domingo, 12 de agosto de 2018

Sobre las 25.000 cajas del D&D de Dalmau: ¿mito o realidad?

Como todo el mundo sabe, Dalmau Carles Pla fue la primera empresa que publicó en España un juego de rol en castellano, la conocida "caja roja" de Dungeons & Dragons (1985). En 1986 publicaba tres aventuras más y poco después abandonaría la edición de juegos de rol.


El motivo de esta decisión es que la tirada no se vendió al ritmo que esperaba Dalmau. Según nos informa Eduard García, esta tirada fue de 25.000 cajas (Líder nº 29, junio de 1992, pág. 32). Esta cifra hoy nos parece una burrada, y es que en la actualidad las tiradas de juegos de rol son muy cortas (muchas no llegan ni a 1.000 ejemplares), llegando muy pocas (pero pocas) a los 5.000 ejemplares.

Pero tiradas de 5.000 ejemplares sí eran muy normales para una editorial como Joc Internacional. Hay que pensar que las tiradas de Ludotecnia, que era una editorial mucho más pequeña, rondaban los 3.000 o 4.000 ejemplares en su época buena (1991-92). Incluso de Piratas!! (1994), cuando la editorial ya arrastraba problemas, sacaron 2.500 ejemplares. Como se puede observar, no nos sirve de mucho comparar las tiradas de los años ochenta y noventa con las de la actualidad; son totalmente distintas.

Pero veamos otras cifras que nos pueden ayudar. En 1992 estamos en pleno auge de los juegos de rol en España. Francesc Matas señalaba en una entrevista al club Covenant que empezaron sacando 3.000 o 4.000 ejemplares de un juego básico. Sin embargo, en 1989 ocurre una cosa que va a sorprender a todos, incluida Joc Internacional: se publica El Señor de los Anillos (también conocido como MERP) y este llega a vender 3.000 ejemplares en solo quince días.


Hay que tener en cuenta que Joc Internacional había vendido previamente 1.000 y 800 ejemplares de La Llamada de Cthulhu (1988) y RuneQuest (1988), respectivamente, pero en un mes. Ante esto, a la hora de publicar El Señor de los Anillos básico (1992) Joc lanzará 25.000 ejemplares del tirón, como señalaba Francesc Matas en la mencionada entrevista.

En otra entrevista, ya en 1994, Matas señalaba que entre el MERP y El Señor de los Anillos básico ya llevaban vendidos unos 100.000. De estos cien mil, el MERP aglutinaba el 75% (Dosdediez nº 2, enero de 1994, p. 46). Y añadía también refiriéndose a sus trabajadores:
"Pensad que tenemos que vender 10.000 de algo; que si no, no funciona".
Estas cifras se han puesto en duda en muchas ocasiones. Como todas las cantidades, evidentemente, podrían ser falsas o estar maquilladas, pero hay que tener en cuenta una cosa, y es el tamaño y facturación de Joc. A este respecto, según el Registro mercantil Joc Internacional tuvo en 1995 unos ingresos (ingresos, que no beneficios) de 1.644.248 euros, lo que sería algo más de 270 millones de pesetas.


Pero veamos algunas datos de otra editorial importante: Ediciones Zinco. En esta entrevista Francisco José Campos nos daba unas cifras aproximadas de la revista Dragón y de la primera edición de Advanced Dungeons & Dragons:
"Creo recordar, y puedo equivocarme, que la primera tirada de los dos manuales de AD&D fue de unos 22.000 ejemplares por barba (...) Puedo suponer que la tirada media [de la revista Dragón] andaba por los 17.000 ejemplares".
En 2003 Juan Carlos Poujade (La Factoría de Ideas) aportaba en esta otra entrevista un par de datos que también nos pueden interesar:
"Para que te hagas una idea, un juego de rol que venda 2.000 o 2.500 copias (en un par de años) ya es una buena venta".
Son ya otros tiempos, sin duda, aunque de esta época también es su juego de rol más vendido hasta ese momento, El Señor de los Anillos de Decipher (noviembre de 2002):

“Eso lo hemos hecho con El Señor de los Anillos, pero ha merecido la pena: es la mayor venta que hemos tenido de un juego de rol en toda la historia. Se han vendido cerca de 15.000 ejemplares en la promoción de salida y sigue saliendo a buen ritmo [se supone que la entrevista es de abril-mayo de 2003] (...) El Señor de los Anillos es en color y ha llegado desde las tiendas especializadas hasta El Corte Inglés o la Fnac, Carrefour, Alcampo, Eroski, está en todos los sitios". 


Pero volvamos al tema que nos ocupa: ¿lanzó Dalmau 25.000 cajas de la caja roja? En 2013 Pedro Gil se preguntaba si este dato no sería una errata y, en realidad, Eduard García quería decir 2.500 cajas. La entrada generó un debate muy interesante (enlace) con opiniones y argumentos a favor y en contra. Entre otras cosas, Pedro argumentaba que resultaba muy raro que con una tirada tan grande apenas se viesen hoy D&D de Dalmau a la venta de 2ª mano. Y tiene razón. Pero la explicación parece que está en que, efectivamente, se fabricaron 25.000 cajas, solo que la gran mayoría no se llegaron a vender.

Pero vayamos por partes. Lo primero que he hecho es preguntarle a Francesc Matas, que en 1985 y 1986 estuvo trabajando para Dalmau promocionando, precisamente, la caja roja de D&D. Matas asegura que sí, que se lanzaron las 25.000 cajas. Con respecto a las posibles 2.500, señala que esta cantidad "era insuficiente para la estructura y expectativas de negocio de Dalmau Carles Pla". En cuanto a la cantidad de 25.000, quizá fuese también una imposición de TSR: 
"25.000 mínimo solo cubría gastos... No era el negocio estrella que anunciaba (y cobraba) la licenciataria..."

De todas formas, Matas nos recuerda que "25.000 podía ser mucho para algunos y muy poco para Dalmau Carles Pla". Recordemos que Dalmau era una juguetera que ponía sus juegos en jugueterías de toda España (no solo en tiendas especializadas como siempre ha pasado con los juegos de rol). Parece claro que una tirada de solo 2.500 ejemplares es insuficiente para surtir a este tipo de establecimientos. Además de que es muy posible que TSR no hubiera permitido una tirada tan pequeña.

Hay que tener en cuenta también que la caja roja sale en el verano del 85 y que en septiembre iba a recibir el apoyo de la serie de animación, cuyo primer capítulo se emitió en TVE el 29 de septiembre. En fin, que con la emisión de la serie, el respaldo de TSR y la infraestructura de Dalmau, parece más lógico que la tirada fuese de 25.000 ejemplares.


¿Pero qué falló entonces? ¿Y por qué hay tan pocas unidades hoy? Vayamos por partes una vez más.

Jordi Zamarreño siempre ha defendido que el fracaso de esta edición de D&D se debió a "una nefasta gestión editorial" (Líder nº 7, octubre de 1988, p. 15). Una explicación más detallada nos ofrece en Archiroleros (2010), donde, entre otras cosas, destacaba: 
"Otra excelente decisión de marketing fue el no proporcionar formación alguna al canal de venta acerca de las diferencias entre D&D y un juego de tablero normal. La principal: que D&D no utilizaba tablero. En la caja roja venían dos libritos de reglas, dados, una plancha de fichas, no recuerdo si troquelada, y ya está. Lógicamente, cuando el día de Reyes los niños abrieron la caja y no vieron tablero alguno, sus padres corrieron al día siguiente a la tienda a devolver el juego "porque faltaba el tablero", y los vendedores, a quienes no se les había explicado nada, aceptaron la devolución sin rechistar".
Esto no nos debe sorprender para nada. Recordemos que la caja roja se vendía en jugueterías junto con otros juegos de mesa, incluso de Dalmau, como los juegos del Un, dos, tres (La Botilde, El Chollo, etc.) y que, evidentemente, todos traían tablero. Por poner un ejemplo de caso verídico, esta misma situación la vivió Óscar Iglesias, como contó en la mesa redonda de las Iberorol, cuando de pequeño compró la caja roja atraído por su portada. La posterior decepción fue enorme al comprobar que la caja solo traía dos libros, unos dados muy raros, ninguna miniatura o al menos fichas al estilo del parchís... ¡Y para colmo tampoco traía tablero!

Otros juegos de mesa de Dalmau.

Como decimos, no resulta raro que esta situación se repitiese en muchos hogares de España, y que el juego terminase devuelto o en el trastero. Años más tarde, incluso en la basura. ¿O es que ninguno de nosotros ha terminado tirando juegos de mesa de los años ochenta y noventa años después de haberlos comprado?

En la época también se señaló otra razón por la que las ventas iban mal, y es la de las fotocopias:
"Lo que sin embargo ya no parece tan lógico es piratear nuestros propios productos. Si el único juego de rol traducido en nuestro idioma no está funcionando como todos quisiéramos, es seguramente (...), pero también porque los propios interesados no lo están respaldando como debieran.
Una de las razones por la que no se han publicado más juegos de rol, más módulos de D&D, o la ya tan deseada caja Expert es sin duda porque no es seguro que se amortice la tirada que se haga de ese producto" (Troll nº 7, septiembre de 1987, p. 3). 


También he escuchado muchos testimonios de aficionados que disfrutaron la caja roja en fotocopias. El caso es que, entre unas cosas y otras, al ver que las ventas no eran como se esperaban en un primer momento, Dalmau decide saldar su stock. Tenemos noticias de este saldo en los cómics de Dragones y Mazmorras que publicó aquí en España Ediciones Zinco. Ante las numerosas cartas de los aficionados buscando el D&D de Dalmau, que no encuentran, Alberto X. Galeote y Jordi Gimeno señalan que no se encuentra en las tiendas especializadas porque los de Dalmau "saldaron su stock a una importante tienda de juegos hace unos dos años [¿en el 88?]" (Dragones y Mazmorras nº 6, diciembre de 1990). Eso sí, recomiendan buscar en jugueterías porque la caja roja fue presentada y vendida como "juguete".

Es muy probable que esa "importante tienda de juegos" fuese la tienda barcelonesa Jocs & Games, propiedad de Montse Planella. Al menos esa es la tienda que me sugirió Luis d'Estrées cuando le pregunté por este caso. Además, en un comentario que Morgan Blackhand dejó en la citada entrada del blog de La Marca asegura haber visto una enorme pila de cajas rojas (él cree que más de cien) en Jocs & Games.



Además, en septiembre de 1989 tenemos que la revista Troll regalaba con la suscripción a la revista (1.650 ptas.) un módulo de Dalmau (cuyo PVP era de 1.365 ptas.). Es evidente que aquí Diseños Orbitales también había accedido a un saldo de los módulos. Como Montse Planella era una de los socios fundacionales de Diseños Orbitales, parece evidente que la tienda Jocs & Games se hizo con un importante stock de D&D de Dalmau (tanto básico como aventuras).

Anuncio donde se regala una aventura de Dalmau con la suscripción.


Evidentemente, es muy probable que por estos primeros años a muchas tiendas también les llegase un palé del distribuidor. Tenemos noticia, por ejemplo, de la tienda madrileña Naipe:
"En Naipe de Madrid les llegan demandas de toda España, al correrse la voz que disponen de los últimos D&D básico en español que quedan. Si peregrinas de tienda en tienda, y llevas horas de teléfono persiguiendo el juego, aprovecha para conseguirlo cuando aún quedan unos últimos ejemplares" (Líder nº 17, junio de 1990, p. 14-15).


Esta es la última noticia que tenemos de una tienda que haya encontrado un stock, en junio de 1990. Pero, ¿se saldaron todas? Evidentemente, no; si no, se podrían encontrar muchas más en el mercado de segunda mano. ¿Qué pasó con el resto? Pues que Dalmau las destruyó.

Hay que señalar en primer lugar que la destrucción de ejemplares por parte de una editorial, aunque no nos guste nada, es una práctica legal que se contempla en la Ley de Propiedad Intelectual española. ¿Y por qué los destruyen? En este artículo Mariana Eguaras señala seis razones por las que las editoriales deciden destruir sus libros. A nosotros nos interesan dos, principalmente. La primera es que:
"Es más caro el gasto generado por el libro en el almacén que lo que este da de beneficios. Porque hablamos de miles y miles de libros, no de decenas [en nuestro caso, cajas, que ocupan más espacio], y los costes de espacio y mantenimiento de los palés de los títulos generan gastos que no alcanzan a ser cubiertos con la venta y reventa del libro en cuestión. Además, hay que considerar que mientras la editorial tenga los libros ha de haber una contabilidad de ellos, lo que genera más gasto".
Este reciente artículo de El País habla de los millones de libros que las tiendas devuelven a las editoriales, costumbre esta que en España comienza en los años ochenta. Y es que:
"El espacio que hay en las librerías es el que hay (...) Esos títulos han vuelto al almacén para ser destruidos, saldados o, en menor medida, guardados, si el editor lo decide".

En segundo lugar, también puede ser "porque han caducado los derechos sobre la obra y ahora los tiene otra editorial". En nuestro caso, es muy probable que Dalmau perdiese los derechos de publicación de D&D a finales de 1987. Recordemos que en 1986 publica las tres aventuras. Por lo que vemos en la publicidad de las revistas de la época (en Troll concretamente), de marzo a septiembre de 1987 Dalmau estuvo anunciando la próxima aparición de la caja Expert (números 4, 5, 6 y 7 de Troll), pero a partir de septiembre ya no hay más anuncios (números 8 y 9); es más, en el nº 10 (marzo de 1988) aparece ya un anuncio de otra empresa buscando personal para el lanzamiento de D&D.

Anuncio de la Caja Expert, que no llegó a salir.

En este sentido, esto es lo que decía la revista Líder sobre el D&D Expert:
"Dalmau tiene todo preparado para publicar esa ampliación, así como un módulo, pero algo hace que no lo publique todavía. Mientras tanto, TSR (...) ha iniciado un baile para casarse con el mejor postor y le va probando el zapatito de Cenicienta a todos aquellos que le conceden un momento" (Líder nº 1, 3ª época, noviembre de 1987, p. 9).

Y en el número siguiente:
"Rol en castellano. Dungeons & Dragons, aun cortado su crecimiento, pugna por abrirse paso entre los aficionados y entre los fabricantes. Todos esperamos un generoso editor para su D&D Expert" (Líder nº 2, 3ª época, diciembre de 1987, p. 5).

Quizás el editor más cercano de lanzar de nuevo D&D en castellano fue Neo Sala. Luis d'Estrées trabajó en el proyecto de Míster Music (división de juegos de la promotora de conciertos Doctor Music), y aunque al final no se llegó a firmar el contrato con TSR, ya se había revisado la caja roja y se había encargado la traducción de varios módulos que luego, evidentemente, no se llegaron a publicar.

Anuncio buscando personal para la nueva edición.

Una vez  perdidos los derechos, es normal que Dalmau empezase con los saldos y la destrucción de ejemplares. Con respecto a esto último, tenemos un testimonio (de nuevo, en el blog de La Marca) que asegura haber visto en la papelera de su pueblo unos miles de manuales de la caja roja destruidos:



En conclusión, que una tirada tan grande para un juego de rol (pero no de mesa), la escasa afición que había en la época (Francesc Matas siempre habló de crear afición), las fotocopias, y que el público general al que fue destinado no estuviese preparado para, "¿un juego de mesa sin tablero?", hicieron que las ventas no fueran las esperadas y que Dalmau decidiese que esto de los "role-playing" no fuese rentable.

Habrá que esperar tres años más para que otra editorial se atreva a publicar un juego de rol en castellano.Y esta vez Matas apostará por 3.000-4.000 ejemplares.


______________________ 



Recuerda que puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter o Google+
Contacto: roldelos90@gmail.com 
Ver el índice con todas las entradas.

12 comentarios:

  1. La verdad es que me parece coherente pensar que sí que se publicaron las 25.000 cajas (Dalmau se lo podía permitir) pero que luego se destruyeron la mayoría para limpiar el almacén.

    Muy cierto lo de que debería haberse publicitado de otro modo, porque yo encontrarme un juego sin tablero en esa época me habría sorprendido. Aunque es cierto que, habiendo llegado al rol desde los librojuegos, siempre pensé que los juegos de rol debían ser como una versión avanzada de estos últimos y no me sorprendí tanto al ver qué eran... libros ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, yo también soy de los que creen que se llegaron a lanzar las 25.000 cajas. Y pensaba así incluso antes de que Francesc Matas me lo confirmase, por todo lo anteriormente escrito.

      Y muy cierto también que se debería haber trabajado más desde Dalmau. En el artículo de Jordi Zamarreño hay mucho más, entre lo que destaco:

      "Los astutos directivos de Dalmau, que no habían visto en su vida cómo se jugaba a D&D tuvieron la brillante idea de presenciar una partida, a lo que unos cuantos jugadores nos brindamos desinteresadamente. Vinieron, estuvieron mirando un cierto tiempo (para ser generosos, digamos que 10 minutos), y se fueron. Esa fue toda la experiencia de juego con D&D del equipo ejecutivo de Dalmau".

      Eliminar
  2. "Es muy probable que esa "importante tienda de juegos" fuese la tienda barcelonesa Jocs & Games, propiedad de Montse Planella."
    Puedo confirmarte que ese saldo fue a Jocs & Games. En 1989 la caja roja fue mi regalo de cumpleaños y fui a comprarla allí. en la tienda había una montaña inmensa de cajas (facilmente habría cientos) que se vendían a 1500 pesetas. Tuvieron cajas rojas durante bastante tiempo. Y módulos también. Yo allí compré dos de los tres módulos que publicó Dalmau (el último lo conseguí en una caja de saldos de Palau, una tienda especializada en maquetas ferroviarias y modelismo). No podrían haber tenido tantísimo material si no hubieran comprado dicho saldo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Morgan, por comentar tu experiencia. Esto confirma una vez más que para 1989 Jocs & Games ya se había hecho con un saldo importante de Dalmau.

      Es más, si la caja roja tenía un PVP de 2.495 ptas., ahí había cientos, y a 1.500, es de suponer que las adquirieron a 1.000 pesetas o menos.

      Eliminar
    2. Imagino que a menos. Es una lástima no haber podido comprar más ejemplares de la caja roja. Ya no para hacer negocio en el futuro, sino para conservar ese primer juego traducido y hacerlo llegar a más gente.

      Eliminar
    3. Lo que me recuerda que tengo que escanear esto algún día: https://playitagainsamrpg.blogspot.com/2009/11/el-baul-de-los-recuerdos-traduccion.html

      Eliminar
    4. Ah, pues desde aquí yo te animo a que lo subas. Tengo curiosidad por ver ese Karameikos.

      Eliminar
  3. Duele leer que destruyeron juegos.
    Regálalos o dónalos o véndelos a precio mínimo al menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos hubiese gustado a muchos, Enforcer, cualquiera de esas opciones que comentas ;-)

      Pero como dice Álvaro, si cuando expira la licencia Dalmau no se deshace del stock y termina vendiéndolo TODO a precio de saldo en los sucesivos años le haría la puñeta al nuevo licenciatario, que podía haber sido Doctor Music / Míster Músic. Luis ya comentó en la entrevista que habían preparado una nueva versión de la caja roja (se supone que con errtas corregidas y demás). Si al final llegan a sacarla y todavía hay cajas antiguas de Dalmau a 500 ptas... ¿Quién iba a comprar la nueva?

      Eliminar
  4. ¡Gran entrada! Esto sí que es investigación rolera. La tirada de 25.000 me parece totalmente plausible, teniendo en cuenta la época y el canal de distribución utilizado.

    Sobre que la caja roja desapareciera en poco tiempo del mercado lo veo natural. Como se ha mencionado, una vez que expira la licencia, es práctica habitual que los contratos establezcan una "ventana" o plazo para liquidar existencias muy corto, estando el licenciatario obligado a destruir lo que no liquide en ese plazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el final se puede resumir así:

      - En noviembre de 1987, según Líder, Dalmau tiene preparada para publicar la caja Expert pero "algo hace que no lo publique todavía. Mientras tanto, TSR (...) ha iniciado un baile para casarse con el mejor postor". Dalmau sabría que si al final la licencia se iba para otra empresa tendría que saldar o destruir todo lo que tuviese de D&D. Vale que tuviese que destruir miles de cajas básicas y módulos, pero destruir la nueva caja Expert... Eso ya era desperdiciar el dinero. Por eso se esperó seguramente.

      - En marzo del 88 ya tenemos el anuncio de Neo Sala buscando colaboradores para relanzar D&D. Parece que la cosa va adelante. Es de suponer que TSR le retiró la licencia ya a Dalmau.

      - Durante el 88 se inicia el saldo a Jocs & Games y puede que a alguna tienda más. Alberto X. Galeote y Jordi Gimeno señalan que los de Dalmau "saldaron su stock a una importante tienda de juegos hace unos dos años". Como el cómic donde comentan eso es de 1990, es de suponer que se refieren a 1988.

      - En 1989 ya tenemos la tienda de Jocs & Games con un buen surtido de cajas rojas. Tenemos el testimonio de Morgan.

      - En septiembre de 1989 Diseños Orbitales / Jocs & Games deciden regalar las aventuras de Dalmau con la suscripción a la revista Troll. Es de suponer que a esas alturas tendrían bastantes y que les habrían costado muy poco.

      - En junio de 1990 la tienda madrileña Naipe se encuentra uno de los últimos palés de la caja básica que posiblemente tuviese algún distribuidor.

      Eliminar
  5. Gran entrada, como siempre.

    En cuanto a lo de regalar el stock no tiene ninguna lógica comercial: licenciar, traducir, producir y almacenar cualquier cosa tiene un coste.

    Simplemente distribuir y entregar el material aumentaría los costes logísticos acumulados al fracaso al mismo tiempo que premias a los "ingratos" que antes no han querido comprarte el juego.

    En el mundillo del rol hay mucha pasión pero para el que no entienda que las editoriales *deben* funcionar con criterios empresariales para poder sobrevivir le propongo que monte él su propia editorial y empiece a regalar dinero. A ver lo que le dura la pasión.

    ResponderEliminar