domingo, 18 de julio de 2021

7º aniversario: Historia de Rol de los 90

 Pues sí, parece que fue ayer pero hoy 18 de julio se cumplen nada más y nada menos que siete años de aquella primera entrada del blog, la reseña de Lilith, el primer suplemento de Aquelarre

Como siempre, antes de nada quiero dar las gracias a todos los lectores y colaboradores. A unos por pasarse por aquí regularmente o de vez en cuando; a otros, por su tiempo y dedicación, ya sea escribiendo o pasándome información. En este sentido, en el último año hemos publicado entradas de nuevos colaboradores, como la reseña de Ángel Paredes (y más que tenemos pendientes) y la sección de Incunables del Rol de Moisés Sanz. Carlos Ferrer también ha seguido publicando (se estrenó el año pasado), al igual que Negrus, que además de reseñas nos ha dejado una entrevista y una aventura. Y ya que hablamos de aventuras, Ernesto Mateo también nos envió una aventura de Gañanes para alojarla en Rol de los 90 (¡gracias de nuevo!).

Este año, sin embargo, además de daros las gracias quiero hacer otra cosa. La idea me la dio Carlos Ferrer con motivo del millón de visitas que alcanzó el blog a primeros de junio: "A ver si un día haces un artículo con la historia del blog".

La verdad es que nunca se me había ocurrido, pero seguramente en una entrada que celebra el 7º aniversario sea el mejor momento.


 

Así que, sin ánimo de ser muy exhaustivos, vamos allá.

Como ya he dicho en alguna ocasión, aunque ya en 1993 supe de la existencia de los juegos de rol, no fue hasta 1994 cuando al fin pude leerme el primero y empezamos a jugar. Esos primeros años fueron fabulosos. Recuerdo que una de las cosas que más nos llamó la atención es que, frente a los videojuegos o el HeroQuest, en los juegos de rol tenías total libertad para explorar y hacer lo que quisieras.

Gracias a las revistas de la época, estaba al tanto de las novedades y, poco a poco, fui conociendo el mundillo. 

Demos un primer salto hacia adelante. En 2006, con la carrera prácticamente recién terminada, me enfrento a mis primeras oposiciones. A partir de ahí empiezo a trabajar y a jugar cada vez menos (además de la falta de tiempo, el grupo de juego habitual estaba disperso). Por supuesto, también desconozco la realidad editorial de esos años (sus novedades, si hay jornadas, etc.). Y así hasta un periodo que podríamos situar entre 2011-2013, siempre aproximadamente. Por estos años comienza otro vicio, el de comprar (y leer) aquellos juegos y suplementos que siempre quise tener en los noventa y no pude. Estamos hablando de que en todos estos años habré jugado una partida al año, más o menos. Sin embargo, el rol seguía en mis venas. Y así llegamos a 2014: ese verano se iban a cumplir 20 años de nuestra primera partida.

No sé cómo ni por qué, pero el cuerpo me pedía hablar de rol, de aquellos juegos que nos hicieron pasar tan buenos momentos. Y tomo una decisión: crear un blog sobre juegos de rol ese mismo año, en cuanto termine las dichosas oposiciones.

Decido ponerle el nombre de "Rol de los 90" porque lo primero que quiero hacer es recordar todos esos juegos y suplementos de esa época en la que yo me inicié. 

Un mes o dos más tarde ocurre otra cosa fundamental. Hasta ese momento, para mí las RRSS eran una tontería; para mí Facebook y Tuenti solo eran sitios donde cotillear las fotos de los amigos. Sin embargo, al vender un segundo ejemplar de Dracs que me sobraba, el comprador me habla de un grupo de Facebook dedicado a JOC Internacional. Yo ni siquiera sabía lo que era un grupo, pero entro movido por la curiosidad, y entonces flipo: allí no solo se hablaba de los juegos de JOC Internacional que tanto me gustaban a mí, sino que ¡estaba incluso Ricard Ibáñez, mi ídolo! A partir de ahí, para mí Facebook da un giro total, pues me pongo a buscar y encuentro prácticamente a cualquiera de los protagonistas del mundillo rolero de los noventa.

Otra cosa que hice en agosto de ese mismo año (lo acabo de ver en el histórico de entradas) fue asistir a las jornadas Tierra de Nadie (que además fueron las primeras jornadas a las que asistía), donde tuve el privilegio de conocer a Ricard Ibáñez en persona, e incluso de ¡jugar una partida a La Llamada de Cthulhu con él como DJ!   

Vamos, viéndolo ahora en perspectiva, 2014 fue claramente mi año de vuelta al rol. 

Al ver de nuevo el histórico, compruebo también que en ese mismo mes publico ya mi primera entrada que podríamos calificar como "historia del rol" (más que una reseña en sí): Ediciones en español de Vampiro: La Mascarada.

Y en noviembre tenemos la primera reseña (o dos) de una "novedad" aparecida ese mismo mes (la edición 20º aniversario de Vampiro), aunque en este caso totalmente relacionada con un juego clave de la década de los noventa. En febrero de 2015 también publicaría una reseña de algo nuevo, la 6ª edición de RuneQuest. Como vemos, por esas fechas ya empezaba a comprar (y leer) "novedades", y no solo juegos de los noventa.

En 2015 podríamos decir que Rol de los 90 ya había despertado el gusanillo de otros roleros que también disfrutaron de esa época. Así, en marzo ya tenemos la primera entrada de un colaborador y posterior amigo: Dani Mencía "Chubasco".

Un mes más tarde tenemos la entrada sobre la caja roja del D&D de Dalmau, cuyas fotos me pasó otro colaborador y amigo: Traso de Sagasta, que ya desde esa época siempre ha estado ahí facilitándome fotos e información. También por esas fechas me escribió Manuel de SevillaRol por si necesitaba de alguno de sus manuales (así daba gusto).

En ese mismo año de 2015 aparecen varias entradas que, podríamos decir, marcan las claves que definen a Rol de los 90. Por un lado tenemos las entrevistas a personalidades de la época, que como no podía ser de otra forma comienzan con la de Ricard Ibáñez con motivo del 25 aniversario de Aquelarre.

Por otro lado tenemos las entradas de tipo reportaje, con las que intentamos conocer el sector de los juegos de rol, ya sea del pasado o del presente. Un ejemplo de la primera es una de nuestras entradas más aplaudidas: ¿Por qué quebró JOC Internacional? Un ejemplo de la segunda es nuestra entrada final de año donde analizamos la situación actual. En ese año en concreto nos limitamos a recopilar, entre otras muchas cosas, qué editoriales y grupos creativos estaban operativos en 2015, desde cuando, y qué líneas tenían (el enlace aquí).

En algún momento de 2015 (ahora mismo no sé precisarlo) abrí la página de Facebook de Rol de los 90. La de Twitter sí se ve muy claramente que fue en abril de 2016 y supongo que por esta misma época también inicié la de la desaparecida Google+. Ya antes de abrir el blog, me recomendaron que, mejor que un blog, que hiciese un canal de YouTube, que es lo que estaba triunfando ("los blogs están de capa caída, ya no se llevan"). Es por eso que decidí estar presente en redes sociales, para darle algo más de visibilidad al blog. A día de hoy en Facebook tenemos más de 2.000 seguidores y en Twitter más de 3.000. Y también estamos en Rol+.

Tengo anotado en una libreta el día que el blog alcanzó las 100.000 visitas, por ser un número redondo y parecerme todo un logro. Fue el día 22 de septiembre de 2016.

Se podría decir que, por esas fechas, Rol de los 90 era ya un poco más conocido. Por ejemplo, en marzo de 2016 en una entrada de Xataka sobre Aquelarre recomendaron el blog, y precisamente el reportaje sobre la quiebra de JOC. Por OCIN también me enteré de lo que era Menéame, y es que según comentaron algunas entradas de Rol de los 90 "habían sido portada" en este portal de noticias.

Creo que en Rol de los 90 siempre hemos intentado hacer un trabajo serio y de rigor. Y seguramente por eso me pidieron desde Xataka que escribiera dos artículos: uno en 2016 sobre el 25 aniversario de Mundo de Tinieblas y otro en 2019 sobre La última generación rolera.

El blog seguía creciendo y conseguimos 100.000 visitas más en solo siete meses, el 16 de abril de 2017 (las primeras 100.000 visitas se lograron en algo más de dos años). Al medio millón llegamos a finales de 2018.

Una novedad importante de 2017 es que pasamos de la entrada semanal a dos entradas por semana. Por supuesto, anteriormente también hay meses con más de cuatro o cinco entradas, dependiendo de mi tiempo libre (si estaba en vacaciones o no). Por poner un ejemplo, en diciembre de 2016 se publicaron nueve entradas.

En fin, no vamos a resumir la trayectoria de estos últimos años pues se puede repasar en las distintas entradas que hemos hecho con motivo de los anteriores aniversarios. 

Sí me gustaría recordar que, desde que Rol de los 90 comenzó su andadura hace ya siete años, hemos estado con vosotros todas las semanas y esperamos seguir así durante mucho tiempo. A día de hoy tenemos 560 entradas publicadas (561 con esta) y doce en borrador, que poco a poco irán viendo la luz.

 Nada más, solo invitaros a un trozo de tarta digital por este séptimo aniversario de Rol de los 90.

 Un abrazo a todos y muchas gracias por estar ahí.

10 comentarios:

  1. Sois un ejemplo de constancia y buen hacer. Todo un placer poder seguir leyendo vuestras entradas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades, Domingo y resto del equipo, y por siete años más (como mínimo) con contenidos tan interesantes como los que has ido colgando a lo largo de todo este tiempo. La labor histórica que cubre el blog es maravillosa, sin más.

    ResponderEliminar
  3. ¡Siete años ya! En ese tiempo Rol de lo 90 se ha convertido en esencial en la blogosfera tolera, y una demostración de que todavía hay sitio para los blogs.

    ResponderEliminar
  4. Como parte de la mayoría silenciosa... Muchas felicidades y muchas gracias!

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas gracias a todos, amigos!

    La verdad es que aunque han pasado ya siete años todavía siento que hay muchas cosas que contar. En fin, que tengo las mismas ganas e ilusión del primer día.

    ResponderEliminar
  6. Ahora a por otros siete años más xD

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por un trabajo bien hecho.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias, amigos!

    Se agradece mucho que dediquéis unos minutos para escribir un comentario con vuestras felicitaciones.

    ResponderEliminar