reseñas, entrevistas, aventuras y ayudas.

 


 

Una cosa que hoy puede no parecer tan evidente es que la revista electrónica NSR era independiente, pues no dependía de ninguna editorial. Fue al contrario, la editorial surgió después, e incluso a partir de ese momento también quisieron que la revista mantuviera su independencia. 

 


 

La revista creció y, como ya hemos indicado, en diciembre de 2005 surgieron dos proyectos más: la tienda online y la editorial (Nosolorol Ediciones).

En ese editorial del n.º 31 Sueiro presentó la editorial, la tienda online y sus respectivos objetivos:

“Nosolorol es un proyecto integral dentro del mundo de los juegos de rol. Nuestra intención es publicar juegos realizados por y para aficionados al precio más bajo que podamos para que esté al alcance de todos los bolsillos. No somos una empresa, somos una asociación cultural y juvenil que busca revitalizar el panorama rolero español con proyectos y sangre nueva. Nuestro e-zine, la revista Nosolorol es el primer proyecto que llevamos a cabo y está cerca de cumplir su tercer año (…) Ahora, gracias a la inclusión de nuestra Tienda Online esperamos tener un respaldo económico suficiente para ajustar aún más los precios de los productos que creemos como Editorial y para poder permitirnos mantener líneas poco comerciales pero que creemos que aportan algo distinto al mercado”.

“¿A dónde vamos? Queremos crear una revista de rol online útil para todos los aficionados e independiente de editoriales comerciales y de nosotros mismos como editorial; queremos una tienda online lo más barata para el aficionado y que nos permita mantener nuestra actividad editorial y queremos crear juegos de rol y otros productos lúdicos que sean de interés para el aficionado y que sean a la vez de calidad profesional y de precio asequible para todos los bolsillos”.

En resumen, la revista cambió de imagen, la editorial buscaba publicar juegos poco comerciales pero distintos a lo que había, a un precio ajustado, y la tienda ayudaría a financiar sus propios juegos.

“Como podéis leer en el editorial de este mes e incluso percibir a simple vista Nosolorol ha cambiado. No solo por la estética remozada sino porque hemos devenido en Tienda online y en Editorial sin que suponga esta que nos olvidamos de nuestros comienzos ezineros (…). ¿Qué os parece la inclusión de la tienda online para subvencionar nuestros proyectos?” (Nosolorol #31, artículo “Resurgiendo como el ave Fénix”).

Como ahora veremos, la tienda se montó con el apoyo de la tienda Fundación Kaufman de Alex Werden y, como pasaba con la revista, vendía de todo, no solo productos de NSR (juegos de rol de otras editoriales, Magic, Warhammer, novelas, etc.).

 


 

Con respecto a la editorial, la guía de iniciación sLAng: A Quemarropa (obra de Ángel Paredes y Manuel J. Sueiro) fue su primera publicación (en diciembre de 2005). Ya en 2006 publican, entre otros, Lances (marzo de 2006), también de Sueiro y Paredes junto con Javier Santos Arévalo; Unidad Beta (mayo de 2006), una aventura autojugable de Ismael Díaz Sacaluga, y las primeras licencias, como Mutants & Masterminds (enero de 2006) y Usagi Yojimbo (diciembre de 2006). También algunos productos que no eran exactamente un juego de rol, como el libro juego Leyenda élfica: El bosque en llamas de José Luis López Morales (octubre de 2006) o el manual de ayuda para los DJ Tras la pantalla, de Pedro J. Ramos (diciembre de 2006).

Aunque Ángel Paredes y Manuel J. Sueiro seguían trabajando codo con codo, Sueiro se fue encargando de la editorial y Ángel Paredes de la revista. De hecho, Sueiro era el responsable último de la editorial como vemos en la entrevista aparecida en el n.º 34 (marzo de 2006):

“Nosolorol ediciones son Ángel Paredes y Manuel J. Sueiro, más cualquiera que quiera aportar su granito de arena durante el tiempo que quiera aportarlo. (…) Aparte de eso, conviene saber que Manu, como persona física, actúa como editor de la línea de Nosolorol Ediciones, respondiendo fiscalmente y proporcionando el carácter legal al asunto” (Manuel Sueiro y Ángel Paredes, en NSR #34, marzo de 2006).

En cuanto a la estructura legal, es muy probable que en estos momentos Manuel Sueiro fuese un autónomo y que las “dependencias” de la editorial estuviesen en su propia vivienda.

Por otro lado, en esa misma entrevista Sueiro también señaló una pequeña diferencia entre Ucronía y Nosolorol: “De todos modos Libros Ucronía no era un proyecto editorial, no llegó a serlo: era un grupo de gente que quería publicar su juego y algunas cosas más. NSR Ediciones tiene un proyecto editorial serio, pensado y planificado y abundante material en preparación para respaldarlo”.

En relación a esto último, pasaron los años y NSR siguió publicando a buen ritmo, hasta tal punto que ya tenía bastante material como para vender solamente juegos suyos. Así, en 2008, la tienda online se independiza:

“Después de varios años años de fructífera relación, la Fundación Kaufman y Nosolorol separan sus caminos, disolviendo la alianza que mantenían en la tienda online de NSR. Nosolorol Ediciones posee ya un fondo con la entidad suficiente para merecer su propia y exclusiva tienda online y, por esa razón, a partir de ya mismo la tienda de Internet de NSR estará dedicada únicamente a los productos de la editorial” (Revista NSR #61, “Cambios en la tienda de NSR”, junio de 2008).

 



 

Un mes más tarde vendría otro cambio importante, el final de la revista electrónica. Después de cinco años la revista cerraba, pero la editorial seguía. En su último número, Manuel J. Sueiro nos da los motivos del cierre y otras claves para comprender sus orígenes.

 


 

Según nos cuenta, la revista surgió de manos de Ángel Paredes y él mismo, “en parte al menos para inyectar un poco de vida a Libros Ucronía, de la que formábamos parte entonces, que agonizaba lentamente hacia una muerte tan anunciada como inevitable”.

“En el punto de mira siempre estuvo la publicación. sLAng era un proyecto de Ucronía que nunca había visto la luz. Nosolorol Ediciones era ya el siguiente paso lógico. Para entonces habíamos reunido unos dinerillos con la tienda online de NSR que habíamos montado apoyados sobre la tienda Fundación Kaufman en Córdoba y Alex Werden pasaba a formar parte nuclear de nuestra alocada familia. La crisis del rol estaba en boca de todos pero en nuestras cabezas eran buenos tiempos para este entretenimiento, de modo que la revista generó los otros dos proyectos (tienda y editorial) que pasaron a formar un circuito retroalimentado” (Manuel J. Sueiro, revista NSR, editorial del n.º 62, julio de 2008).

“Pero con cierta independencia, claro. Es más, Ediciones era un proyecto tan absorvente que cada vez mi desvinculación con la revista e incluso con la tienda era mayor” (…) “Pronto estuvo claro que Ángel Paredes era el responsable único y último de la revista y que era su buen trabajo y dedicación la que sacaba cada número adelante, rodeado, claro, de una interminable lista de colaboradores”.

Llega un momento en que Ángel quiere dejarlo y habla con Manuel para buscar un sustituto, pero Sueiro lo tuvo claro: “no había un sustituto para él”, ni el propio Sueiro se veía volviendo y tomando el mando, “además que sin Ángel, ya no sería la revista Nosolorol”. Al final, y aunque Ángel “quiso buscar otras soluciones”, se decidió cerrar la revista.

Ya hemos visto cómo en 2005 la intención de NSR era "publicar juegos realizados por y para aficionados". En fin, llega un momento en que piensan en la profesionalización, y eso va a suceder en 2012. Según señala el propio Sueiro en este artículo de Xataka, fue Sergio M. Vergara, alumno de Sueiro en la universidad, quien le propuso dar el giro hacia la profesionalidad: "Al proyecto se unieron Pedro J. Ramos y Pilar Martín Espinosa, y entre los cuatro configuraron el plan de profesionalización de Nosolorol para convertir la microeditorial en un negocio que fuera sostenible”.

 


 

Este camino hacia la profesionalización hace que en 2013 asistamos a otro paso fundamental, el traslado del despacho de casa a un local. Si nos fijamos en los créditos de Aquelarre Breviarium (que apareció en febrero de 2013), la dirección de NSR todavía es un piso. Ese mismo año, en septiembre ya estaban trabajando desde sus nuevas oficinas en la calle Ocaña 32, su local actual con atención al público y que fue inaugurado el 26 de octubre de ese mismo año.

Para comprender la estructura de la Nosolorol actual hay que tener en cuenta su constitución como SL y varias fusiones y adquisiciones que se dieron por esta época. En primer lugar tenemos la compra de DungeonSpain (empresa de escenografía), que se dio a finales de 2014. Ya en 2015, en abril, NSR y la editorial conBarba se fusionaron (en realidad NSR absorbe a conBarba, que pasa a ser un sello o línea de la primera) y un mes más tarde, el 12 de mayo de 2015, NSR se convierte en una Sociedad Limitada, donde figura Manuel José Sueiro como administrador único. Por último, en abril de 2016 NSR adquirió la editorial Biblioteca Oscura (Vampiro 20º aniversario).


Como dijimos al principio, en los siguientes años se ha convertido en la editorial que más rol ha publicado, pero eso ya excede el planteamiento de esta entrada y será contado en otro momento. 

---------

Bonus track:

El origen de JOC Internacional

El sector de los juegos de rol (2016-2021) 

 

9 comentarios:

  1. Muy interesante.... no era ésta la que había surgido de un foro o había tenido una comunidad forera muy potente y muy vinculada a la actividad de la editorial?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un foro... No sabría decirte.

      Es verdad que la revista NSR tenía una lista de correo y un gran número de colaboradores muy activos, muchos de los cuales vieron publicadas sus aventuras o juegos durante los primeros años de la editorial.

      Eliminar
    2. Diría que esos son los de la biblioteca oscura, pero no tengo certeza de ello.

      Eliminar
  2. Alex es el David Wesely del rol español. Su aportación es mucho menor al reconocimiento que se le da. Sirva este comentario para recordar que Fanzine Rolero recogió el legado de NSR y en sus tres encarnaciones siguió regalando rol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, y añado también la labor de difusión que sigue haciendo actualmente desde el grupo de Facebook de Fanzine Rolero.

      Por otro lado, es curioso que cuando cerraba una revista digital surgía otra para suplir la ausencia de la anterior.

      Eliminar
    2. No entiendo, ¿su aportación es menor o mayor al reconocimiento que se le da? Siempre he visto a este hombre metido en muchas cosas, pero siempre con un perfil bajo... solo aparece en los créditos del final, los de las letras más pequeñas.

      Eliminar
    3. Eso es lo malo Aries. Que Alex debiera aparecer en la portada y con letras bien grandes no solo de todos los libros de NSR. Si no en los de otras muchas editoriales. Que alguien tan grande, y a trabajado tanto y tan desinteresadamente, se vea obligado a subsistir. Que cuando cerro la Kaufman física todos los que le deben su actual prosperidad no hiciesen por conseguir otro lugar desde donde seguir ejerciendo su modesto negocio, y su inmensa labor altruista...

      Es algo que prefiero no expresar como me sienta.

      Solo puedo decir que recuerdo con cariño la visita a Córdova en la que lo conocí. Y que atesoro esa trilogía del Guardian oscuro que me vendió como una reliquia sagrada.

      Eliminar
  3. Buen artículo. Yo era asiduo lector de la revista NSR. Y sí, tenían un foro con bastante actividad también.

    ResponderEliminar
  4. Yo me acuerdo que la existencia de NSR en su día tuvo que ver conmi vuelta al rol, en ese momento no conocía otras editoriales actuales, junto al emule, el blog de la marca y sus fotoreseñas y alguna página más estilo comunidad umbría y elroldesiempre

    ResponderEliminar