domingo, 31 de mayo de 2020

El Señor de los Anillos: el Juego que asfixió a JOC Internacional

Desde siempre se ha dicho que uno de los motivos de la quiebra de JOC Internacional fue su incursión en el mundo de los juegos de cartas coleccionables (JCC), más concretamente en SATM (El Señor de los Anillos). Esta afirmación la sostienen no pocas personas cercanas a la editorial, y se suma al análisis que tan pronto se hizo desde la revista Dosdediez:
"Entrar en el pantanoso mundo de los JCC ha sido una de ellas. Mythos no ha funcionado muy bien (siendo piadosos) y El Señor de los Anillos tuvo el 'efecto Doomtrooper' que tan bien conocemos en esta casa. Arrasas con la primera tirada del juego (que compran los coleccionistas) y te lanzas a imprimir las ampliaciones pensando que van a vender igual. Reeditas el básico (SATM en borde azul) y, como el juego no ha arraigado en el público, y no se juega a gran escala la pifias a lo grande (recordemos que el género se llama Juego de cartas Coleccionables)" (Dosdediez #4, abril de 1998).



Pero, ¿pudo un juego de cartas provocar la quiebra de la editorial pionera en juegos de rol de nuestro país? ¿O simplemente precipitó la caída? 


En este artículo vamos a ocuparnos de un tema trascendental: la tirada, es decir, los millones de cartas que puso a la venta la editorial catalana. Básicamente, si fue un error o no por parte de JOC Internacional. 

Para ello es imprescindible comparar esa tirada con la de otros juegos, porque si nos dicen simplemente que de la primera edición de SATM (en borde negro) JOC Internacional imprimió 10 millones de cartas... ¿Eso es mucho o poco?

Pues depende de con qué lo compares. En este sentido, WOTC imprimió de la primera edición de Magic (la versión Alpha) 2,6 millones de cartas. Por supuesto, esta primera remesa se agotó en poco más de un mes (prácticamente en agosto de 1993). Con Beta tenemos ya 7,8 millones de cartas, que también se vendieron muy rápidamente (de octubre a diciembre de 1993). 

Como digo, visto así parece un poco desmesurado una primera edición de 10 millones de cartas, y más teniendo en cuenta que el público al que iba dirigido era solo al hispanohablante (sobre todo España, aunque también se vendió algo en hispanoamérica); y es que del mercado anglosajón se ocupaba ICE y Francia, Alemania, Italia y Japón tuvieron sus propias ediciones.

Como decimos, depende mucho de con qué lo compares. Si seguimos comparando con Magic tenemos que, harta de que se agotase la edición básica, WOTC saca 40 millones de cartas de la versión Unlimited, que para colmo también se agotó en 3-4 meses (de diciembre de 1993 a marzo de 1994). Sí, Magic: The Gathering era una locura.

Sin embargo, 10 millones ahora ya no parecen tanto, e incluso se presentan como una cantidad muy prudente si lo comparamos con la versión Revised de Magic (abril de 1994): ¡¡500 millones de cartas!!

Por supuesto, habrá quien diga que Magic fue el primer JCC y el más rentable, y que en consecuencia deberíamos comparar la tirada de SATM con otro juego y, a ser posible, traducido al castellano.

A este respecto, hemos hablado con Óscar Díaz, editor de M+D, que son quienes publicaron el primer JCC en castellano: Doomtrooper (diciembre de 1994). Pues bien, según Óscar de la primera edición de Doomtrooper sacaron 1.000 cajas de mazos y 1.000 cajas de sobres. Como cada caja de mazos traía diez barajas y las de sobres 36 sobres, tenemos un total de 10.000 mazos y 36.000 sobres.

Parece (y es) un montón, y sin embargo esto hace un total de 1.140.000 cartas; 1,1 millones de cartas que, después de las cifras anteriores, ahora se nos presenta como una tirada muy discreta, sobre todo si la comparamos con los 10 millones de SATM (o al revés: 10 millones vuelven a parecer mucho).

¿Y Magic? ¿Qué pasa con Magic en castellano? Pues parece ser que la primera edición de Magic en nuestro idioma (julio de 1995), la edición en borde negro, fue también de 10 millones de cartas, o eso es lo que le contaron a Francisco José Campos (Dragón #21, septiembre de 1995).

Pero volvamos a SATM. Parece ser que, como ya dijo Dosdediez, esa primera edición de 10 millones de cartas no fue problema porque la compraron muchos coleccionistas. 

Es más, parece que se vendió a un ritmo muy bueno porque a los tres meses JOC ya estaba produciendo "otros 10 millones de cartas en su versión ilimitada, con borde azul oscuro (El Concilio #2, marzo de 1996). Y es que, según Francesc Matas, en diciembre de 1995 (o sea, el mes de su salida) ya había "ocho millones de cartas difundidas" (El Concilio #1, febrero de 1996).

Con "difundidas" entendemos que quería decir que estaban en tiendas y distribuidores. Así, en Líder nos precisan que, de los diez millones, "ya se habían vendido más de la mitad a principios de enero" y que para marzo saldría la edición ilimitada, la del borde azul (Líder #51, enero de 1996). En definitiva, que esta primera edición en borde negro se vendió rápido y bien.

Una carta especial en borde negro y otra de la edición ilimitada en borde azul.



Las ampliaciones: ¿un problema?

Ya dijo Dosdediez que después de arrasar con la primera edición uno cree que las ampliaciones van a vender igual y lo que pasa es que, si el número de jugadores no es grande, no ocurre esto.

En este sentido, JOC Internacional sacó en marzo de 1996 la mencionada segunda edición (la de borde azul) y las expansiones Los Dragones (en junio) y Servidores de la Oscuridad (en noviembre).

De cada una de estas expansiones sacó 5 millones de cartas. Volvemos a hacernos la pregunta: ¿fueron mucho 5 millones para una ampliación?

Publicidad de Servidores de la Oscuridad.


Hagamos nuevamente una comparación con Doomtrooper para tener algo de perspectiva. Según Óscar Díaz, M+D sacó 1.000 cajas de sobres de las ampliaciones Inquisition (junio de 1995), Warzone (noviembre de 1995) y Mortificator (abril de 1996). Estos sobres contenían ocho cartas, por lo que si la caja traía 36 sobres (lo normal en la época) tenemos un total de 288.000 cartas por ampliación.

Sin embargo, de Golgotha (julio de 1996) ya sacaron solo 500 cajas de sobres. Es de suponer que de Apocalypse (diciembre de 1996) también sacaron 500. Los sobres de estas últimas ampliaciones contienen 15 cartas y las cajas 20 sobres, por lo que se imprimieron un total de 150.000 cartas de cada una de estas expansiones.

En palabras de Óscar Díaz:
"Vendimos entera la primera edición y reimprimimos 1.000 cajas de mazos y 1.500 de sobres... y ahí llegó el tío del mazo. Target tardó seis meses en sacar Inquisition y el juego se fue muriendo ante la falta de novedades, y la venta de la reimpresión fue lenta".
Por supuesto, El Señor de los Anillos siempre ha vendido más que Mutant Chronicles (JDR en el que se basa Doomtrooper), pero creo que estamos ante la misma situación: JOC vende muy rápidamente la primera edición en borde negro (seguramente por los coleccionistas) y luego le cuesta mucho vender la segunda edición (la de borde azul) y las ampliaciones. Hasta tal punto que, como veremos después, todavía hoy hay cajas y cajas sin vender.




Quizá las expectativas que se hicieron fueron demasiado altas. Veamos en este sentido un par de preguntas de una entrevista que JOC Internacional le hizo a Pete Fenlon (presidente de ICE) en junio de 1996.
"En España hay muchos 'tolkinianos' y 100.000 personas han comprado el juego de rol de El Señor de los Anillos. ¿Qué posibilidades ves a SATM?
Con referencia al mercado español, creemos que el público comprará aproximadamente de 10 a 20 millones de cartas al año en los próximos tres años" (El Concilio #5, junio de 1996).
De 10 a 20 millones de cartas al año. Bueno, pues tenemos que en un año JOC sacó 30 millones de cartas: 10 millones de la primera edición en diciembre de 1995, otros 10 millones de la segunda edición en marzo del 96, 5 millones de la ampliación Los Dragones en junio y otros 5 millones de la expansión Servidores de la Oscuridad en noviembre de ese mismo año.

Pero veamos una última pregunta sobre las expectativas que tenían JOC e ICE de SATM para el mercado español:
"Como tú sabes, en España El Señor de los Anillos supera en ventas a la línea de D&D y AD&D en una proporción de 4 a 1. Desde tu punto de vista, ¿puede repetirse este fenómeno con SATM? JOC Internacional espera situar SATM en primera posición al menos en una proporción de 1,5-2 sobre 1. ¿Lo consideras exagerado o lógico?
ICE cree que el juego de cartas coleccionables de la Tierra Media será y permanecerá como nº 1 en el mercado de habla hispana. Con JOC Internacional lanzando SATM y Los Dragones este año, así como ME:LE y ME:WH en 1997, puedo anticipar que la demanda del juego incrementará desmesuradamente cada seis meses. Esto permitirá a JOC Internacional mantener una parte dominante del mercado".
Hay que recordar que después de las ampliaciones citadas JOC seguiría publicando expansiones de SATM hasta la propia suspensión de pagos (abril de 1998). El Ojo sin Párpado (ampliación autojugable que se vendía en mazos y sobres) llegó en junio de 1997, Contra la Sombra en octubre de ese mismo año y La Mano Blanca pocos meses después (enero-marzo de 1998).

No sabemos el número de cartas que se imprimieron de estas ampliaciones (aquí JOC ya no lo dice tan claramente), pero yo creo que la cifra es inferior. Pienso esto porque después, con el paso de los años, se han visto muy pocos sobres de estas ampliaciones en el mercado de segunda mano (sobre todo de Contra la Sombra y La Mano Blanca), mientras que de la serie básica y las ampliaciones Los Dragones y Servidores de la Oscuridad todavía hoy (en 2020, 24 años después) hay cajas y cajas precintadas.

Mazo y sobre de El Ojo sin Párpado.


Lo que sí pudo ser un problema para el aficionado es el poco tiempo que hubo entre una ampliación y otra. Así lo señaló Óscar Estefanía, traductor de SATM:
"La publicación continuada de ampliaciones para los juegos de cartas coleccionables ambientados en la Tierra Media está alcanzando unas dimensiones realmente enloquecedoras.
Cuando algunos de los aficionados todavía no han completado la colección de El Ojo sin Párpado y otros todavía están calibrando las posiblidades de Contra la Sombra, ICE (y JOC Internacional) nos bombardean con una nueva expansión: La Mano Blanca" (Líder #62, enero de 1998).

Sobres de Contra la Sombra y La Mano Blanca.



La pregunta del millón

Esa es la cuestión fundamental: si se vendieron o no. Parece claro que la primera edición básica en borde negro sí se vendió entera porque luego no se han visto sobres ni mazos sellados a la venta.

Sin embargo, del resto de material sí que se ha seguido viendo a lo largo de los años. Un primer síntoma de que los almacenes de JOC estaban repletos de cartas SATM es la especie de saldo que supusieron los Istar Kit, una especie de pack de mazo más dos sobres a 1.700 pesetas cuando su precio real era de 2.250 ptas. Los mazos eran los mismos en ambos kits (2ª edición borde azul) y, en cuanto a los sobres, el Istar Kit 1 traía uno de Los Dragones y otro de la 2ª edición; por el contrario, los sobres que traía el Istar Kit 2 eran de Servidores de la Oscuridad y El Ojo sin Párpado

El Istar Kit 1.


Estos Istar Kit salieron en diciembre de 1997, con motivo del 2º aniversario de SATM en castellano. También por estas fechas sale la Caja de iniciación Los Magos, una caja que intentaba captar a nuevos jugadores mostrando cómo se juega paso a paso. El PVP de esta caja fue de 3.995 pesetas, aunque en febrero (de 1998) tuvo un precio especial de lanzamiento: 2.995 pesetas. A pesar de esto, a finales de 2000 todavía había cajas de Los Magos en los antiguos almacenes de JOC.

La caja de iniciación Los Magos.


En 1999 JOC desaparece ya definitivamente y su fondo editorial lo adquiere la editorial Caja de Pandora. Como podemos comprobar en la siguiente hoja de pedido, a finales del año 2000 Caja de Pandora todavía tenía cajas de mazos y sobres (de todas las ampliaciones), Istar Kit y Los Magos para vender. 



Sin embargo, conforme han ido pasando los años hay expansiones que se han ido agotando. Mathom es la tienda que más SATM ha tenido (y tiene). Por desgracia, los sobres de las expansiones El Ojo sin Párpado, Contra la Sombra y La Mano Blanca hace tiempo que se agotaron. Sin embargo, todavía tienen muchos sobres (y cajas) de la segunda edición en borde azul y de las ampliaciones Los Dragones y Servidores de la Oscuridad.



Recordemos que de estas ampliaciones se imprimeron 5 millones de cartas, cantidad que se ha demostrado que fue demasiado para estas expansiones. Y digo para estas porque los 5 millones de cartas de Arabian Nights (diciembre de 1993) volaron; los 500 millones de Ice Age (junio de 1995) se agotaron en menos de 18 meses, los casi 200 de Alianzas en seis meses y los 400 de Espejismo (octubre de 1996) casi un año después de su lanzamiento. Con estas cifras creo que queda demostrado que Magic jugaba en otra liga.  

Y también es evidente que los 10 millones de la segunda edición en borde azul fueron demasiados. En esta entrada tenéis un vídeo de un almacén de Bugos donde todavía en 2017 había no pocas cajas de sobres y mazos de SATM.

http://roldelos90.blogspot.com/2019/02/un-almacen-con-juegos-de-joc.html


Pero no hace falta irse a 2017. Si buscamos en Wallapop encontramos fácilmente una buena cantidad de cajas de las series mencionadas anteriormente.

Cajas y cajas precintadas (un anuncio de Wallapop).


En fin, parece que lo difícil era calcular la cantidad exacta de cartas a imprimir, que evidentemente variaba según el juego. Mientras que para las primeras ampliaciones de Doomtrooper con 288.000 cartas había más que suficiente, los 5 millones de cartas de Los Dragones y Servidores de la Oscuridad resultaron demasiado. Frente a las 1.000 cajas de Inquisition, la editorial catalana sacó más de 9.000 de cada una de estas ampliacones; y frente a los 36.000 sobres de M+D, JOC puso a la venta 333.333.

Queda por aclarar otro tema fundamental, que es el elevado coste económico de estas ampliaciones, aspecto este que abordaremos en un próximo artículo (podéis verlo aquí).

Mientras tanto, ¿qué os parecen a vosotros estas tiradas? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario