domingo, 6 de enero de 2019

D100: ¿el sistema preferido de los autores españoles?

¿Es el sistema D100 el preferido por los creadores españoles? Es una pregunta difícil, y es que los autores españoles han escogido y diseñado una gran variedad de sistemas de juego. Sin embargo, es un hecho que el D100 es el sistema por el que han optado un gran número de autores españoles a la hora de diseñar su juego de rol.

Logo propiedad de HT Publishers.
  

Veámoslo.

Ya lo llamemos sistema porcentual, BRP (Basic Role Playing) o sistema Chaosium, el sistema D100 lleva con nosotros desde el principio de nuestra Historia rolera. Así, el primer juego de rol nacional publicado de forma comercial, Aquelarre (1990), ya empleaba este sistema. 



Es muy curioso, porque ese verano de 1990 dos grandes autores patrios como son Ricard Ibáñez y Juan Carlos Herreros Lucas estaban terminando sus respectivos juegos y, a pesar de que estos tienen dos ambientaciones muy distintas (la Edad Media y la 2ª Guerra Mundial), los dos escogieron el mismo sistema de juego.

¿Por qué? No lo sabemos. Sí sabemos, en cambio, que para esas fechas los dos conocían muchos otros sistemas de juego y, sin embargo, optan los dos por el mismo: el sistema D100. 



El público al que iba dirigido tampoco debió influir, porque ambos juegos iban destinados a un aficionado también diferente; mientras que el juego de Ricard era un encargo de Francesc Matas con la intención de publicarse a gran escala, Juan Carlos escribió la primera edición de Comandos de Guerra porque le apetecía, y lo publicó en una fanedición que contó con solo 25 ejemplares.

¿Acaso escogieron este sistema porque lo conocían los aficionados españoles? Es verdad que La Llamada de Cthulhu y RuneQuest habían sido publicados dos años antes, pero por esa regla de tres también podían haber empleado el sistema de D&D, que había sido traducido antes (la caja roja de Dalmau es de 1985).

¿Se inclinaron por el D100 quizá por su sencillez y versatilidad? Pudiera ser.


El caso es que tenemos otro precedente en nuestra tradición rolera. Un año antes, en 1989, Francisco José Campos ya había preferido este sistema para su juego Star System, "juego de rol en el mundo de las películas de serie B y vídeos domésticos". Incluso en Privado (1989) podríamos hablar de sistema porcentual; este juego, también de Campos, es verdad que utiliza una tabla de acción, pero luego hay que sacar el porcentaje resultante o menos con un d100.


Si tenemos en cuenta que Privado es un juego erótico-pornográfico, tenemos ya una buena variedad de ambientaciones que constatan lo adaptable que puede llegar a ser el D100.

Pero esta versatilidad la vamos a comprobar a lo largo de los noventa, momento en el que los autores españoles van a utilizar nuestro sistema para las más variadas temáticas. 



Darío Pérez Catalán también escoge el sistema D100 para un juego con una ambientación tan original como es Far West (M+D, 1993). Unos meses más tarde, Pedro Alcántara publica Universo (Cronópolis, 1993), "el juego de rol multiambiental", también con sistema D100.



También de 1993 es Mili KK, el juego de rol sobre la mili (el servicio militar obligatorio; aclaración para los jóvenes que no sepan lo que es). Obra de Ricard Ibáñez y Jordi Cabau, apareció en una revista Líder y le pasa como a Privado, que utiliza una Tabla de dificultad que nos ofrece el porcentaje que debemos sacar con un d100.



De 1994 tenemos la 2ª edición de Comandos de Guerra, publicado ahora sí de forma comercial por Cronópolis.

También a Cronópolis se debe otro juego con sistema D100 y una temática totalmente distinta a lo que hasta ahora habíamos visto; estamos hablando de Superhéroes Inc. (1995).



Un año más tarde, tenemos otro juego no oficial con sistema D100 y publicado en las páginas de la revista Líder: se trata de Star Trek, obra de Enric Grau. 

A finales del siglo XX la editorial Caja de Pandora publica la segunda edición de dos juegos mencionados anteriormente: Aquelarre (1999) y Superhéroes Inc. (2000). Por supuesto, se mantuvo el sistema porcentual.

¿Y en el siglo XXI? ¿Se acaban los juegos españoles con sistema D100 con la llegada del nuevo siglo? Ni mucho menos.

Sagittarius (2007) es, posiblemente, el primer juego nacional del reciente siglo que escoge el D100 como su sistema de juego. Su autor es Álvaro Prada.



Un año más tarde llega la tercera edición de Aquelarre (NSR, 2008) que, evidentemente, mantiene el sistema porcentual.



En 2012 Pedro Nieto y Andrés Ramos publican Omertá (Holocubierta), juego con el que podremos interpretar a mafiosos en los años veinte. Y en 2015 Ignacio Sánchez y Antonio Lozano nos ofrecen Walhalla, un juego donde nos metemos en la piel de fieros vikingos.



Por su parte, Pedro Gil y Jaime Conill Querol “Zonk/PJ” también se han sentido atraídos por las tiradas porcentuales, y así las incluyeron en su Hardboiled (La Marca del Este, 2017). 

Por supuesto, la última versión de Far West: La Leyenda (WBP, 2017) sigue manteniendo el sistema D100.



Posiblemente, el último juego español en aparecer con sistema D100 haya sido Kobold (julio de 2018). Su autor es Manel Gómez Estruch.



¿Y qué nos depara el futuro? Lejos de acabarse aquí la cosa, HT Publishers ya ha anunciado una línea de juegos con sistema D100 cuyos primeros títulos (El Sueño de Cthulhu, Roma d100) podrían ver la luz en 2019.

Además, es posible que se me haya escapado alguno, y más si son juegos que no se han distribuido a través de tiendas. Por otro lado, sospecho que en el pasado más de un creador ha rechazado para su juego el sistema porcentual por "no estar de moda". Por supuesto, también he visto desvalorizar algún juego por emplear el D100, como si en esta vida hubiese que inventar para cada juego un nuevo sistema de reglas. Por suerte, actualmente creo que hemos llegado a cierta "madurez rolera" donde a muchos les importa un comino lo que digan los demás sobre un sistema u otro. 

Por mi parte, no puedo más que alegrarme ante noticias de más juegos con sistema porcentual. ¿Que por qué me gusta tanto? Pues puede que porque fue el primer sistema al que jugué, o porque resulta sencillo e intuitivo, o por lo adaptable que es a cualquier ambientación, o porque actualmente no tengo tiempo de aprender tantos sistemas nuevos como cuando era un adolescente.

Ahora cabría hacerse la pregunta del principio otra vez: ¿es el sistema D100 el preferido (o más empleado) por los autores españoles?

¿Qué opináis vosotros?


______________________



Recuerda que puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter o G+. Contacto: roldelos90@gmail.com
 Ver el índice con todas las entradas.

10 comentarios:

  1. Para mi juego Sagittarius también empleé el d100, por las razones que apuntas: muy intuitivo y adaptable.

    Sobre tu pregunta final, no me atrevería a afirmar que es el preferido para diseñar juegos en España, pero quizá sí el que más tiempo ha estado presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no sabía que Sagittarius empleaba el D100. ¡Qué bien, otro para añadir! Ahora edito la entrada.

      Álvaro, ¿recuerdas la fecha de aparición?

      Eliminar
  2. ¡Buena pregunta! :-D
    Curiosamente, cuando hice esta lista de juegos D100, se me pasó por alto esta conclusión.

    ResponderEliminar
  3. Creo que eso demuestra mi teoría: la vieja escuela española no es TSR sino Joc y, por tanto, no es D&D sino Cthulhu y RQ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con esa teoría.

      Por cierto, que se me ha olvidado poner a Kobold, que es de 2018. Ahora edito la entrada.

      Eliminar
  4. No hay que confundir osr con vieja escuela. Para mi la vieja escuela es todo la ola de primeros juegos de rol, desde d&d, cthulhu, merp, traveller, aquelarre, mas preocupados en personajes, aventuras, investigaciones y retos que flujos narrativos, focos y conceptualizaciones.

    ResponderEliminar
  5. Yo empecé también a principios de los 90 con Aquelarre, Cthulhu, etc. Muchos de esos títulos de la época los conocía aunque no jugaba, y en mi mente primeriza llegué a la conclusión de que el sistema d100 era el "único" para jugar a rol (no había visto nada más). Personalmente también lo prefiero, además de por ser el sistema con el que me inicié, porque también considero que es muy intuitivo y fácil de explicar. Es más, ahora, a las vejeces que me he metido en D&D, no puedo entender cómo tiene tanto éxito un sistema "tan" complejo, cuando podría ser sencillo como el d100.

    ResponderEliminar
  6. El hecho de que en 77Mundos nos hayamos animado a traducir y publicar Mythras tiene mucho que ver con que nosotros también pensamos que, en España, la vieja escuela es realmente el d100 ;)

    ResponderEliminar