jueves, 26 de julio de 2018

Cinco apuestas arriesgadas de Joc Internacional

Mucho se ha hablado del acierto o desacierto de ciertos juegos de rol (o de cartas) y suplementos que publicó Joc Internacional. Hoy vamos a hablar de cinco juegos o apuestas poco conocidos de Joc Internacional que no son precisamente juegos de rol, aunque tienen en común que fueron lanzamientos peligrosos para la editorial catalana.



Decimos que fueron apuestas peligrosas o arriesgadas porque no tuvieron éxito, y si bien podemos objetar que la pérdida económica pudo no ser tan grande como cuando publicas un juego (en este caso Joc es distribuidora), no es menos cierto que distribuir un juego que no se vende acarrea unos costes económicos de almacenamiento, transporte y demás.


En este caso, el coste para Joc Internacional quizá fuese más "de imagen" que económico, aunque tampoco debemos subestimar este último. Con "imagen" me refiero a que apostar por estos productos aumentó la percepción de decadencia, de "no estar a la última" que ya tenía Joc Internacional.

Seguiremos un orden cronológico.

1. Super Deck! (septiembre de 1994)

Super Deck! fue uno de los primeros juegos de cartas coleccionables al estilo de Magic: The Gathering que surgieron a la sombra de este. La temática de Super Deck! era de superhéroes y el juego no convenció ni por sistema de juego ni por ilustraciones.



Su importación y distribución se inicia en septiembre de 1994, momento en el que en España triunfa la fiebre por Magic (recordemos que en nuestro país la explosión por el famoso juego de Richard Garfield se produce en junio de 1994). Tenemos noticias de esta "apuesta arriesgada" en la revista Líder:
"Recién llegado al mercado (...), este juego es de Cards Sharks Inc., y en España lo distribuye Joc Internacional" (Francisco Franco Garea, Líder nº 43, septiembre de 1994, pág. 44).
Esta apuesta resulta todavía más chocante si tenemos en cuenta que en ese mismo número de la revista se nos informa que Joc Internacional "se ha convertido en distribuidor exclusivo" de Magic "en nuestro país" (pág. 7).

Aunque ningún juego de cartas llegó a igualar a Magic, hubo unos cuantos que gustaron mucho a una parte de la afición o la crítica especializada (Jyhad, Doomtrooper, Spellfire, SATM, Mythos, Legend of Five Rings, etc.). Sin embargo, Super Deck! no convenció a nadie. Esta es parte de la reseña que le dedicó Chemapamundi en Maná:
"La lista de errores y sinsentidos podría seguir hasta la extenuación, pero no vale la pena perder más tiempo en este embarazoso asunto, así que en resumen Super Deck! es un producto creado demasiado atropelladamente para aprovechar el filón, muy mal acabado en todos los aspectos y que no hace justicia alguna al género que trata" (Maná nº 0, noviembre de 1994, p. 23).
Diseño e ilustraciones de algunas cartas.

Y esta era la opinión que de Joc Internacional tenía la revista Urza un año después del lanzamiento:
"El juego [SATM] se espera para la campaña de Navidad y será publicado en España por Joc Internacional que, por fin, tiene algo propio en este incipiente mercado de los JCC. Ya lo intentó con Super Deck! (un cero), Magic:TG (suspenso) y Wyvern (un uno) y en esta ocasión parece que va en serio" (Urza nº 5, octubre de 1995, p. 6).

En fin, que hoy (24 años después) todavía podamos encontrar mazos precintados a precio de saldo es un síntoma de que apenas se vendió.

2. Ritual Oscuro (enero de 1995)

Ritual Oscuro fue otra revista dedicada a los juegos de cartas coleccionables de las que surgieron en los primeros momentos en nuestro país junto con Serra (Gigamesh), Urza (La Factoría) y Maná (Luis d´Estrées). 



Sin embargo, y frente a las otras, Ritual Oscuro tuvo una vida más breve (apenas dos números). Y esto se debe principalmente a su calidad, y no precisamente a lo que tiene que ver con los JCC (que no está mal), sino a que gran parte de la revista eran cómics que nada tenían que ver con los juegos de cartas (en el nº 1, por ejemplo, 15 de las 39 páginas son cómics).



Elaborada por la tienda Just Cards Correo, Joc Internacional era el distribuidor de esta revista que recibió muy malas críticas:
"Y por último, Ritual Oscuro, el intento combinado de Just Cards (tienda de Barcelona) y Joc Internacional (culo veo culo quiero) de no quedarse descolgados del tema de los juegos de cartas. Contenido demencial y presentación chapucera para envolver el intento más preclaro de barrer para casa que hemos visto en mucho tiempo" (Urza nº 3, marzo de 1995, p. 5).

3. Dicemaster (marzo de 1997)

Dicemaster fue un "juego de dados coleccionables" de Iron Crown Enterprises (ICE) y Hobbygames, que aquí en España importó y distribuyó Joc Internacinal. A diferencia de Super Deck!, aquí Joc sí realizó una traducción de las reglas, que adjuntaba junto con el juego en su versión en inglés.

En Wallapop aún se pueden encontrar algunas cajas precintadas.


Si WotC había creado un nuevo hobby, el de los juegos de cartas coleccionables, TSR intentará lo mismo años después con los "juegos de dados coleccionables". Y en caso de que los juegos de dados fuesen un éxito (que no lo fueron), ICE tampoco quiso perder terrero y rápidamente, junto con Hobbygames, lanzó este Dicemaster. Como Francesc Matas siempre tuvo una muy buena relación con ICE, Joc también apostó por esta novedad



Aunque en España el juego se presentó en las Gen Con del 96, Dicemaster se puso a la venta en marzo de 1997. La caja básica, Cities of Doom, traía 32 dados. Por su parte, la primera ampliación en caja, Wilds of Doom, traía otros 26. Y luego había también blisters con 8 dados con los que se podía aumentar la colección que contaba con más de 100 dados diferentes.

Publicidad de la revista Líder.


Según Carlos Ruiz, el objetivo del juego era que "tu aventurero, atravesando parajes y ciudades y explorándolos, encuentre las Seis Tablillas, después de enfrentarse a terribles enemigos. Todo esto se resuelve mediante una serie de dados de seis caras" (Líder nº 58, marzo de 1997, p. 25). Para ello había dados de Personaje, de Ruta de Aventura, de Acción, de Encuentros...



Aquí en España tanto Dicemaster como Dragondice (la versión de TSR que aquí publicó Borrás) pasaron muy desapercibidos. Lo peor es que en un momento donde Magic gobernaba, casi todo el mundo se esperaba que estos juegos no triunfasen, como así pasó finalmente.

4. Havok (noviembre de 1997)

En 1997 los juegos de miniaturas al estilo de Games Workshop estaban de moda. Havok fue un juego de miniaturas creado por Bluebird Toys en 1997. Joc Internacional hizo la traducción de las reglas del juego, y las incluyó en la caja de la edición en inglés. Estamos ante otro caso donde no publica la edición en castellano, sino que actúa como importador y distribuidor.

Publicidad de la revista Líder.


Havok fue diseñado como una alternativa más barata a Warhammer 40000. Las miniaturas eran de plástico y venían ya pintadas. La caja básica se llamaba Skirmish Battle Set y nos presentaba "dos bandos enfrentados entre sí, el Imperio de Karn y la Rebelión Nexus", aunque había "una tercera fuerza alienígena dispuesta a absorverlos a ambos" (Líder nº 61, noviembre de 1997, p. 8). 








Además de eso, había "tres niveles de blisters:  Warriors Pack (tres figuras de soldados), Elite Packs (vehículos medios, que contiene un tanque ligero y dos battle forms) y Vehículos (dos aviones del Imperio de Karn o un tanque pesado de la Rebelión Nexus)".



Frente a la vistosidad y empaque de Warhammer 40000, Havok  se vio como algo cutre, lo que contribuyó a la imagen de que Joc intentaba estar en todos los frentes (rol, juegos de cartas, de dados, de miniaturas...) pero con productos de segunda categoría.

5. Los puzzles de El Señor de los Anillos (noviembre de 1997)

A lo largo de 1997 ICE incrementa su licencia sobre el material de Tolkien (hasta ahora solo tenía permiso sobre juegos). A raíz de esto, lanza una colección de siete puzzles sobre la Tierra Media con 500, 1.000 y 1.500 piezas: el mapa de la Tierra Media, El espejo de Galadriel, Bilbo y Smaug, Éowyn y el Rey Brujo, etc. 



Como hemos dicho anteriormente, Matas tenía muy buena relación con ICE y, además, todo lo que era "Señor de los Anillos" le interesaba sobremanera por las buenas ventas del juego de rol. Así es como en noviembre de 1997 Joc ponía a disposición del aficionado español estos puzzles.

Publicidad en la revista Líder.


Los precios rondaban desde las 1.850 pesetas (500 piezas) a las 3.700 del 1.500 piezas, pasando por las 2.775 ptas. que valían los de 1.000 piezas. 

¿Fueron un éxito de ventas? Bueno, que en noviembre de 1999 (dos años después) todavía apareciesen a la venta en el stock de Caja de Pandora indica que no. Y es que aunque hoy puedan interesar a coleccionistas, en su momento es muy lógico pensar que el público objetivo de Joc (aficionados al rol o las cartas, muchos de ellos adolescentes) prefiriese gastarse ese dinero en juegos de rol o cartas y no en un puzzle.



En fin, tenemos aquí cinco productos no tan conocidos como los juegos de rol pero por los que Joc Internaconal arriesgó. Riesgo que acabó pagando porque no solo no generaron beneficios, sino que también contribuyeron a la idea que había en la época de que Joc iba a destiempo, desperdiciando licencias atractivas y apostando por productos de segunda categoría.


______________________

Recuerda que puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter o G+. Contacto: roldelos90@gmail.com  


5 comentarios:

  1. En su momento jugué varias partidas de Super Deck! y era nefasto. Incluso peor de reglamento que de estética, que ya es decir. ¡Qué pesadilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como hay tan poco que explicar, las instrucciones son finísimas.

      Lo peor de todo es que el diseñador es Marc Miller, el creador de Traveller. Sin duda, una mancha negra en su carrera como creativo.

      Eliminar
  2. Genial entrada. Yo todavía conservo algunos de esos juegos. Por ejemplo el Havok que es una idea genial para iniciar a los crios en miniaturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, decían que las reglas eran muy básicas, que era un producto dirigido para los que empezaban.

      El problema fue que cuando lo comparabas con Warhammer 40000, que salía perdiendo por goleada.

      Por cierto, ¿no recordarás cuánto te costó el Havok, no?

      Eliminar
  3. No conocía Havok, pero un juego de miniaturas con las miniaturas ya pintadas, tuvieron un buen par en aquella época.

    ResponderEliminar