jueves, 17 de junio de 2021

El complicado camino de D&D en España

A pesar de que D&D fue el primer juego de rol traducido en nuestro país, este no tuvo el éxito que su editorial esperaba. Dos años después la juguetera Dalmau renunciaba o perdía sus derechos y comenzaba un largo y tortuoso camino para tener de nuevo un D&D en castellano.


Decimos que fue un camino largo porque pasaron siete años desde la publicación del D&D de Dalmau (1985) y la aparición del AD&D y el D&D Básico en 1992. Es verdad que en 1985 la afición era escasa, pero en esos siete años fue creciendo a un ritmo vertiginoso, como demuestra la publicación de no pocos juegos de rol, muchos de ellos de los mejores que había en la época: La Llamada de Cthulhu (1988), RuneQuest (1988), El Señor de los Anillos (1989), Traveller (1989) o Star Wars (1990).

Que el sector estaba en auge lo demuestra que también se empezaban a publicar juegos no tan comerciales como los anteriores: Mechwarrior (1990), El Príncipe Valiente (1990), Killer (1991), Paranoia (1991)...

Aunque quizás la mejor señal de que el sector estaba en un buen momento es que empezaron a comercializarse los primeros juegos de rol españoles: Aquelarre (1990), Mutantes en la Sombra (1991) o Fuerza Delta (1991).

Como decimos, juegos para todos los gustos, muchos de ellos poco comerciales; y en cambio, el aficionado que quería disfrutar de D&D en castellano lo tenía imposible.

Dijimos antes que la tarea de volver a publicar D&D en castellano fue un camino, además de largo, complicado, y eso vamos a mostrar hoy.

 



En el principio fue Dalmau

Como ya hemos señalado, Dalmau publica el D&D Básico en 1985, y un año después lanza tres aventuras cortas. La siguiente novedad iba a ser la deseada Caja Expert (prevista para 1987), pero la venta de las 25.000 cajas no fue la deseada (seguramente, ni por Dalmau ni por TSR), por lo que esta caja, a pesar de haber sido anunciada varias veces, nunca llegó a salir.

La situación se atasca a finales de 1987, con Dalmau que no se atreve a publicar la caja y con una TSR que ya está contactando con otros editores.

"Dalmau tiene todo preparado para publicar esa ampliación, así como un módulo, pero algo hace que no lo publique todavía. Mientras tanto, TSR (...) ha iniciado un baile para casarse con el mejor postor y le va probando el zapatito de Cenicienta a todos aquellos que le conceden un momento" (Líder nº 1, 3ª época, noviembre de 1987, p. 9)".

 

 

Míster Music y Borrás

A principios de 1988 TSR ya ha establecido contacto con Neo Sala, propietario de la empresa Míster Music (división de juegos de la famosa promotora de conciertos Doctor Music). En marzo de 1988 la revista Troll publica un anuncio donde se buscan empleados para publicar de nuevo D&D. 


  

El propio Luis d'Estrées se presentó, y como nos contó hace unos años, se revisó el texto de la caja básica y se encargó la traducción de los siguientes módulos a Xavi Garriga. Sin embargo, al final no se publicó nada.

No sabemos el motivo exacto. Quizá fuera que TSR exigía demasiado, o la inexperiencia de Míster Music en la comercialización de juegos. Seguramente este fue el motivo de que Doctor Music le propusiera a Borrás la distribución del juego en esa primera etapa cuando había intención de publicarlo. 

El caso es que en los siguientes años hay muchos rumores de su publicación, pero esta nunca llega a materializarse. Los cómics de D&D publicados por Zinco nos ofrecen mucha información al respecto:

"El AD&D, por el contrario, no está traducido, y por ahora, tanto su publicación en España, como la reedición del Básico están en compás de espera. Bueno, los rumores bien confirmados, o sea Radio Macuto, informan que está a punto de salir desde hace más de un año. Pero eso, que está a punto, pero no se deciden. A ver si con esto se animan, ¿no?" (Dragones y Mazmorras #5, noviembre de 1990)"

"Tampoco ha sido el año de la publicación del D&D o el AD&D en castellano. Numerosos rumores han ido y venido por Radio Macuto, pero al final, nada en claro y a esperar, que todo sigue igual. Personas del ramo juguetero comentaban que quizás la publicación de nuestros cómics, Dragonlance y Dragones y Mazmorras, sirvieran de estímulo para quienes tienen los derechos de publicación del juego... ¡Eso esperamos todos!" (Dragones y Mazmorras #6, diciembre de 1990)"

Como vemos por las fechas, prácticamente cada mes o cada dos meses había novedades, buenas o malas:

"Por ahora, nada de nada, debido a que la edición en castellano está parada por ciertos problemas digamos 'de despacho'. Todo está listo para imprimir y salir al mercado, y por unas discusiones, a fastidiarse el de siempre, el aficionado" (Dragones y Mazmorras #8, febrero de 1991). 
En el siguiente número precisaron más:
"Os decimos lo mismo de siempre, a ver si a base de quejarnos, los que discuten por porcentajes se dan cuenta y se deciden de una vez a publicarlo".
Y en mayo de 1991 volvieron los rumores: 
"Al fin, si no ha aparecido ya este mes, es la inminente salida al mercado del D&D Básico en castellano en su nueva versión [se refieren a la versión en caja que sacó Borrás en 1992]".
A pesar del optimismo anterior, en el último número de la serie de cómics se volvía a la casilla de salida:
"Después de la alegría, la decepción. Ya que la noticia del mes pasado en que anunciábamos la próxima aparición del D&D Básico en castellano sufrirá un retraso indeterminado".

 

TSR viaja a Madrid

¿Era un problema de porcentajes? Con motivo de la publicación del D&D Básico por Borrás en el verano de 1992, la revista Alea entrevistó a Enric Borrás. Su testimonio también apunta en esa dirección (la de las condiciones), además del problema de las muy distintas empresas con las que TSR estuvo negociando:

“Hace tres años que estamos interesados en publicar D&D. Pero entre Borrás y TSR había una empresa intermediaria que además no era del ramo del juguete. Como es normal toda empresa busca su beneficio, y entonces ese beneficio no era posible con las condiciones que se nos daban. Nosotros nunca dijimos que íbamos a publicar este producto hasta que estuvimos bien seguros de ello; de hecho, no anunciamos nuestros juegos hasta que los presentamos en la Feria del Juguete. Los rumores siempre han sido muchos, pero nosotros nunca los hemos alimentado. Cuando a este intermediario, que nos dificultaba la publicación de D&D, se le acabó el contrato con TSR, se facilitó el poder establecer un contacto directo con la empresa americana. A partir de aquí las relaciones con TSR han sido muy buenas” (Enric Borrás, en Alea #13, ¿junio? De 1992).
¿Se refería Enric Borrás a Doctor Music como el intermediario? Podría ser, pero en todo caso las noticias sobre la publicación de D&D en castellano no pararon en estos años. Vayamos ahora a principios de 1991.

Según la revista Alea (V. Alea #10, enero de 1991), la empresa Planeta Prohibido iba a publicar el D&D Básico en junio de ese mismo año, y el AD&D en septiembre. Unos meses después, sin embargo, Planeta Prohibido seguía negociando con TSR:

“Planeta Prohibido. Listados en el nº 10 como editores del D&D en castellano, en conversación mantenida con la redacción nos notifican que se sigue negociando dicha edición y que por el momento se han aplazado las fechas anunciadas de antemano” (Alea #11, octubre de 1991).
Otra empresa que sonó en 1991 fue la conocida tienda madrileña Arte 9, según nos contaron Farsa's Wagon en la revista Gigamesh:

Dungeons & Dragons en castellano. Por lo visto se intentará de nuevo. Fuentes generalmente bien informadas nos avanzan que la librería Arte 9, de Madrid, va a publicar el popular juego de rol en castellano. Esperamos que tengan mejor fortuna de la que corrió la anterior edición y que las negociociones lleguen a buen fin” (Farsas's Wagon, en Gigamesh #1, junio de 1991).

La revista Líder también se hizo eco de la entrada de Arte 9 y la salida de Borrás en su crónica de la Feria del Juguete de Valencia de 1991:
"Borrás, que coqueteó en su momento para publicar el D&D, parece que no se lanza con el rol (...) Arte 9 expandió la noticia que iba a publicar la nueva gama D&D" (Líder #22, marzo de 1991).
"Esta es la misma versión [se refieren al nuevo D&D Básico] que los rumores procedentes de Madrid insistían en que íbamos a ver próximamente traducida al castellano. ¡Que así sea! (Líder #24, julio de 1991).

Hoy sabemos que al final fue Borrás quien sacó la nueva versión del D&D Básico, pero la pila de rumores y noticias en la época llegó a ser desconcertante. 


 


Cita en el Ritz

En 1992, con la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona, España iba a ser el centro de atención. Es de suponer que TSR estaba ya harta de la situación: Chaosium, ICE y West & Games (por citar algunas) tenían versiones en castellano de sus juegos más populares y a TSR se le resistía su juego estrella. No sabemos si fue porque TSR redujo sus condiciones, o porque a Zinco y a Borrás le parecieron razonables, pero el trato se cerró.

En la entrevista que la revista Dosdediez le hizo a Zinco Luis Vigil lo explicó. Todo comienza cuando Zinco se interesa por los juegos de rol y DC le comenta a TSR que, en España, Zinco son buenos pagadores:

"Entonces nos contactó TSR, y nos convocó a una reunión en Barcelona. Hasta ese momento TSR únicamente estaba representada por las novelas que hacía Timun Mas y nos llamó por una parte a Borrás, y a Zinco, para estructurar una triple concesión en España, en la cual Timun Mas haría los libros, Borrás haría el D&D, considerando que era más un juego de tablero y a nosotros nos iban a dar, si nos interesaba, el AD&D, porque consideraban que era un juego más adecuado para nosotros. Además, teníamos una serie de posibilidades de distribución. En ese momento (fue durante las últimas JESYR), había un montón de candidatos. Borrás ha estado muchos años peleando, y había mucha gente en medio".
"Nos lo ofrece [se refiere al AD&D] por una simple razón y es que nosotros somos buenos pagadores en EEUU. Ellos fueron a ver a DC y DC se lo dice. En EEUU, una cosa tremendamente importante para tener un contrato con una empresa es que pagues bien, y además a tiempo. No están acostumbrados a trabajar como nosotros, con plazos, con “noventas”, con “ya te pagaré” y todo eso. Nosotros éramos los únicos que teníamos buenos informes. Cuando estuvimos en esta primera reunión, en el Hotel Ritz de Barcelona, a la que fuimos convocadas las tres empresas, nos lo ofrecieron” (Luis Vigil, en Dosdediez nº 5, julio de 1994).

 

A partir de aquí la historia ya es conocida. Zinco terminaría sacando el AD&D en marzo de 1992 y Borrás haría lo mismo con "la caja negra" de D&D en el verano de ese mismo año.

Por fin, los aficionados a D&D que no dominaban el inglés podían respirar tranquilos: D&D había vuelto a España.


____________

 

Recuerda que puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter o Rol+.
Contacto: roldelos90@gmail.com
Visitar la página dedicada a D&D

3 comentarios:

  1. StarWars no apareció en el 92 como señalas en el articulo, sino en Abril de 1990 publicado por JOC. Lo recuerdo por que fue a los pocos meses de empezar a descubrir el rol por mi parte (1989).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, pedazo de errata. No sé cómo se ha colado si solo he querido poner juegos anteriores a 1992...

      Ahora lo corrijo.

      Eliminar
  2. Yo recuerdo el anuncio de Dalmau en las últimas páginas de los libro-juegos "Aventura sin Fin" (Elige tu propia aventura).

    ResponderEliminar