sábado, 12 de diciembre de 2020

Entrevista con el Vampiro y Vampiro: la Mascarada

En mi vida, he leído Entrevista con el Vampiro dos veces. La primera vez fue en 1995 (hace ya de esto, 25 años), en la edición de bolsillo que Ediciones B preparó con motivo del estreno de la película.


 

Para esa fecha yo ya había leído Vampiro: la Mascarada, y aunque en el documental World of Darkness (2017) Mark Rein Hagen indica que para la creación de Vampiro no quiso leer Entrevista con el Vampiro, ya en su primera edición (1991) señalan las tres primeras novelas de Anne Rice como "fuentes de inspiración" del juego de rol.

En la segunda edición de Vampiro (que es de 1992) llegan incluso a recomendar la cuarta entrega de las "Crónicas Vampíricas", El ladrón de cuerpos, que a su vez es también de 1992. 

Pero volvamos a esa primera lectura de Entrevista con el Vampiro. Yo tenía entonces dieciséis años y, la verdad, recuerdo que me gustó. Hasta tal punto que me compré la segunda parte, Lestat el vampiro, y que igualmente leí, a pesar de tener 800 páginas. Y es que, aunque la lectura me ha apasionado desde pequeño, estoy seguro que hasta la fecha no había leído un libro tan gordo. 

Recuerdo que quedé enamorado con Nueva Orleans y que mi primer PJ de Vampiro era el dueño de unas plantaciones al estilo de Louis.

Sin embargo, no he vuelto a leer la novela hasta ahora, que la he acabado hace unos días. Y supongo que os preguntaréis qué me ha parecido, si me parece tan buena como me pareció en su día. 

Antes de nada, hay que señalar que mi yo del 95 es muy diferente de mi yo de 2020. Ese adolescente que no quería estudiar es ahora un profesor de Literatura, casado y con dos hijos. Las ganas de jugar a rol son las mismas, pero mi "cultura literaria" (sea lo que sea eso) ha crecido en estos últimos veinticinco años. Hasta tal punto que, cuando llevaba más de la mitad de la novela leída, estaba un poco decepcionado.

Y con esto quiero decir que no es que Entrevista con el Vampiro sea una mala novela, pero sentía que no había envejecido bien. O eso, o que el efecto de la nostalgia hacía que la recordase mejor de lo que era. Porque una cosa está clara: en estos veinticinco años había olvidado muchas cosas. Ya no me acordaba, por poner un ejemplo, de que Louis transformaba en París a una mujer, Madeleine.

Una parte que sí recordaba especialmente era la de Nueva Orleans, que ahora no me ha parecido tan fascinante. Y algo que no me ha gustado son las, a veces excesivas, vueltas que le da Louis a las cosas...

Sin embargo, la experiencia de esta segunda lectura no ha sido mala del todo, y es que una parte del final me ha dejado un buen sabor de boca. Me refiero a la muerte de Claudia, que en su momento no recuerdo que me llamase mucho la atención, y ahora sin embargo ha sido lo mejor de la novela.

Supongo que he identificado a Claudia con Jimena, mi hija de seis años, y por eso su cruel asesinato me ha conmovido tanto. El detalle de que solo haya quedado su pelo porque el resto del cuerpo se ha quemado, el gesto de que Madeleine haya muerto encima de ella, intentando protegerla de los rayos del sol como si fuera su propia madre, aunque no lo era...

Como digo, es una escena que no recordaba especialmente, y que ahora me ha emocionado. A esto hay que añadir la actitud de Louis cuando descrubre los restos, que es de una intensidad extraordinaria.

Al fin y al cabo, eso es lo que tiene un buen poema o la buena literatura, que cuando vuelves a ella después de un tiempo descubres o te llaman la atención detalles en los que antes no habías reparado. 

En fin, que gracias a estas páginas recomiendo nuevamente su lectura. Y sin duda es gracias a estas páginas por lo que le he dado una oportunidad a Lestat el vampiro, que empecé a leer de nuevo anoche.

Sin embargo, no querría terminar esta entrada sin tratar otro tema que he descubierto en mi vieja edición de bolsillo de Ediciones B, y que no es otro que el elevado número de reimpresiones que tuvo esta edición desde finales de 1994 a finales del 95.

¿El motivo? Pues muy posiblemente la aparición de la película. Y esto me parece interesante porque si la película hizo que se vendiesen miles de novelas también pudo influir en las ventas del juego de rol. Veamos esto con un poco de detalle.

Portada de la versión original en inglés.

 

Entrevista con el Vampiro aparece en EEUU en 1976. En castellano, la primera traducción que se hace es la de Marcelo Covián (Grijalbo, 1977). A partir de aquí son varias editoriales las que publican en castellano la famosa novela de Anne Rice, siempre con la traducción de Covián.

Portada de la primera edición en castellano.

 

Ediciones B, por ejemplo, lanza esta edición de bolsillo en febrero de 1994, pero con otro título (Confesiones de un vampiro) y esta portada.



Es muy posible que las ventas de esta edición fueran moderadas, pues tardó en agotarse ocho meses. Sin embargo, el 11 de noviembre de 1994 se estrena la película en inglés (a España llegó el 16 de diciembre). Muy acertadamente, Ediciones B lanza la primera reimpresión en ese mismo mes de noviembre, aunque con el título que lleva la película y con imágenes de esta.


 

El resultado es arrollador: si la primera edición tardó en agotarse ocho meses, esta lo hace en dos, pues en enero de 1995 tenemos ya la segunda reimpresión. Pero este éxito solo acababa de comenzar: un mes después, en febrero, se imprime la 3ª reimpresión y en marzo la 4ª. En abril ya se habían agotado los ejemplares y para mayo tenemos la 5ª reimpresión, que volvería a agotarse en los meses siguientes porque en octubre de ese mismo 1995 se imprime la 6ª reimpresión, que es la que yo tengo, por lo que no sé si volvería a imprimirse para Navidad...


 

¿Y qué pasó con el juego de rol aquí en España? ¿Se beneficiaron sus ventas con el estreno de la película en nuesro país?

Pues es muy posible que sí. Aquí en España Diseños Orbitales había publicado la primera edición en enero de 1993. A lo largo de ese año La Factoría se hizo con los derechos y, mientras prepara la segunda versión del juego, en diciembre reimprime esa primera edición de Diseños Orbitales, aunque ya con su sello. La segunda versión (o edición) estaba prevista para junio del 94, pero se retrasó hasta octubre: ¿casualidad o un intento por parte de La Factoría de acercar su lanzamiento con el estreno de la película?

Casualidad o no el caso es que el juego se agota en un año y para noviembre de 1995 tenemos la reimpresión.  ¿Son buenos datos? Yo diría que sí, pues que un juego de rol agotase su tirada en ese momento preciso seguramente no fue nada fácil.

Pensemos que en junio de 1994 los medios inician la campaña de desprestigio de los juegos de rol con motivo del asesinato de Carlos Moreno y que ese mismo año comienza la fiebre por Magic: the Gathering y el resto de juegos de cartas coleccionables en nuestro país.

Si a eso añadimos que en julio de 1995 aparece Magic: el Encuentro, la versión en castellano del juego, podemos deducir que las ventas de los juegos de rol se redujeron bastante, cosa que por otro lado así nos lo indican las revistas y editores de la época. Es por esto que tiene más mérito que Vampiro agotase su primera tirada en este tiempo tan convulso para el rol. 

Sin embargo, y como hemos visto, en el terreno de la literatura Entrevista con el Vampiro ha tenido un nuevo renacer: ha empezado a agotar una reimpresión tras otra (¡incluso en un mes!), gracias sin duda al estreno de la película.

Así que sí, es muy posible que esas buenas ventas de Vampiro: La Mascarada se vieran impulsadas por el estreno de la película y el resurgir de la novela.

5 comentarios:

  1. ¿Habrá este mes repaso a los juegos más vendidos por editoriales como el año pasado? Fue una entrada muy interesante.

    Gracias por tu blog y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues... me temo que no. Tocaba primero la del año 2019, en la que Óscar y yo empezamos hace unos meses a hacer un sondeo (una editorial que siempre nos ha dado cifras), pero esta vez no hemos obtenido respuesta.

      Y mucho me temo (y esto es una suposición nuestra)que lo mismo las editoriales están todavía menos dispuestas a dar cifras del año 2020 con lo malo que ha sido.

      Como siempre hemos dicho, son unos artículos muy interesantes, pero que sin la colaboración de las editoriales no se pueden hacer.

      Lo que sí habrá es el ya clásico artículo recopilatorio de todo lo que se ha publicado en 2020 y su comparación con los años anteriores,que este año creo que es más interesante por ver si la pandemia ha afectado mucho o poco al número total de novedades.

      Eliminar
    2. Lástima. Nos contentaremos con el artículo sobre lo publicado durante el año, que seguro que será estupendo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. A mi también me encantó la novel a en su día, hasta el punto que adaptamos La llamada de Chtulhu para jugar con vampiros (todavía no había salido en castellano el juego), y posteriormente he jugado a Vampiro en todas sus encarnaciones durante más de 25 años. A día de hoy sigo jugando a 5ª (con la ambientación de 1ª edición) y recuerdo con cariño las novelas. Aprovecho para decir lo mucho que se nota su influencia en el juego de rol (diga lo que diga Mark R.H.), y no me canso de recomendar Requiem, que ha aportado lo mejor a la saga en mucho tiempo (especialmente Requiem for Rome), y que ha dejado la metatrama en manos de los narradores, aunque a mucha gente le duela porque le tenga aprecio a ese embrollo bastante absurdo y sacacuartos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jugar con las mecánicas de 5@ y la ambientación de 1@ creo que para mí también es la mejor opción.

      Y oye, voy a tener que leer Requiem, son ya varios los que hablan muy bien de él. Yo nunca le di la oportunidad porque no me gustaba que hubieran acabado con el juego original.

      Eliminar