lunes, 16 de agosto de 2021

NAC: origen, historia y disolución

NAC fue, en los años ochenta, una pionera en la introducción de los wargames en España y, durante muchos años, la principal empresa del sector. Sin embargo, hasta hace bien poco eran muchos los interrogantes que había sobre NAC y pocos los sitios donde encontrar información (por no tener, no tiene ni entrada en Wikipedia).

 


 

¿Era realmente una empresa española? ¿Quiénes fueron sus fundadores y los diseñadores de los juegos? O, ¿por qué suspendió su producción de forma tan repentina?


En el presente artículo vamos a repasar su origen, trayectoria y disolución. También vamos a presentar todos sus juegos publicados, un total de 88 (92 si contamos cuatro reimpresiones diferentes).


El comienzo

NAC surge en 1979 como una empresa de catálogos comerciales de gremio. A pesar de su nombre, Nike & Cooper Española S. A., se trata de una empresa española. Son tres sus fundadores: José Molina Ramón y los hermanos Pedro y José María Díez Perpiñán. Este último era el más joven de los tres, y en ese momento tenía 22 años (hoy 63).

 



El origen de NAC como editora de juegos nos lo cuenta el propio José María en la entrevista en vídeo que publicó Wargame Reviewer el 15 de junio. Según José María, el comienzo hay que buscarlo en una visita a la madrileña tienda Naipe, donde uno de los fundadores encuentra y compra el juego Fuga de Colditz (Gibson Games, 1973). Poco después, José María compraría allí mismo los wargames Third Reich (Avalon Hill, 1974) y Okinawa (International Team, 1979). Al principio, los wargames les costó entenderlos, pero Fuga de Colditz sí que lo disfrutaron, hasta tal punto de que se les ocurre la idea de publicarlo en castellano.

Para ello se ponen en contacto con la embajada inglesa con el objetivo de localizar al Mayor Pat Reid, prisionero que consiguió escapar de la prisión de Colditz y coautor del juego junto con Brian Degas. Se desplazan hasta Londres, se entrevistan con el Mayor y este da el visto bueno. Así, en 1980 NAC publica su primer juego, Fuga de Colditz en su primera versión, la caja con borde rojo.

 

Las dos versiones de Fuga de Colditz.


Fuga de Colditz se vendió muy bien, pues un año después NAC lo imprime otra vez, esta vez en la versión de caja con borde negro. Además, posiblemente estas ventas animasen a los fundadores a publicar otros juegos, como Tao (1981), y especialmente también wargames propios. Así, en 1981 publican también sus dos primeros wargames: La Guerra Civil Española (1936), en su versión "caja roja" y Bailén.

Con respecto a tiradas, José María señala en la citada entrevista que de los wargames hacían 5.000 ejemplares en cada impresión y que alguno llegó a reimprimirse siete veces, aunque lo normal eran tres o cuatro reimpresiones. Eso sí, de Fuga de Colditz recuerda que las tiradas eran de 15.000 ejemplares.

Por estas fechas comienza la colaboración con el club Maquetismo y Simulación de Barcelona, dando sus frutos el 17 de abril de 1982 con la celebración del Primer Campeonato de Cataluña de Simulación Histórica, organizado por dicho club, basado en el juego Bailén y patrocinado por la propia NAC.

 



"Desde estas líneas queremos brindar nuestro agradecimiento a todos aquellos que con su colaboración y apoyo hacen posible la consecución de nuestros logros, y en especial a la casa de juegos NAC por su inestimable ayuda y cooperación con nosotros" (Juan Soteras, en MS #8, octubre de 1982).

La Guerra Civil Española (1936) fue el primer juego diseñado por ellos mismos (basándose en Third Reich y Okinawa) y, según José María Díez, fue un éxito. Las cosas debían ir bien, pues si en 1981 publicaron cuatro juegos (siendo uno de ellos, en realidad, la reimpresión de Fuga de Colditz en otra caja), en 1982 publicarán diez distintos, entre ellos siete wargames propios (esto último, siete wargames propios en un solo año es algo que no se volverá a dar hasta 1987). 

 


 

Habiendo publicado nueve wargames en solo dos años, bien se puede decir que NAC fue una pionera en la introducción de los wargames en nuestro país; como precursora, José Semprún de la casa TYR (V. Líder #4, diciembre de 1986) señalaba a la zaragozana Juegos Hexágono, posiblemente por Brunete (1980), de Juan Francisco Navarro, o por 1808: Guerra de la Independencia (1980).

Estos siete wargames son: Trafalgar, La Segunda Guerra Mundial, Gibraltar, El Día más Largo, La Batalla del Ebro, Fort Apache y Rommel y Montgomery. A estos hay que añadir tres nuevos temáticos: Asalto al Banco de Inglaterra, La Conquista del Oeste y Mafia.

Y nuevamente en 1982 surge otra colaboración con el club Maquetismo y Simulación para patrocinar el llamado "Primer Torneo de Otoño", basado en el juego La Batalla del Ebro y que comenzó el 16 de octubre.

 

 

Con respecto a NAC como empresa, en 1982 se produce la venta de parte de las acciones a varios socios minoritarios. Con el dinero de esa venta los tres socios originales fundan una empresa hermana, Línea Verde, de manipulados de cartón (fabricantes de piezas). El primer cliente de Línea Verde era la propia NAC (V. entrevista a José María Díez), que así evitaba tener que comprar a distintos distribuidores.


Consolidación y expansión 

1983 es un año decisivo para la casa NAC, y es que llega a publicar nada más y nada menos que veinte juegos (o diecinueve, si contamos que uno de ellos es la reimpresión de La Guerra Civil Española en otra caja, la llamada "caja azul o estándar").

 

Foto de la reseña que hizo Antonio en Board Game Geek.
 

Pero tan importante como la cantidad es la variedad, y es que en 1983 NAC se diversifica y saca nuevas líneas, muchas de ellas destinadas a un público infantil como la "Serie Habilidad" y Los Diminutos

 


 

Otra línea a destacar es la "Serie ¿Te sabes?", con una finalidad didáctica.

 

"Juega y aprende".

 

En fin, estas son las distintas líneas y juegos que publicaron en 1983:

Wargames (5): Objetivo Moscú, Napoleón en Waterloo, Guadalcanal, La Guerra de Secesión y la segunda versión de La Guerra Civil Española (1936)

Serie ¿Te sabes? (6): La Geografía de España, El cuerpo humano, Los grandes hombres, Los animales del mundo, La historia del arte y Los países del mundo

Serie Club (4): Manhattan, Gold Stock, The Backbone y Daiquiri

Serie Teatro (3): Caperucita Roja, Aladino y Pulgarcito

Serie Habilidad (1): Los Diminutos.

Temáticos (1): Punto límite

 

La original línea de Teatro.

 

Con respecto a los wargames, tenemos reseñas de algunos de ellos en la revista MS, la única que había en esa época. En general, se destacan de ellos la relación calidad-precio y su idoneidad para el público que se iniciaba, aunque esto último hacía que fuesen algo básicos para el jugador con experiencia:

"A pesar de la evolución que han venido siguiendo los reglamentos de juego de la casa editora, aquellos jugadores que deseen encontrar un nuevo aliciente en cuanto a planteamiento y dificultad, no hay un segundo nivel (salvo que alguna novedad última lo contenga), que sería relativamente fácil de elaborar, danto así una nueva dimensión a los juegos de la casa que ya de por sí, tanto por presentación como por precio, son populares" (Xavier Pérez Rotllán, sobre La Guerra de Secesión, en MS #11, junio de 1984).

 


 

Pero sigamos avanzando. En 1984, en cambio, solo publicarán once juegos. Se inicia, además, una nueva línea, también destinada a un público infantil, la "Serie Fiesta":

Wargames (4): El Duelo de las Águilas, El Último Puente, ¿Resiste Estalingrado? y La Legión

Serie Fiesta (5): El dominio de Lulú, Lulú en las carreras, Jugando con Lulú, Lulú y sus amigos y El club de Lulú.

Temáticos (2): Gangsters y Mi agente en Berlín.

Una noticia importante para la difusión del hobby fue la celebración del "Primer Trofeo NAC", patrocinado y organizado en junio de 1984 en Madrid por la propia NAC, y en el que participaron unos 80 aficionados. Las diferentes eliminatorias se realizaron con el juego El Día más Largo mientras que las semifinales y final se hicieron con El Duelo de las Águilas.

Además, por primera vez (y última, también sea dicho) tenemos un anuncio de NAC en la revista MS.

 

Anuncio aparecido en MS #11, junio de 1984 (por esas fechas NAC ya está en la calle Velázquez).


Como podemos observar, en el anuncio se autodenominan como el "primer fabricante nacional de juegos de simulación histórica" e inciden varias veces en la calidad de sus materiales: "la utilización de los mejores materiales de producción, cartón de primera calidad...".

 


 

Si seguimos avanzando, en 1985 la firma Nike & Cooper publica un total de trece juegos, abriendo tres líneas nuevas: la "Serie Aventuras" con Los Goonies (aprovechando la fama de la película, que se estrenó en ese mismo año), la "Serie Rompecabezas" con Lucky Luke y la "Serie Fantásticos" con Excálibur, que en su momento fue definido por la revista MS como "un juego de rol de iniciación" (V. MS #14, marzo de 1985).

Precisamente por este número de la revista sabemos que al menos desde 1985 NAC acudía a la Feria del Juguete de Valencia a presentar sus juegos.

Estos son los trece juegos publicados en 1985:

Wargames (3): La Caída del Imperio Romano, Frente del Pacífico y Camino de la Gloria.

Serie Fiesta (4): La gran carrera, La ciudad sin ley, El Jinete Solitario y Asterix: la poción mágica.

Serie Habilidad (3): Fraggle Rock, Los Diminutos y las peonzas y Los Pequeñecos.

Serie Aventuras (1): Los Goonies.

Serie Rompecabezas (1): Lucky Luke.

Serie Fantásticos (1): Excálibur.

 



TYR: ¿la competencia?

Según MS, a finales de 1983 y principios de 1984 surge un nuevo fabricante de juegos: TYR. Fundada en Madrid, no sabemos si por José Manuel Touceda Magarinos y Ángel Luis Redondo Abad (de ahí lo de TYR) o por Tom Oleson y J. Ramírez. El caso es que TYR empezó a ganar popularidad desde muy pronto, o al menos en la revista MS, que recordemos era la única revista especializada que había en la época.

Si observamos su publicidad, TYR se autodenominó como el "primer fabricante de wargames de tipo internacional". ¿Qué quería decir eso? Quizá las palabras de José Semprún, de TYR, nos arrojen algo de luz:

"Como fabricantes de juegos, la línea de la casa viene marcada por dos coordenadas fundamentales. Primero el mercado español, formado por una mayoría de aficionados principiantes y un reducido grupo de especialistas; este mercado nos lleva a plantear la edición de juegos que no resulten excesivamente complejos, pero que luego puedan ser -al mismo tiempo- competitivos en el extranjero. Porque la segunda coordenada de TYR es precisamente ese mercado que existe en el extranjero, al cual no se puede acudir editando juegos cuya temática ha sido tratada hasta la saciedad, ni juegos muy sencillos ya que el nivel del hobby es bastante más alto" (Líder #4, diciembre de 1986).

Quizá por esa razón destacaban en su publicidad que los juegos de TYR contaban con la participación de Tom Oleson, el creador de Anzio (Avalon Hill, cuya 1ª edición es de 1969).

 

"TYR S. A.: los juegos de simulación histórica que ganan terreno".


Como hemos dicho, y al menos en la revista MS, TYR empezó a tener más protagonismo que NAC. Para empezar, su anuncio publicitario apareció en todos los números desde el nº 13 (diciembre de 1984) e incluso en los cinco números de su continuación, la revista Líder. Por otro lado, se observa un mayor número de reseñas de juegos de TYR, entrevistaron a José Semprún como ya hemos visto e incluso este escribió algún que otro artículo. 

Otro dato interesante es que el dossier sobre el cincuenta aniversario del comienzo de la Guerra Civil se hizo con el juego España 36 de TYR:

"Una pena que el nuevo juego de NAC sobre el tema haya aparecido en fechas muy justas como para tratarlo con amplitud en este número" (V. Líder #2, junio de 1986).

Por último, podemos mencionar también que el juego escogido para celebrar el V Campeonato de Simulación Histórica organizado por Maquetismo y Simulación fue también un juego de TYR, el mencionado España 36.

 



Los últimos años

En 1986 NAC siguió alimentando sus distintas líneas, pero introduce una nueva, la de los antiguos wargames de Simulations Publications Inc. (SPI) y que ahora eran de TSR. Era la primera vez que NAC recurría a la licencia de unos wargames, y la noticia fue muy bien recibida en la revista Líder, la única especializada en wargames:

"Pero las novedades de NAC no se terminan aquí. La gran BOMBA para este año es la producción/comercialización de juegos de la gran marca americana SPI/TSR (por fin, los mitos en casa). Por lo pronto, el catálogo NAC ofrecerá a partir de marzo, dos joyas: Operación Cobra y Firefight" (Líder #1, marzo de 1986).

Asimismo, da la impresión de que NAC ha querido mejorar su línea de wargames propios, tanto en diseño como en la complejidad de los reglamentos:

"Una gran novedad de NAC, Caballeros del Aire, un juego de la nueva línea de esta firma, con reglameno más complejo, presentación muy cuidada y un precio barato. Junto con Submarino y las dos versiones de juegos TSR, Firefight y Cobra, NAC ha puesto a disposición del aficionado al wargame una oferta de lo más interesante" (Líder #3, octubre de 1986).

Y más precisamente en la reseña de Caballeros del Aire

"Nos encontramos ante un juego NAC, correspondiente a la última remesa que la empresa editora ha lanzado al mercado y que, tanto por la calidad de su diseño como por su reglamento, es comparable a algunos juegos de renombradas editoras internacionales.

Con solo abrir la caja se hace patente de forma evidente que al fin NAC ha decidido dar un paso firme hacia delante. Así, en Caballeros del Aire nos encontramos ante un tablero bien diseñado (...). Este reglamento es considerablemente más extenso y bastante más complejo que los existentes en los anteriores juegos NAC, lo que a los asiduos compradores puede producirles un inicial rechazo" (José Luis Guitián, en Líder #3, octubre de 1986).

 



Es posible que esta mejora de la que hablan en la revista se debiese a la entrada de sangre nueva en la empresa. Así, por ejemplo, desde finales de 1985 ya tenemos a Adolfo Suárez Jimeno, diseñador de distintos wargames. Adolfo recuerda, por ejemplo, a José Luis Álvaro Ortega, su jefe, y el que acabaría siendo gerente en la suspensión de pagos, y en diseño a Begoña... ¿Sanz?.

A este respecto, y según José María Díez (V. entrevista), en 1986 se produce una ampliación de capital donde un socio minoritario hace una oferta a los tres socios originales, oferta que aceptan y, por lo tanto, dejan NAC.

 

Las dos versiones de "Después de Colditz".


Volviendo al tema de las novedades, estos son los dieciséis juegos publicados en 1986 (en realidad, dos de ellos son reediciones, dos versiones de Después de Colditz en un mismo año y Gangsters, ahora en una caja más pequeña y ya no como "Temático", sino dentro de la serie "Aventuras"):

Wargames (4): El Submarino, Batalla de las Árdenas, La Guerra de España y Caballeros del Aire.

Wargames de SPI / TSR (2): Cobra y Firefight.

Temáticos (4): Asesinato en el Orient Express, Ego y las dos versiones de Después de Colditz, la caja blanca y la azul.

Serie Aventuras (3): Vampire, Alta velocidad y la nueva versión de Gangsters.

Serie Habilidad (1): Barrio Sésamo.

Serie Fiesta (2): Sherlock Holmes y El mundo submarino de los Snorkels.

 



Y llegamos a 1987, el último año en el que NAC publicará juegos. En contra de lo que pudiera parecer, 1987 es un buen año de novedades, pues la firma madrileña pone a la venta nada más y nada menos que diecisiete nuevos juegos, entre ellos diez wargames: cuatro propios, tres de SPI/TSR y otros tres de una nueva línea, los mini-wargames. Una vez más, las novedades fueron presentadas en la Feria del Juguete de Valencia:

"La más espectacular quizá por sus características es el lanzamiento de lo que podríamos denominar "poket-wargames" (wargames de bolsillo), siendo como son de reducidas dimensiones, incorporan todos los ingredientes de sus "hermanos mayores". Para empezar, tres títulos altamente sugestivos.

Por último, destacar la publicación en versión castellana de tres excelentes juegos NAC/TSR que harán las delicias tanto de "neófitos" como de "forofos" (...) Como es norma, tanto estos como los anteriormente comentados conservan una excelente relación calidad-precio" (Líder #5, junio de 1987).

Ante tanta novedad relacionada con los wargames (recordemos, diez en un solo año), parece lógico que NAC volviera a anunciarse en la única revista especializada en wargames que había. Este es el nuevo (y último) anuncio de NAC.

 


 

En fin, estos son los diecisiete últimos lanzamientos de NAC:

Wargames (4): Vietnam, Malvinas, Portaaviones y El Zorro del Desierto.

Mini-wargames (3): La Carga de la Brigada Ligera, Infantería y Operación Barbarroja.

Wargames SPI/TSR (3): Julius Caesar, Las últimas batallas de Napoleón y Battle over Britain.

Temáticos (1): La vuelta al mundo en ochenta días.

Serie Aventuras (4): El secreto del minotauro, Aventura en la selva, Galaxia 2002 y Jajaja.

Serie Fiesta (2): Buscando perlas. Snorkels y El viaje de los Snorkels.

 

Uno de los tres "wargames de bolsillo" de NAC.


El porqué de la quiebra

Habría que preguntarse si, ya a finales de 1987, en Líder habían escuchado algún rumor de los posibles problemas económicos que, al parecer, estaba atravesando NAC, pues este comentario en la sección de noticias parece que deja entrever algo:

"NAC. Nuestro fabricante nacional ya está preparando sus novedades 88, y cuenta con el apoyo de la Afición más amplia para que pueda sostener su progreso decisivo, iniciado tanto en su propio diseño de wargames, como en la introducción de los míticos SPI/TSR" (Líder #2, Tercera época, diciembre de 1987).

Quizá en esta ocasión "la Vieja Guardia" no iba muy desencaminada cuando rumoreaba que "la más importante firma productora nacional de juegos va a quebrar" (V. el editorial de Líder #4). Sea como fuere, en la Feria del Juguete de Valencia de 1988 no estuvo NAC, y eso hizo saltar las alarmas:

"La ausencia de NAC puede ser un síntoma preocupante y todos tocamos madera porque esta era una de las pocas firmas nacionales dedicada a producir juegos mínimamente serios" (Líder #4, abril de 1988).

"En Valencia el producto rey sigue siendo la muñeca. El mercado está parado, por no decir cosas peores (son tantos los rumores que circulan...). Para colmarnos de felicidad, por faltar, hasta faltó la presencia de NAC, que no presentó novedades para el 88" (Troll #10, marzo de 1988).

Como nos confirma Adolfo Suárez Jimeno, hubo una suspensión de pagos y un concurso de acreedores. Los motivos exactos que llevaron a la suspensión de pagos no los conoce, pues él solo era un trabajador, pero al preguntarle expresamente por ello él sospecha que la empresa quiso crecer demasiado en los momentos buenos, hasta que llegó un momento en el que la cosa fue inviable. Pone como ejemplo el tener una oficina en la calle Velázquez, lo cual era muy representativo y elegante, pero poco económico. También piensa que se lanzaron demasiados juegos (no solo wargames), que posiblemente se quiso abarcar demasiado y el asunto no funcionó.

Al preguntarle si pudo influir también la aparición de nuevas empresas (como TYR), Adolfo lo tiene claro:

"Hombre, ocurren dos cosas. Primero, que los wargames tenían el mercado que tenían, es decir, limitado, y que el resto de mercado de juegos era en ese momento cuasi propiedad de juegos como el Trivial, que arrasaba. El principal competidor, con todo, no terminaron siendo los juegos de mesa, sino el ordenador y los primeros juegos de estrategia para él.

Pero yo creo que se podía haber mantenido con una estructura menor y menos juegos, si se hubiera incidido en el público fiel".

Las palabras de Adolfo me parecen muy acertadas y es por eso que vamos a añadir algunos comentarios por si pudiesen arrojar algo más de luz al asunto. 

Para empezar, está claro que el aficionado al wargame en la época era algo minoritario, y muchos de estos aficionados consumían juegos extranjeros (recordemos que hasta 1986 los wargames de NAC adolecen de cierta sencillez). En resumen, ¿podía el mercado soportar los diez wargames en castellano que sacó NAC en 1987? A los que hay sumar, lógicamente, los que publicó TYR y los que importaba JOC Internacional con instrucciones traducidas al castellano.

"El rol sigue aumentando su difusión en nuestro país, donde se está dando la circunstancia totalmente contraria a lo que ocurre en materia de wargames de que hay más jugadores que juegos" (Líder #3, octubre de 1986).

¿Se estancó la afición al wargame? Que había más wargames que aficionados a ellos es una exageración, pero parece indicar esa idea de sobreabundancia o saturación. Y sin embargo, es muy significativo que en 1988 no se publicó ninguno (ni por NAC ni por TYR, que también parece que deja de publicar): ¿explotó acaso la burbuja?

1988 parece un año clave, pues no solo empiezan a aparecer juegos de rol en castellano, sino que dejan de publicarse wargames en la lengua de Cervantes. Son varias las referencias que tenemos en Líder donde se señala que los "wargamers" se quejaban de que en la revista cada vez había más rol y menos wargame:

"Sabemos también que los wargamers se volverán a quejar de que hay mucho rol, pero qué le vamos a hacer; todavía no salen juegos de guerra en castellano, mientras que la aparición de La Llamada de Cthulhu y RuneQuest es todo un acontecimiento" (Líder #7, octubre de 1988).

En fin, puede que los problemas económicos de NAC no viniesen de los wargames, sino del otro palo: el resto de juegos. En realidad, los wargames solo suponen el 40% de los juegos publicados por NAC.

 


 

Como hemos visto, NAC se diversifica y saca juegos de mesa muy variados, desde juegos educativos hasta juegos de habilidad destinados a un público infantil. Habría que preguntarse hasta qué punto funcionaron este tipo de juegos.

 


 

Sobre todo porque muchos de ellos suponían pagar un coste por los derechos (coste que no tenían los wargames propios). ¿Costaron mucho las licencias de Los Goonies, los Fraggle Rock, Astérix o Barrio Sésamo, por citar algunos? O mejor aún: ¿se amortizaron estos juegos o supusieron un lastre?

Si observamos el número de juegos publicados por año, vemos que 1983 fue un año clave, pues nunca más se volvería a esa cifra, y es muy significativa con respecto a los años anteriores y el retroceso en 1984. A mí me vienen a la mente las palabras de Adolfo: "quiso crecer demasiado en los momentos buenos".



 

Por último, está el tema de la distribución. En la mencionada entrevista José María Díez señala que el principal cliente de NAC era El Corte Inglés, y con mucha diferencia con respecto al segundo, las jugueterías.

 

Juegos NAC en el catálogo de El Corte Inglés de 1987.

 

A este respecto, hace tiempo un editor me comentaba que los grandes establecimientos tipo Corte Inglés o FNAC pueden resultar peligrosos para una empresa pequeña, ya que si bien te pueden pedir una tirada muy amplia, no es seguro que luego los juegos salgan a las estanterías, y disponen de unas condiciones muy ventajosas para devolvértelos. ¿Resultó la campaña de Navidad desastrosa para NAC? En esta página podemos ver el Catálogo completo de El Corte Inglés de esas Navidades y comprobar por nosotros mismos la gran oferta (y competencia) que hubo. 

Además, si nos centramos en ese fatídico año de 1987 hay que recordar que ese año salen en España las primeras consolas de 8 bits, la NES de Nintendo y la Sega Master System. Para ordenador tenemos juegos tan famosos como La abadía del crimen o Maniac Mansion y, sobre todo, una importante rebaja de precio de ERBE.

 



¿Y después?

Como ha venido pasando con los Madelman, los Playmobil o los Gijoe (por citar algunos juguetes de los años ochenta), los antiguos juegos NAC también han visto un renacer en el mercado de segunda mano. En efecto, son muchos los aficionados de la época que, muchos años después, han buscado aquel juego con el que se iniciaron o incluso se han puesto a ampliar su colección con juegos que nunca llegaron a tener.

Si intentamos concretar, José Jariego, de la tienda Jariego's Collections, señala un repunte importante entre los años 2007-2010, años en los que llegó a vender más de ochenta juegos NAC al año: "Luego, lentamente, la actividad alrededor de esta mítica marca fue bajando (actualmente vendemos no más de 4 o 5 juegos al año)".

Es de suponer que, cuando un buen número de aficionados han conseguido completar su colección, ha disminuido la demanda.

Y así llegamos a 2020, donde NAC ha vuelto a ser noticia. Todo comienza en octubre, cuando se ponen a la venta tres juegos de NAC (en realidad, librojuegos) en Amazon, que resultaron ser una gran decepción para aquellos aficionados que se interesaron por ellos. Tenemos noticias de esta "fechoría" (por utilizar el término que posteriormente ha empleado José María Díez en la entrevista) en el foro de la BSK y una reseña en el canal de Julius L. Fairfax.

 

Uno de los librojuegos.

 

Ya en 2021, Ediciones Más que Oca ha presentado el sello NAC Wargames, en cuyo vídeo de presentación nos informan de que sacarán, entre otros wargames, al menos tres juegos de NAC para los que cuentan con el diseñador original, Adolfo Suárez Jimeno. 

Por otro lado, el propio José María Díez y otros socios han registrado la marca New NAC, con la intención de publicar una edición limitada y revisada de Gibraltar (más detalles en la mencionada entrevista de Wargame Reviewer).

Por último, la página Jugamos Todos ha publicado un artículo donde aborda el tema de las distintas marcas y sellos registrados en relación a NAC.

Y hasta aquí las últimas novedades en relación a la antigua marca NAC.

__________

 

No me gustaría terminar este artículo sin dar las gracias a varias personas:

A José Jariego, por las charlas que hemos tenido sobre NAC, por facilitarme un primer listado de juegos NAC y por ponerme en contacto con Xavier Vilamú.

A Xavier Vilamú, gran coleccionista NAC, que me pasó un listado de juegos NAC que, yo creo, podríamos considerar el definitivo y más completo, además de resolverme no pocas dudas.

A Adolfo Suárez Jimeno, diseñador de distintos wargames NAC, por responder a todas mis peguntas, que no han sido pocas.

 

18 comentarios:

  1. Me maravillan estos artículos.

    Gracias por su publicación, y por el trabajo de realizarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Alex, por comentar.

      La verdad es que he disfrutado mucho con la preparación de este artículo, y no veas lo que he aprendido...

      Por cierto, se agradece cualquier información adicional sobre NAC :-)

      Eliminar
  2. Genial artículo tío, desde que ha renacido NAC me estoy interesando por algunos de los juegos que están sacando.Lastima que al final no tendré tiempo para esto tampoco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia el tiempo es limitado, y hoy en día con tantos juegos y las obligaciones familiares, todavía tenemos menos que cuando éramos unos chavalones...

      Eliminar
  3. También, creo recordar, salió hace unos meses unos anuncios de producción bajo demanda de juegos de NAC. Era por parte de los poseedores de la marca, antes de la adquisición por MasQueOca. Según el anuncio, se producían sin caja (una bolsita de plástico), con todas las piezas y as instrucciones. No llegué a comprar ninguno pero parece ser que las calidades eran de risa y a los aficionados les pareció una perversión de la marca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, supongo que te refieres a los tres librojuegos que menciono al final del artículo, los que se vendieron en Amazon y que José María Díez califica en la entrevista como "fechoría".

      Eliminar
  4. Un muy buen artículo (como nos tienes acostumbrados). De NAC yo tengo en casa "La caída del imperio romano", que compré con diez añitos y al que aprendí a jugar mucho, mucho tiempo después :D.

    Vender en el Corte Inglés o el Fnac juegos de rol o wargames, con las condiciones de devolución que tienen estas cadenas de distribución es... arriesgado. A determinados tamaños de negocio y con determinado público objetivo, yo creo que es mucho más razonable centrarte en distribuir en las tiendas especializadas.

    Y sí, yo también vi unas cuantas reseñas sobre los juegos que salieron hace poco, en bolsa y tal y, en fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Carlos, se ve que por muy tentador que pueda resultar vender en este tipo de establecimientos, es arriesgado.

      Eliminar
  5. Te dejas un apendice, la edición por parte de Factor Games de Fuga de Colditz, Mafia,La Conquista del Oeste,
    Asalto al Banco de Inglaterra,
    Asesinato en el Orient Express.
    Parece ser que tenian los fotolitos y los empezaron a utilizar por un tema de deudas (quizas les pagaron con ellos)con l aimprenta IGOL, que eran dueños de la imprenta.

    Tenian la intención de reeditar los juegos de guerra de NAC, yo estuve trabajando 3 meses alli en 1992, para ver si era viable y empece a reescribir La batalla de las Ardenas, pero luego me marche a hacer otras cosas porque ellos no estaban seguros de seguir con la actividad, como asi paso que liquidaron al año siguiente. Del resto del artículo una maravilla.
    Pregunta de examen: ¿Se llego a editar las Navas de Tolosa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Antonio, un apéndice muy interesante el de Factor Games. Sabía que habían reeditado "Fuga de Colditz" y alguno más, pero desconocía que también tenían pensado sacar los wargames de NAC. Lo que no me ha quedado claro es si los dueños de la imprenta IGOL eran Factor Games o NAC.

      En cuanto a "Las Navas de Tolosa", según me comentó José Jariego parace ser que, finalmente, no salió, a pesar de haber sido anunciado en algún catálogo y demás.

      Eliminar
    2. IGOL crearon la marca Factor Games, creo que aprovechando los fotolitos que tendrian de fabricar los juegos NAC. Pero no eran del gremio del juego, eran impresores, la estructura era mínima y el interes poco.

      Eliminar
  6. Buenas, sobre las Navas de Tolosa tengo entendido que es la batalla del próximo juego la carga de los tres reyes de esta nueva NAC de masqueoca

    ResponderEliminar
  7. ¡Gran artículo! Yo me hice friki cuando en un cumpleaños me regalaron La Segunda Guerra Mundial, no te digo más.

    ResponderEliminar
  8. Hola. Soy Antonio, el autor de la reseña en bgg. Fantástico artículo.
    De Las Navas de Tolosa incluso hay una foto en un catálogo. Pero sí que es el gran misterio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Antonio, ¡qué sorpresa! La verdad, como la reseña es de 2010 no me imaginaba que ibas a acabar leyendo esta entrada.

      Una gran reseña, por cierto; se nota que lo has jugado bastante y sabes de lo que hablas.

      En cuanto a Las Navas de Tolosa imagino que iba a ser una de las novedades de 1988, pero al quebrar... Se ve que la campaña de Navidad de 1987 no salió bien, pues en febrero era la Feria del Juguete de Valencia y ya no fueron.

      A JOC Internacional le pasó lo mismo, que cuando entró en suspensión de pagos hubo muchos productos anunciados que no llegaron a salir.

      Eliminar
  9. Yo jugué mucho al Gibraltar, era muy mítico y hay que decir que estaba descompensadísimo a favor de los defensores: era prácticamente imposible entrar y capturar los tres objetivos en el número de turnos que te daban. Aunque reventaras las murallas y te salieran las tiradas de primeras era casi imposible llegar.
    Realista, supongo.

    ResponderEliminar
  10. Maravilloso artículo, me has hecho viajar al pasado de manera brutal.. Fuga de Colditz y Asalto al banco de Inglaterra son dos juegos que me marcaron al fuego de mocoso, cuando no sabía ni lo que era un wargame, ni mucho menos lo que era el rol. No conocía todo el desarrollo posterior de NAC, pero bueno... para eso está Rol de los 90, ¿no? ;)
    ¡Buena noticia que haya un intento de resurgimiento de la marca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una entrada que me apetecía hacer porque algunos juegos de NAC han marcado a no pocos roleros, y como había muy poca información al respecto, sobre todo de su origen y desaparición, pues con más razón.

      Eliminar