sábado, 24 de enero de 2015

Doomtrooper: el juego de cartas tecno-fantástico

La caja que contenía el mazo.
Doomtrooper se convirtió en el primer juego de cartas coleccionables (jcc) traducido al español. Apareció en diciembre de 1994 de manos de la editorial madrileña M+D. La editorial original fue la sueca Target Games y el diseño corrió a cargo de Bryan Winter. En España se lanzó al mercado a la vez que en EEUU, Suecia, etc., lo cual tiene mucho mérito para la época.

Aunque no son poderosas, son tres de mis cartas favoritas.
Este "juego de cartas tecno-fantástico" está ambientado en el universo del juego de rol Mutant Chronicles: un futuro apocalíptico dominado por cinco Megacorporaciones que, aunque rivales, apartan sus diferencias cuando tienen que combatir a la recién despertada Legión Oscura. El término doomtrooper alude a los guerreros de estas Megacorporaciones; guerreros que serán el pilar fundamental para lograr la victoria en una partida de Doomtrooper.


Algunos datos objetivos.

El juego básico se componía de 341 cartas, cifra en sintonía con el juego a imitar: Magic, que en su primera edición en español tenía 378. Los mazos de 60 cartas salían a 1.250 pesetas y los sobres de 15 a 375, es decir, lo normal en la época para este tipo de juegos.

En España llegaron a salir cinco expansiones, de las que hablaremos en otra entrada.


Cada mazo se acompañaba de un libreto de instrucciones. Este tenía 40 páginas y portada a color, detalle que no llegó a tener ni Magic: el encuentro en su primera edición en castellano. La impresionante portada es del genial Paul Bonner. Hay que señalar que las ilustraciones de las cartas son fragmentos de las ilustraciones (excelentes, eso sí) que ya se habían creado para el juego de rol Mutant Chronicles, es decir, que no se crearon en exclusiva para el juego de cartas. Se sigue aquí a Spellfire, que ya había hecho lo mismo.

Las reglas son muy sencillas y las instrucciones eran muy claras. Después de explicarlas de forma general se pasaba a una descripción con más detalle. El libreto se completaba con unas reglas para más de dos jugadores, para apostar (esto lo puso de moda Magic), consejos, términos del universo Mutant Chronicles (como hereje o cártel) y de Doomtrooper (acción, carta de equipo, etc.), los créditos y una hoja final con un resumen muy completo del orden de juego, acciones disponibles y secuencia del combate. La contraportada se utilizó para mostrar todos los iconos que podían presentar las cartas (también a color) junto con su significado en el juego. Muy útil también para las primeras partidas.


En resumen, un turno de juego era así:

1) Robar cartas hasta tener 7 en la mano.
2) Realizar hasta tres acciones.
3) Descartar cartas hasta tener 7 o descartar opcionalmente una carta.


Las acciones podían ser: añadir guerrero, equipar guerrero, buscar cobertura, salir de cobertura, añadir guerrero cubierto, asignar misión, otorgar don (poderes que tenían los miembros de la Legión Oscura), meditar (para obtener puntos de destino, con los que se jugaban la mayoría de cartas) y atacar, que tenía que ser siempre la última de las acciones.

El primer jugador que lograba 25 o más puntos de promoción ganaba la partida. Estos puntos se obtenían principalmente por medio del combate, eliminando a los guerreros del oponente.


Llegó a salir una segunda edición. Se diferenció de la primera en que esta tenía el borde blanco con una línea roja y la segunda dejó de tener la línea. Eso es lo oficial. Aparte de eso yo añado que el color de  las cartas de la segunda era ligeramente más claro. En la imagen podemos ver la misma carta con y sin línea. La diferencia de tono, sin embargo, no se llega a apreciar en la foto.

 Éxito.

Doomtrooper tuvo muchos factores a su favor: el diseño de las cartas, las ilustraciones, la ambientación, el apoyo de la revista Urza desde el principio y, sobre todo, que había muchos roleros deseosos de probar (en castellano) esa nueva moda de los juegos de cartas coleccionables. A pesar de ser, como hemos dicho, el primer jcc traducido a nuestro idioma (Spellfire se retrasó hasta febrero de 1995 y Magic: el encuentro no salió hasta julio del mismo año), el éxito fue moderado. También es verdad que esto último lo podríamos decir de casi todos los juegos que salieron y han salido a la sombra de Magic.


Una de las razones yo la achaco a la distribución por parte de Distrimagen. Yo creo que el juego se distribuyó por las grandes capitales y poco más. En mi ciudad, con 30.000 habitantes en esa época, nunca se le vio, y sí tuvimos, sin embargo, Spellfire, Magic o La ira del dragón en cuanto a juegos de cartas, o los juegos de rol Ciberpunk (de M+D) o Vampiro (que también distribuía Distrimagen). Yo, por mi parte, tuve que comprarlo por correo, pero era una época en que este tipo de venta no era tan frecuente como puede ser hoy. Yo creo que mi hermano y yo éramos los únicos que lo teníamos y, al final, si no encuentras rivales con los que jugar, cambiar o sencillamente hablar, pues lo abandonas.


Otra de las razones puede ser la de su jugabilidad. Las partidas de centraban en el combate (a diferencia de Magic donde podías ganar de otras muchas formas, sin criaturas, etc.). Pasaba que el que tenía o ponía antes en juego el bicho más poderoso (cuanto más rara la carta, mejor) normalmente ganaba la partida. Esto no sucedía en Magic (son obligatorias las comparaciones), donde si uno tenía un poderoso y raro Shivan Dragon, por ejemplo, cualquiera lo mandaba al otro barrio con cartas tan comunes y baratas como Terror o Blue elemental Blast. En Doomtrooper era imposible tener un mazo ganador con cartas comunes, como sí podía ocurrir en el juego de Richard Garfield. Y cuando las cartas comunes son inservibles y el que se gasta más dinero tiene más ventaja, también abandonas el juego.

Mi hermano me ganó decenas de veces con este bicharraco. Luego me compré unos cuantos sobres y el Cairat pasó a la historia: así de desnivelado estaba el juego.
A día de hoy es difícil encontrar cartas de Doomtrooper. Tiendas que todavía conservan sobres o mazos de juegos contemporáneos como Spellfire, Mythos o El Señor de los Anillos, no tienen nada de nuestro juego. Lo poco que hay tiene que ser entre particulares y en Internet hay muy poco.

8 comentarios:

  1. Yo tengo la colección completa y todas sus expansiones, aparte muchas cartas raras e infrecuentes para formarte un mazo de juego imparable, quien quiera conseguir que contacte conmigo al siguiente correo: elvismoreno@hotmail.com un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvis, muchas gracias por dejar aquí la información. Te escribo un privado.

      Eliminar
  2. Buenas, he conseguido una coleccion de cartas de doomtrooper de mas de 700 cartas, hay mazos sin abrir, si hay alguien interesado dejo mi correo electronico y atiendo a los interesados abayarde007@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cambumbo. Sorprende que todavía hoy haya mazos sin abrir.

      Eliminar
  3. Si os interesa Doomtrooper. En la comunidad de Mutant Chronicles España, tenemos (entre otras cosas sobre Doomtrooper como colecciones creadas por la comunidad) un proyecto de reimpresión de cartas originales de este juego. Aquí os dejo el enlace:

    Foro principal:
    http://www.mutantchronicles.es/foro

    Foro de la impresión de cartas:
    http://www.mutantchronicles.es/foro/index.php?board=57.0

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante, la verdad.

      Acabo de ver las imágenes de esa reimpresión y están genial.

      ¡Gracias por el enlace!

      Eliminar
  4. Hola tengo cartas de doom teooper primera edicion.son 145 y las vendo.entre ellas 3 marine libre.

    ResponderEliminar
  5. Tengo disponibles pa vender. Tengo sobres cerrados, por si alguien le interesa.

    ResponderEliminar