domingo, 27 de octubre de 2019

Ana Isabel Utande: traductora de RuneQuest y una de las primeras jugadoras de rol

Ana Isabel Utande es una de las primeras jugadoras de rol en España que da un paso más allá que el de jugar. Así, a finales de los ochenta escribe varios artículos para la revista Líder pero, sin duda, es más conocida por ser la traductora, junto con Luis Serrano, del clásico RuneQuest (JOC Internacional, 1988).

- Ana, encantada de tenerte en Rol de los 90.
Igualmente. 



- Bien, ¿cómo fue tu primer contacto con los juegos de rol?

Durante unas vacaciones de verano (año 1984 aprox.), Luis, unos amigos y yo decidimos pasar las primeras y calurosas horas de las tardes jugando a juegos de tablero en la terraza de alguna de nuestras casas. El Risk se nos quedó corto en poco tiempo. Luis y Karl Klobuznik ya se reunían para jugar juegos de estrategia. En una de las tiendas que frecuentaban, un buen día, Luis decidió comprarse un D&D por pura curiosidad. Aquello fue el descubrimiento del milenio. El concepto, del que no habíamos tenido noticia hasta ese momento, nos dejó a todos alucinados.

- A finales de los ochenta no había muchas mujeres que jugasen a rol. ¿Te sentiste alguna vez un bicho raro? O peor aún: ¿te discriminaron alguna vez en esta afición solo por ser mujer?
Bicho raro, un poco; me hubiese encantado que hubiera habido más chicas, aunque en algunos grupos con los que jugábamos puntualmente Luis y yo, había alguna otra. ¿Discriminación? Yo no percibí ninguna. Al revés, mis compis de club me trataban de maravilla.

- ¿Por qué crees que antes, en los años 80 y primeros 90, había tan pocas chicas metidas en este mundillo?
Era un mundillo muy “friki” y creo que ese mundillo ha estado siempre más habitado por chicos que por chicas. ¿La razón? Ni idea.

- ¿Cómo surge la idea de fundar un club y cuándo se crea The Fumbler Dwarf?
En cuanto empezamos a jugar, empezamos también a enterarnos de lo que se cocía en torno al Rol, sobre todo a través de las tiendas en las que nos abastecíamos de juegos y novelas de fantasía. Había clubes en Barcelona, en Bilbao y en otros lugares, muy conocidos. Cuando decidimos ir a las primeras JESYR de las que tuvimos noticia, pensamos “Y nosotros, ¿por qué no vamos a ser también un club?” Ni siquiera nos hacíamos a la idea de que los otros clubes contaban con mucha más gente, organización, locales, etc. Nosotros éramos, literalmente, cuatro “coleguis” que nos juntábamos en una habitación de la casa de Luis. Así que nos inscribimos con el nombre con el que nos bautizó Luis (a propósito de una partida en la que un enano no tuvo suerte con las tiradas, motivo de carcajadas durante meses), con todo nuestro “morro” debido, básicamente, al desconocimiento.
Torneo de RQ organizado por The Fumbler Dwarf, en las JESYR de 1989.


- ¿Qué recuerdos te trae esa época?
Nostalgia de aquellos años de juventud maravillosa, libre de responsabilidades y preocupaciones. Nos lo pasamos “de cine”.

- Te voy a recordar unas palabras de Luis Serrano: “En mi grupo de rol, el RPG de fantasía por excelencia es RuneQuest. Y si bien al principio costó un poco de trabajo el hecho de que el juego echara a andar (…), ahora es adorado por todos y cada uno de los miembros de nuestro grupo” (Líder #6, agosto de 1988). Cuando descubrís RuneQuest (RQ a partir de ahora), ¿qué es lo que más os enamora de él con respecto a otros juegos de rol? ¿Su sistema de juego o quizás la ambientación de Glorantha? Por cierto, ¿con qué edición es con la que os iniciáis en RQ?
Tanto Dungeon se nos quedaba corto. RQ nos abrió los ojos a la posibilidad de abrirnos a entornos mucho más amplios en extensión y complejidad, a situaciones mucho más variadas. La ambientación de Glorantha no estaba mal, pero no, no fue lo principal. Luis compró la caja “Deluxe” en versión original en cuanto la descubrió en la estantería de la tienda.

- Creo que no solo leíais rol en inglés, sino hasta novelas. En este sentido, y según Luis, leísteis las Crónicas de la Dragonlance en inglés antes de que aquí se tradujesen. ¿De dónde venía vuestro dominio del inglés? Y por cierto, ¿antes de traducir RQ teníais alguna experiencia previa como traductores ?
No sé. Tanto Luis como yo controlábamos inglés desde pequeños. Nuestros padres y nuestra propia curiosidad (música, cine, etc.) tuvieron la culpa. Nos encantaba la cultura anglosajona. A mí la británica y a Luis la americana. Yo era una enamorada de la Lingüística, así que estudié Filología Inglesa. No, no teníamos experiencia como traductores. Yo sí hice un master en traducción y me dediqué profesionalmente a ello durante un tiempo, pero fue con posterioridad. Luis estudiaba medicina por aquella época, así que no tenía nada que ver con el mundo de la traducción.

- ¿De quién es la idea de traducir RQ? ¿Acaso animasteis a Francesc Matas de que era un buen juego o es el propio Matas quien os busca a vosotros directamente?
Debo admitir que no lo recuerdo en absoluto. Tuvo que ser en las primeras JESYR a las que asistimos, pero no sé quien dio el primer paso. Me imagino que empezaríamos a hablar y surgiría sobre la marcha.
Primera edición de RQ en castellano.


- Y una vez se toma la decisión de publicar RQ, ¿quién decide que nuestro RQ se base en la edición Standard y no en un solo libro con la edición Deluxe directamente?
Matas se metió en una auténtica aventura editorial. Si algo cabe reconocerle es la valentía y el optimismo con el que acometió la empresa. Nadie, creo, era capaz de prever lo que el juego de rol podía dar de sí. Pero, como buen catalán, también tenía su buena dosis de prudencia económica y no estaba dispuesto a arriesgarse con un producto cuyos costes obligaran a un precio desmesurado. Ofreció lo que sensatamente se podía ofrecer. El producto era caro desde el origen, no lo olvidemos.


- Supongo que, siendo amantes como erais de RQ, y tener la posibilidad de difundir el juego en castellano, estaríais contentísimos.
Muchísimo. Teníamos problemas para jugar en el original hasta con algunos de nuestros amigos. Mandábamos fragmentos traducidos a todos los que nos lo pedían. Hay que tener en cuenta que, en aquellos años, éramos minoría los que entendíamos inglés.

- Un traductor hace su trabajo y ya está. Sin embargo, ya hemos visto que vosotros no erais solo unos traductores, sino unos entusiastas, a la par que defensores, de RuneQuest. En este sentido, ¿cómo os sentisteis cuando visteis esa primera edición de RQ en castellano, con sus erratas y las famosas ilustraciones de Roser Pineda?
Nosotros no éramos traductores más que de manera accidental. Nosotros éramos jugadores. Entusiastas, efectivamente. Una vez que enviábamos la traducción, no volvíamos a tener noticia hasta que Matas nos mandaba un ejemplar ya editado y publicado, por cortesía. Las ilustraciones nos dolieron, pero las erratas nos hicieron montar en cólera.
Sobre las erratas, que nos exasperaron, sobre todo a Luis, llamamos a Matas insistentemente reprochándole que hubiera sido "tan chapuzas". Él, con toda su cachaza, se limitó a decir que "tampoco era para tanto" y que "ya se corregirá si hay más ediciones". Luis se desesperó. A fuerza de insistir, al final dio el visto bueno para que en Líder se publicara una "fe de erratas" que paliara algo el desastre. Pero fue porque Luis se puso burro, que si no...
Respecto a las ilustraciones, nuestros lamentos cayeron absolutamente en saco roto. Matas nos decía que cada uno nos debíamos limitar a opinar de lo que entendíamos: nosotros de traducción y de qué traducir, nada más, porque de ilustraciones no teníamos ni idea. Matas tenía muy claro sobre qué se dejaba orientar y por quién. La decisión final de todo era suya: suyo fue el éxito y suyo fue el fracaso..
Una de las ilustraciones de la primera edición, retirada ya en la primera reimpresión del manual.


- RuneQuest en castellano se presentó en las JESYR de 1988. Según me han contado, allí había montañas y montañas de ejemplares de La Llamada de Cthulhu y RuneQuest, y ambos se vendieron como churros. ¿Recuerdas haber visto eso?
Sí, lo recuerdo. Fue muy emocionante. La gente estaba sedienta de juegos nuevos. Se había creado mucha expectación y, aquellas JESYR fueron memorables en muchos sentidos.
The Fumbler Dwarf en las JESYR. Ana, la única mujer.


- Para quien no conoció las JESYR, ¿cómo las describirías?
¡Alucinantes! Pero es difícil de imaginar para quien no vivió aquella época. No existían las redes sociales. Teníamos noticia de la existencia de muchos otros grupos de aficionados por toda España, pero escaso, escasísimo contacto directo. Llegar allí y encontrarse en persona con ellos, ponerles caras, poder hablar, discutir, e incluso jugar era una emoción increíble.
Transformadors, espacio donde se celebraron las II JESYR (1987). Fotos cedidas por Karl Klobuznik.

Recuerdo las primeras a las que fuimos, las anteriores a las mencionadas de 1988 (sería el año 1987, supongo), de pardillos absolutamente. Con los ojos como platos todo el tiempo ¡nunca nos podríamos haber imaginado que había tanta gente tan chalada como nosotros! El primer día, un club de Bilbao de los más importantes (y cuyo nombre mi mala memoria no me permite recordar) no se presentó [Ana se refiere al club Los Pelotas]. Empezaron a correr rumores de todo tipo. A día siguiente y cuando estábamos todos ya enfrascados en partidas, ponencias, etc., de repente, se oyeron disparos en el exterior, mucho griterío. Salimos en masa de la nave en la que estábamos y contemplamos, atónitos, una persecución entre “buenos y malos”, rol en vivo del mejor. Esa fue la entrada magistral de este club de Bilbao. Su líder era Álex de la Iglesia. ¡Flipante!
"¡Todos a una!" Aunque apenas se ve, Ana está a la derecha.




- Volvamos al tema de las erratas. Una vez pasabais la traducción a JOC, ¿sabes quién se encargaba de la edición (corrección, decidir las ilustraciones, etc.)?
Ni repajolera idea, pero nos habría gustado matar a unos cuantos.

- Vosotros vivíais en Madrid (Hoyo de Manzanares), pero JOC estaba en Barcelona. ¿Cómo gestionabais el envío de los manuscritos traducidos y en qué formato lo hacíais?
En WordPerfect, en aquellos discos blandos gigantes y por Correos.

- Junto con Luis Serrano, sois los traductores de la línea. En alguna ocasión, Francesc Matas ha comentado que los traductores de los distintos juegos eran muchas veces los asesores de la línea. En este sentido, y con respecto a RuneQuest, ¿quién decidía los títulos de la línea a seguir? ¿Hizo caso Francesc Matas a vuestras recomendaciones o ni siquiera os consultó?
Sí, sí. En eso sí que nos tuvo en cuenta. Él sabía poco o nada sobre el tema. Básicamente los decidíamos nosotros. Sobre todo Luis Serrano, que era nuestro MASTER y el que más podía entender lo que podían dar de sí cada uno de ellos.

- Posteriormente, es Das Pastoras quien empieza a dibujar distintas portadas para la línea de RQ. Personalmente, ¿te gustaron las portadas de Das Pastoras para RQ? ¿Crees que fueron adecuadas? Si de ti hubiese dependido, ¿habrías respetado las originales?
No me gustaron en absoluto. Lamento tener tan poca idea de ilustración, pero me parecieron sencillamente horrorosas. Lloré como no te imaginas. Habría dejado las originales, sin duda, porque eran preciosas y reflejaban a la perfección la fantasía épica del juego.

Una de las portadas más controvertidas de Das Pastoras para RQ.


- La mayoría de títulos están traducidos por ambos, pero otros solo por Luis (como El libro de los Trolls) o por ti (como Glorantha, el mundo y sus habitantes). ¿Cómo es trabajar juntos en una traducción? ¿Y por qué hay libros que traducíais solo uno de vosotros?
Dependía del tiempo que cada uno tuviera disponible. Luis tenía bastante más que yo en aquel momento, así que él se encargó del grueso del trabajo. Lo que hacíamos en común, lo dividíamos por partes. Acordábamos ciertos términos, claro. Teníamos muy poco tiempo, en cualquier caso. Entre eso y que no éramos profesionales, la calidad de las traducciones no era óptima, desde luego. Cumplieron su objetivo, no obstante, creo, que era hacer accesible el juego a cuantas más personas mejor.

- Hablemos de Apple Lane, uno de los suplementos traducidos por ti. Este suplemento incluye una aventura, Viaje a Falderbash, que no venía en el original, sino en la revista de Avalon Hill Heroes. ¿A quién tenemos que agradecer la inclusión de esta aventura?
A Luis. Era él quien tenía iniciativas de este tipo. Luis era nuestro Master y la visión y experiencia de juego de un master no tiene nada que ver con la de los jugadores. Era él el que sentía la necesidad de poner o quitar para que lo que se ofrecía fuese lo más completo posible. Luis no fue nunca jugador. Yo nunca fui master. Ninguno de los dos hubiese disfrutado de la otra experiencia, de eso estoy segura. No sé si para todo el mundo era así, imagino que no, pero en nuestro caso estaba clarísimo.

- Vuestra traducción del RQ básico incluía algo más de contenido que la versión Standard americana. Por otro lado, la llamada 2ª edición (la que estrena la portada de Das Pastoras) incluye la aventura The Black Sorceror, otra aventura que había sido publicada originalmente en la mencionada revista Heroes. ¿Acaso teníais libertad para incluir material?
Sí, la verdad es que en eso, Matas se portó. No tenía el menor conocimiento del juego concreto, ni del juego de rol siquiera, de modo que confió en nuestra experiencia.

- Por cierto, los créditos de Secretos antiguos de Glorantha no recogen el nombre de ningún traductor. ¿Recordáis haberlo traducido vosotros [Ana y Luis son pareja]?
No, no lo recuerdo, la verdad.

- ¿Sabes si se llegó a traducir para RQ “Reinos Oscuros” (The Haunted Ruins)? En un catálogo de 1994 JOC Internacional ya anunciaba que el traductor era Luis Serrano aunque luego nunca se publicó.
Entre 1992-93 Luis y yo vivimos acontecimientos inesperados que cambiaron el curso de nuestras vidas. Hasta ahí llegó nuestra experiencia con los juegos de rol y, por ende, con las traducciones.

- Otro suplemento que se anunció para RQ por parte de JOC fue El río de Zola Fel (River of Cradles). ¿Recuerdas si llegasteis a traducir algo de este?
No, no lo recuerdo, pero creo que no.

- Tierra de Ninjas (1994) es uno de los últimos suplementos de JOC para RQ. Este es el único suplemento no traducido por vosotros. Además, por esas fechas tampoco hay presencia de The Fumbler Dwarf en la revista Líder. ¿Qué pasó? ¿Por qué desaparece de la escena rolera The Fumbler Dwarf?
Por lo comentado antes: Luis y yo pasamos por ciertos avatares vitales completamente inesperados que nos alejaron de todo este mundo. Luis, concretamente, se marchó a Estados Unidos durante una larga temporada para acabar su especialización médica.

- ¿Y ahora? ¿Has jugado alguna partida en los últimos años?
No, lamentablemente no hemos vuelto a jugar.
A pesar de los años sin jugar, Ana y Luis conservan su colección.


Aquí también se ve más de una reliquia.




- Si hoy te ofreciesen traducir un juego de rol, ¿aceptarías?
No creo. Si entonces no tenía casi tiempo, hoy día, mucho menos. Aunque la traducción sería bastante mejor, sin duda.

- No son pocos los que, a principios de los noventa, consideraban los juegos de rol no solo como un entretenimiento, sino como una experiencia creativa y cultural. ¿Cuál fue tu caso?
Lo segundo, sin duda. Creo que puede haber pocas actividades lúdicas tan creativas y formativas desde el punto de vista intelectual.

- Como profesora de inglés, tienes contacto con los jóvenes de hoy en día. ¿Crees que a estos les pueden resultar tan atractivos los juegos de rol como a los jóvenes de los años ochenta y noventa?
A los gamers les flipa el rollo, pero sé que hay pocos capaces de formar un grupo estable, que obligue a un compromiso y que la continuación de la aventura les tenga esperando días o semanas. Hoy día la inmediatez es casi imprescindible.

- ¿Tienes algún autor de rol preferido? ¿Qué opinión te merece Greg Stafford?
El sistema RuneQuest fue siempre el que más me convenció.

- Vampire: The Masquerade (White Wolf, 1991) es otro juego de rol que probasteis. ¿Qué tenía Vampiro para llamar tu atención?
No mucho. Lo probamos, sí, pero no lo seguimos por mucho tiempo.
Curiosamente, dedicamos muchos meses a jugar una extensión de D&D con la que disfrutamos muchísimo: Dragonlance. Nos habían encantado las novelas y estábamos dispuestos a vivirlas en nuestras “carnes”. Me sentí tan Laurana durante un tiempo que casi llegué a creérmelo. A pesar de que el sistema D&D no era nuestro preferido, este caso fue una excepción.

- Al importar juegos de rol en inglés, las tiendas también desempeñaron un papel fundamental en el surgimiento del hobby. ¿Recuerdas en qué tienda comprabais todas estas novedades americanas?
Había varias, no muchas, pero una de las que más frecuentábamos por ser de las mejor surtidas era "Naipe".

- Volvamos a RQ. ¿Eras más de Glorantha o de la “Tierra alternativa”?
Me gustaban ambos, pero la “Tierra Alternativa” se prestaba a guiones más libres y teníamos un master de lo más creativo.

- ¿Qué opinión te merecen los patos de Glorantha?
Mi amigo Karl Klobuznik empezó a jugar con uno. Yo no lo veía mucho al principio, pero debo reconocer que terminó dotándole de una personalidad compleja y nos hizo reír una barbaridad.

Los patos de Glorantha según Roser Pineda.


- En 1989 JOC publica cinco novedades para RQ. Nunca volverá a repetirse un año tan bueno para nuestro juego. Sin embargo, a finales de 1989 también publica El Señor de los Anillos, logrando unas ventas hasta ahora nunca vistas en un juego de rol. ¿En algún momento tuviste la sensación de que, con la aparición de El Señor de los Anillos en castellano, JOC relegase a un segundo plano la línea de RQ?
Pues si lo hizo no nos enteramos.

- ¿Sabías que la 6ª edición de RuneQuest fue traducida al castellano en 2015 y que la 7ª en castellano puede que vea la luz en 2020?
No tenía ni idea, pero me parece maravilloso que el juego siga vivo.

- Por último, si hubieras podido elegir qué suplementos traducir (de los inéditos) al castellano, ¿cuáles habrías escogido? Y al contrario, ¿qué títulos de los publicados por JOC habrías dejado para un momento posterior?
Elegimos nosotros en todo momento, así que volveríamos a hacerlo igual.

- Ana, muchas gracias por tu tiempo. Ha sido un placer hablar contigo. Me gustaría, eso sí, que más pronto que tarde me dijeras: “¡He vuelto a jugar!”.
Muchas gracias a ti por haberme traído tan buenos recuerdos. ¡Ojalá te lo pueda decir pronto!

9 comentarios:

  1. Muchas gracias por la entrevista, muy interesante conocer la experiencia de Ana Utande con RQ.

    ResponderEliminar
  2. La foto con el material en tan molona que no se que decir :O

    ResponderEliminar
  3. Tenía muchas ganas de leer una entrevista a Ana, que junto a Luis, me enseñaron la versatilidad de los juegos de rol gracias a RQ. Ahora solo falta que consigais una entrevista a Luis para rizar el rizo (del que aún guardo una carta de su puño y letra con aclaraciones de dudas del sistema)... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me extraña que te enviara una carta con aclaraciones porque según me contó Ana enviaban partes traducidas a amigos que no se aclaraban del todo con el inglés.

      Un buen ejemplo de esto es la fotocopia de un manuscrito-cuaderno que terminó acabando en el club de mi amigo Omar en Asturias.

      Eliminar
    2. La verdad es que se pegó un trabajazo. No la tengo por aquí, pero pueden ser seis o siete folios escritos a boligrafo que le tuvo que costar lo suyo terminarlos. También es verdad es que estaba siempre enviando cartas a las RuneConsultas de Líder... ;)

      Eliminar
  4. Muy, muy interesante. Para mí RuneQuest siempre fue mi vieja escuela y si volvimos a traer el RuneQuest (en forma de Mythras...) a España, fue por ese amor por un sistema de juego que, sinceramente, creemos que es de los mejores.

    Ah, muy interesante que para Ana el sistema fuera más atrayente que la ambientación (Glorantha). Creo que eso es bastante común en nuestro país (y lo dice alguien que adora Glorantha).

    ResponderEliminar
  5. ¡Muy interesante! ¡Gracias por esta entrevista! 👍

    ResponderEliminar
  6. Empiezo a ser consciente de la maldición... "no pasarás más de un año sin ver el arma del broo..."

    Excelente entrevista, muy interesante como siempre. Gracias.

    CdP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja

      La verdad es que esa portada del broo... o la odias o te gusta, pero no deja indiferente a nadie.

      Eliminar