miércoles, 23 de diciembre de 2020

La revista Alea

 Alea fue (y es) una revista publicada por Ludopress. Era una revista especializada en wargames, aunque en los ochenta y noventa incluía entre sus páginas contenido rolero (noticias, ayudas y aventuras).


 

Su primer número apareció en noviembre de 1988, hace ya 32 años. En ese momento solo había dos revistas, Troll (que iba por su nº 14), enteramente dedicada a los juegos de rol, y Líder (nº 7 de su 3ª época, la de JOC Internacional), dedicada tanto a los wargames como a los juegos de rol.

Su aparición fue toda una sorpresa, pues frente a las anteriores contaba con portada a todo color y, además, traía un juego encartado (un wargame).  

Evidentemente, su precio era superior. Frente a las 39 páginas y 250 ptas. de Troll, y las 50 páginas y 300 ptas. de Líder, la Alea de 42 páginas tenía un precio de 500 ptas. 

Sus responsables no eran unos desconocidos; más bien al contrario, pues varios de ellos (como Xavier Rotllan y Francisco Javier Cebrián) ya habían participado e incluso impulsado la 2ª época de la revista Líder (la que consta de cinco números); también habían estado en la 1ª, la que todavía lleva como cabecera el nombre de MS.

El motivo por el que abandonan Líder y fundan una nueva revista lo explican en la interesante entrevista que les hizo Daniel Artasu en 1994 (ver Dosdediez #4), y que se puede resumir en que varios de ellos no quisieron seguir en una revista donde JOC Internacional iba a tener cada vez más voz y voto.

Al perder Líder, y en busca de esa independencia, fundan Alea

En cuanto a los responsables de este primer número, en el consejo de redacción figuran Amadeo J. Roig Subirats, Francisco Pérez, Bruno Auberthié y Francisco Javier Cebrián. 

Por el contrario, en 1994 el consejo de redacción de Ludopress estaba formado por Francisco Javier Cebrián, Javier Hoyos, Ernesto Urdi, Jordi Cabau y Xavier Rotllan.

De izquierda a derecha: Jordi Cabau, Fco. J. Cebrián Sebas Heredia, Ernest Urdi, Javier Hoyos y Xavier Rotllán.

 

Volviendo al nº 1, el juego que traía se llama Zebta, el Magreb en llamas y trataba sobre un posible conflicto entre España y Marruecos. Tenía 12 páginas además de un mapa a color y las correspondientes fichas. Se encontraba en el centro de la revista, con su numeración propia, y se podía extraer.


 

Su autor fue José Manuel Tortosa y en el apartado de desarrollo aparecen Julio Blanes y José Buqueras. La hoja de control y el mapa están también en francés porque apareció también en la revista Journal du Estratege.



Otra curiosidad es que, por esa época,  Ludopress también vendía juegos de importación franceses. Entre los juegos de rol, por ejemplo, nos ofertaban Malefices, La Table Ronde o las versiones en francés de Star Wars y Paranoia. Esto, que puede parecer una tontería, es interesante porque en 1988 no había muchas tiendas ni importadores de juegos de rol.


 

En cuanto a las novedades roleras se hacían eco de la salida de La llamada de Cthulhu, que acababa de publicar en castellano JOC, y de las III JESYR, que se iban a celebrar del 29 de octubre al 1 de noviembre. Y fuera teníamos la pantalla de RQ de Oriflam y James Bond y Star Wars de Jeux Descartes.


 

Con respecto al contenido aprovechable, tenemos una primera aventura para La llamada de Cthulhu, obra del club Jolly Rogers de Zaragoza. En Con el corazón en un puño los PJ tendrán que visitar una extraña expedición arqueológica en África para investigar la misteriosa muerte de un amigo. Es de destacar que, como hemos dicho, la traducción en castellano acababa de salir, por lo que el autor utiliza su propia traducción. Así, por ejemplo, te pide tiradas de "Escudriñamiento" (Descubrir).

La segunda y última aventura está ambientada en la Tierra Media, en el año 2885 de la Tercera Edad. Se titula Tol Aelin y es obra del club Mordor de Pamplona. A destacar que, aunque está ambientada en la Tierra Media, se ha ideado para jugarse con hasta tres sistemas distintos: el D&D básico, RuneQuest y, por supuesto, el MERP. 

En la aventura los PJ explorarán unas islas en las que Gandalf cree que podría estar el Anillo Único (sí, sale Gandalf). Por otro lado, me ha parecido muy interesante que el autor diferencie los distintos encuentros dependiendo del juego; así, si juegas con D&D aumenta el número de criaturas (y hasta el tipo de criaturas y la frecuencia de los combates), mientras que en MERP se reducen, señal clara de que ya en esa época eran conscientes de lo muy diferentes que eran.


 

Y con eso terminan los contenidos roleros de ese primer número. Es preciso señalar también que, aunque en principio la periodicidad de Alea era bimestral, tuvo muchos problemas para mantener esta regularidad. Así, en el siglo XXI ha habido varios años en que ha sido anual y desde 2010 no había salido otra hasta septiembre de este año. Además, desde el año 2000 ya está especializada solo en wargames y los juegos de rol han desaparecido de sus páginas.

1ª y 2ª época.

 

Por último, en estos 32 años ha pasado por tres épocas, que podemos identificar por el cambio de cabecera.

El nº 35, hasta la fecha el último publicado (septiembre de 2020).

 

Nota: hasta donde yo sé, y a diferencia de otras revistas de la época, Alea no está escaneada, por lo que si interesa puedo reseñar la sección dedicada a los juegos de rol de los números que tengo.

1 comentario:

  1. Me ha comentado Javer Hoyos a través de Twitter que el segundo por la izquierda no es Fco. Javier Cebrián (como indicaba la revista Dosdediez), sino Sebas Heredia.

    ResponderEliminar