domingo, 4 de junio de 2017

La Ira del Dragón: el primer Juego de Cartas español

La Ira del Dragón es el primer JCC (juego de cartas coleccionable) realizado en España. Bueno, “coleccionable” yo creo que es además el único español. Fue publicado por Heraclio Fournier en mayo de 1995 y se convirtió en el tercer juego de este tipo en castellano (después de DoomTrooper y Spellfire).


Si miramos en perspectiva, es un juego que no tuvo éxito. La principal razón es que fue una copia (pero mala, ver más abajo) de Magic: The Gathering (MTG). Además, este salió en castellano solo dos meses después…

Hay que destacar que, al principio, Fournier hizo todo lo que pudo para promocionar el juego:
“Los creadores del juego van a hacer una gira por las tiendas especializadas durante los meses de julio y agosto. Presentarán el juego, charlarán con los asistentes […] Además, para animar las ventas en vacaciones, han bajado el precio de la baraja a 800 ptas. y del sobre a 175 ptas.” (Urza nº 4, julio de 1995).

Publicidad de La Ira del Dragón.


Por supuesto, se publicitó en las revistas especializadas (Urza, la Guía que publicó Zinco…) y hasta regaló una carta en la mencionada Urza nº 4.

Líder, Urza y la Guía de Zinco lo reseñaron, y aunque no lo criticaron, tampoco lo elogiaron mucho. Todas resaltaban como positivo la calidad de las ilustraciones (que para mí no es tanta, como señalo después) y que iba a llegar a muchos puntos de venta. A destacar en este sentido que se vendió no solo en tiendas especializadas y que se tradujo al inglés, francés y alemán.

Revista Urza donde regalaron una carta de La Ira del Dragón.

La presentación del producto tampoco era muy de JCC. Mientras que en el resto de juegos las cartas eran aleatorias, en los mazos de La Ira del Dragón estaban fijadas. Así, si te comprabas los 4 mazos básicos ya tenías 152 de las 242 de que constaba la colección inicial. Las 90 restantes se conseguían en los sobres de la primera ampliación: Mercedarian.

Cada mazo tenía 50 cartas y un precio de 1.000 ptas. Los sobres costaban 225 ptas. y contenían 10 cartas.

En 1996 (octubre-noviembre) Fournier ponía a la venta una 2ª y última ampliación: El Enigma de la Ira. Esto fue otra cosa que probablemente chocase a los (pocos) aficionados que ya tuviera La Ira del Dragón. Al ritmo que iban los otros juegos, casi un año y medio sin sacar NADA era demasiado tiempo…

Publicidad de El Enigma de la Ira.

Parece ser que la primera intención fue sacar la ampliación el mismo 95, para después del verano (Urza nº 4), en concreto en las GEN CON del 95, o sea en noviembre (Dosdediez nº 8). En marzo de 1996 el retraso se achacaba a "causas ajenas a la editorial", aunque Fournier prometía que no tardaría más de un par de meses (Urza nº 7). Sin embargo, sí tenían ya la edición básica en inglés y estudiaban "una versión en alemán y otra en francés". Lo que sí había sacado para estas fechas, junto con el periódico Marca, es otro JCC, Super Gol (Urza nº 7). Finalmente, Fournier se volvió a retrasar, “más preocupada en traducir La Ira del Dragón a otros idiomas” según la mencionada revista Dosdediez (julio de 1996).

El Enigma de La Ira se vendía en sobres de 10 y constaba de 135 cartas. Según la publicidad, aparecía “la 5ª cofradía, la más poderosa de todas”. Además, había 20 cartas “Espectros” que llevaban un juego dentro del juego: “Se trata de resolver los enigmas que van en cada una de ellas, y cuyas claves se hallan en los mazos básicos Ira del Dragón y sobres Mercedarian”.

Reseña de La Ira del Dragón en Urza.

El blog La Ira del Dragón nos dice que esta expansión estuvo poco tiempo en el mercado porque para cuando la sacaron Wizards of the Coast había denunciado a Fournier por plagio. La denuncia prosperó y la expansión acabó retirada del mercado.

He buscado en mis revistas y la verdad es que no he encontrado ninguna referencia en este sentido, lo cual no significa que no sea cierto. En la revista Líder sí he localizado información, aunque de otro tipo. El nº 58 (marzo de 1997) señala que desde Fournier “Nos comunican que han agotado la ampliación Enigmas de la Ira para su jcc La Ira del Dragón” (¿en cinco meses?) mientras que el 59 (mayo de 1997) anunciaba el fin del juego:
“En esta marca nos anuncian que cuando agoten el stock que poseen de su jcc La Ira del Dragón, dejarán de producirlo, tanto la serie inicial como las expansiones que han aparecido del mismo”.
Sorprende que la ampliación se agote en cinco meses y se piense en cerrar la línea... Si el motivo de esta decisión fue la denuncia o las escasas ventas es algo que, creo, nunca sabremos.

Con apenas dos años, acababa la aventura de La Ira del Dragón, el primer y único JCC español.

Reseña en la revista Líder nº 48 (julio de 1995).

El juego

Ya hemos dicho que La Ira del Dragón es una copia de Magic, pero de peor calidad. Esto ya se comprueba nada más abrir un mazo. Mientras que el libreto de instrucciones de Magic tiene 83 páginas, el de La Ira tiene solo 6. ¿¿6?? ¿Se puede describir un JCC en 6 páginas?

Comparación de instrucciones entre Magic y La Ira del Dragón.

A destacar que no aparece por ningún lado el nombre del diseñador. ¿Miedo a que acusasen de plagio directamente a alguien?

Expliquemos el juego; el aficionado a Magic pronto podrá comprobar los pequeños e insignificantes cambios que le han hecho al JCC por excelencia.

Para empezar, los jugadores desempeñan el papel de magos que se enfrentan. En lugar de 20 puntos de vida, hay que reducir 21 “puntos de poder” del contrario. Si en algún momento no puedes robar cartas de tu mazo también pierdes. Un mazo ha de tener como mínimo 50 cartas y al comenzar se roban 5, más una el que empieza. Como máximo se pueden tener 6 cartas en la mano.

En lugar de tierras hay cofradías, y en lugar de puntos de maná, esferas. Por supuesto, solo se puede bajar una cofradía por turno y para extraer su poder hay que girarlas.

La caja que contiene un mazo: hay cuatro colores distintos.

En lugar de cinco, hay cuatro colores: rojo, verde, azul y negro (el color de estas cartas, comparado con Magic, más bien es gris). Las fases de cada turno (y su orden) también son similares: enderezar, robar carta, jugar una cofradía, etc. Por supuesto, las criaturas tampoco pueden atacar el turno en el que entran en juego (y si atacan, se giran).

Las cartas de magia se dividen en:

- Hechizar cofradía.
- Hechizar criaturas.
- Instantáneos.
- Encantamientos.
- Objetos mágicos.

Caja, instrucciones, reverso y anverso de una carta.

Los objetos mágicos son los que presentan más diferencias con Magic. Para empezar, solo se puede jugar uno por turno, y solo sobre criaturas, aunque no todas pueden llevar objetos mágicos. El coste de los objetos es siempre el mismo para todos (por eso no aparece ni en las cartas): dos cofradías (o esferas) de cualquier color.

Más llamativo es que si una criatura tuya destruye una del adversario que tenía un objeto mágico, puedes usarlo (si tienes una criatura que pueda). Pero más original sin duda es que si puedes usarlo pasa a ser de tu propiedad (aunque pierdas la partida).

Cofradías y hechizos.

Algunos objetos mágicos permiten ataques a larga distancia. Esto es un ataque especial que se produce antes del normal y que se hace sobre criaturas, no sobre el jugador. Tú eliges a qué criatura, para matarla o debilitarla antes del combate.

Las criaturas tienen Fuerza y Resistencia al estilo de Magic y una característica más: Resistencia a Hechizos (va indicado entre paréntesis). Cuanto más alto es este número más se resiste esta a los hechizos.

En cuanto a habilidades especiales de las criaturas, está Volar y poco más. A esto se puede añadir la capacidad de llevar objetos mágicos y algunas habilidades que tienen distintas criaturas al girarse.

Lista de precios aparecida en Urza.

Una novedad es la de las cartas secretas: si pagas cinco esferas de cualquier color puedes poner boca abajo la primera carta de tu mazo. Solo tú puedes verla, y puedes jugarla cuando quieras.

Por último, las reglas establecen que jugar con apuesta (una carta al azar) es obligatorio.

Sobre el diseño

Para empezar habría que señalar que las ilustraciones no se crearon directamente para el juego, sino que ya existían:

“Las ilustraciones han sido tomadas de diferentes portafolios ya existentes. Al igual que Spellfire, que también se nutrió de dibujos ya creados, en su caso de la línea AD&D, La Ira del Dragón no presenta dibujos originales en sus cartas, sino que pertenecen a trabajos ya aparecidos de prestigiosos dibujantes como Royo, Segrelles, Bolton o Tim White” (Líder nº 48, julio de 1995).

Algunas ilustraciones muy buenas.

Alguna vez he escuchado o leído que las ilustraciones eran superiores a las de Magic. Aunque esta cuestión puede ser muy subjetiva, yo no estoy de acuerdo. Algunas ilustraciones sí son muy bonitas, qué duda cabe, pero también tiene muchas muy normalitas. Y si no, observad estas cuatro, por ejemplo:

Y otras no tanto.


En lo que seguro que sí estamos todos de acuerdo es que el diseño de las cartas era más sobrio. Por ejemplo, si comparamos los símbolos de maná de Magic con las esferas, estas resultan claramente sosas...

No me gustaría acabar sin antes resaltar otro problema. Ya hemos dicho que el sistema de juego es una imitación clara del juego de Richard Garfield. Pero quizá la gota que colma el vaso sea la copia casi exacta de cartas. Y no me refiero ya al color, coste de ejecución y hasta efecto de la carta en cuestión, sino ¡hasta el nombre! Veamos dos ejemplos muy claros, Fuerza de Gigante y Grizzly:


Fuerza de Gigante es un hechizar Criatura que da +2/+2, o sea, idéntico a Magic. La única diferencia es que esta es verde y cuesta 3 de ejecutar, ¡pero el nombre, tipo de carta y efecto es el mismo!


Quizá el caso de los Osos Pardos sea más flagrante. Mientras que la carta de Magic en inglés se llama Grizzly Bears, la de La Ira es Grizzly, pero es que todo lo demás es idéntico: es verde, cuesta 2 de ejecutar y es una criatura 2/2.



Como dijimos al principio, esta imitación tan descarada podría ser la causa principal de que el juego no cuajase entre la afición. Así lo auguraba ya Laura Balestra en su análisis de La Ira del Dragón aparecido en la Guía de Zinco:
"Los adeptos de MTG tildarán a La Ira del Dragón de simple pastiche de su juego predilecto, y le darán la espalda con cierto gesto orgulloso" (mayo de 1995).
De todas formas, querido lector, si te llamó la atención en su momento y te apetece probarlo estás de suerte, porque hoy en día no es difícil ni caro encontrar unos mazos de segunda mano.

Por último, si quieres saber más de este juego puedes visitar el estupendo blog La Ira del Dragón.


Reseña en la Guía de Juegos de Cartas de Zinco.

_____________________
Recuerda que puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter o G+.
Contacto: roldelos90@gmail.com
Visitar la sección El Rincón de las Cartas.


4 comentarios:

  1. Aun conservo mi colección y en algunas ocasiones jugamos con la sana intención de partirnos el pecho con las descompensaciones que tiene el juego.
    Un gran artículo, como es habitual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan.

      Es curioso porque yo nunca lo tuve, pero creo que hacemos lo mismo con otros juegos que sí catamos en su época como Spellfire o Doomtrooper.

      Eliminar
  2. Por cierto, comenta Ferrán Escoda en la página de Facebook que fue subcampeón en el primer, y puede que único, campeonato de España de La Ira del Dragón. Fue organizado por los de Fournier durante las GEN CON del 95.


    Según Ferrán, "formato suizo como los de Magic, pusieron a disposición de los participantes cartas, con las que días antes estuvimos realizando demostraciones y enseñando a jugar. Fuimos unos 10-15 participantes y duró una tarde, creo que la última tarde de jornadas. Aún tengo las cartas y la baraja "peta cofradías" con la que jugué".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen articulo, me ha encantado. Pondre el enlace en mi blog.
      No tenia ni idea de que hubo un campeonato de España!!!
      Eso va directo al blog, tendré que investigar al respecto.
      Saludos

      Eliminar