viernes, 29 de noviembre de 2019

25 años del asesinato de Carlos Moreno

Este año se cumplen 25 años del triste asesinato de Carlos Moreno, un desgraciado suceso que tuvo dos consecuencias gravísimas:

La primera, y más inmediata, dejar una familia rota. Una esposa perdió a su marido y tres hijos se quedaron sin su padre, un hombre completamente inocente que tuvo la mala suerte de encontrarse con dos psicópatas.

La segunda, un colectivo, el de los jugadores de rol, también inocente, que a partir de ese momento estuvo estigmatizado como peligroso hasta no hace pocos años.

No es este un asunto agradable de recordar pero, sin duda, fue un hecho que no se puede obviar en una Historia de los Juegos de Rol en España.



Los hechos

La madrugada del 30 de abril de 1994 dos perturbados mentales salieron a la calle con la intención de asesinar a una persona. Estos dementes eran Javier Rosado, de 20 años, y Félix Martínez, de 17.

Su primera intención era asesinar a una mujer (por ser más débil), pero al no encontrar ninguna decidieron  que "a las cuatro y cuarto se abría la veda de hombres". Carlos Moreno, de 52 años, y que venía de trabajar tuvo la mala suerte de cruzarse con estos dos psicópatas. Así, mientras esperaba el autobús en el madrileño barrio de Manoteras, estos lo asesinaron vilmente.

Por supuesto, los periódicos del día siguiente recogieron el suceso, aunque sin relacionarlo con los juegos de rol. Así lo contó, por ejemplo, El País.  

No contento con el asesinato, Javier lo comentó con regocijo a varios amigos y, a través de uno de estos, el asunto llegó a la policía. De este modo, el domingo 5 de junio son detenidos cuando, parecer ser, planeaban cometer otro asesinato.

Revista Todo Pantallas (1994).


El circo mediático

A partir de este momento, y desde los medios de comunicación, se relacionan los juegos de rol con el asesinato y este pasa a denominarse como "el crimen del rol". 

Y todo esto porque los asesinos tenían en su casa juegos de rol, así como también tenían películas y literatura fantástica y de terror. Pero claro, los juegos de rol eran totalmente desconocidos para la policía y los medios de comunicación.

Es muy llamativo que en el diario que escribió Javier Rosado describiendo detalle a detalle el crimen, en este no aparezca la palabra "juego", "rol" o "Razas" por ninguna parte. En cambio, sí encontramos una referencia a la película Hellraiser:
"A mí se me ocurrió una idea espantosa que no volveré a repetir jamás y que saqué de la película Hellraiser: cuando los cenobitas de la película deseaban hacer que alguien no chillara, le metían dos dedos en la boca (...)" (Diario de Javier Rosado, reproducido en la revista Interviú nº 946, 13 de junio de 1994).
Como decimos, ningún medio la tomó con el cine, sino con algo que los medios, la opinión pública y hasta la policía desconocían: los juegos de rol. Y se empezaron a decir (en la tele) y escribir (en la prensa) barbaridades.

Como decía la revista Todo Pantallas, el suceso fue aprovechado "por los diferentes medios de comunicación para intentar elevar sus índices de audiencia a base de especular y relacionar directamente los móviles del crimen con el mundo de los juegos de rol. La opinión pública, ignorante del tema en su mayoría, se sintió asustada y desconcertada ante un asunto que no conocía, y se creó una psicosis de alerta innecesaria frente a este tipo de juegos. Una vez 'pasada de moda' la noticia, los citados medios de comunicación se olvidaron del tema" (Revista Todo Pantallas nº 11, septiembre de 1994).

Como decía un lector de la revista, el 6 de junio cualquier persona preguntada al azar en la calle desconocía lo que era un juego de rol y, sin embargo, el 8 de junio:
"Psicólogos, sociólogos y derivados decretan que tras 'largos años de estudio' del fenómeno han hallado la potencial peligrosidad de los juegos de rol, y abogan por su abolición (...) Estoy seguro que ninguno de estos expertos ha jugado en su vida ni una partida de rol". (Ignacio Pérez, revista Todo Pantallas).
Se ve que el 8 de junio fue el punto álgido porque otro lector coincide en esa fecha al recordar cómo el suceso fue tratado en la televisión: 
"El 8 de junio en los distintos telediarios nos ponían 'pingando' (...) Ahora según los 'imparciales informadores' todos los roleros somos unos maniacos. Sin ir más lejos, en el telediario de Tele 5 el presentador dijo: 'a lo mejor en este mismo momento alguien está dibujando sobre una mesa un retrato robot, y si casualmente se ajusta a usted, le pueden matar con igual saña'. ¡¡¿Pero cómo puede decirse tal barbaridad sin tener ni idea de qué va el tema?!!" 
Ese día miles de roleros dejamos de confiar en los medios de comunicación.

Parada del autobús donde se cometió el crimen y la posterior manifestación de aficionados a los juegos de rol.


Con motivo del juicio, celebrado en enero de 1997, Eugenio Osorio escribió un artículo donde resume -a mi modo de ver, de forma muy clara- lo que pasó:
"La noticia surgió en junio de 1994. Los medios de comunicación informaron sobre la existencia de "un juego" que inculcaba el racismo, el odio y el asesinato en las dúctiles mentes de los adolescentes españoles (...).
Comenzó el desfile de desinformación. El truculento crimen era carne de noticia y, durante algunos días, el chaparrón tildó a los juegos de rol de potenciales causantes de psicosis y psicopatía, todo ello acompañado de grandes titulares y extractos del espeluznante diario en el que Javier Rosado, el cerebro de los asesinos, había plasmado morbosamente los detalles más crueles de la "ejecución". De lo publicado aquellos días se desprendía que el director de juego (así, en general) "dominaba" a los jugadores anulando su voluntad". (Eugenio Osorio, revista Líder nº 58, marzo de 1997).
Uno de estos primeros artículos donde se vertían unas sandeces inmensas es el de Rafael Torres, que decía que los juegos de rol producían "necrosis fulminantes en los tejidos de la cabeza y del corazón, aparte de desprecio por la realidad e ignorancia" (Rafael Torres, Una necrosis similar, en El Mundo, 9 de junio de 1994).

Por suerte, y como señala Osorio: "Al cabo de unas semanas se produjo la reacción. Al parecer, el rol era relativamente inofensivo. Vamos, que a lo mejor hasta se trataba de un entretenimiento más y sus aficionados no eran más extravagantes que los fans de Star Trek".

Si tenemos en cuenta que la carta de Francesc Matas a la afición está fechada el 13 de junio de 1994, podemos comprobar que, por suerte, la reacción por parte de los medios se produjo pronto:
"La evolución de los medios de comunicación, desde una noticia morbosa que achacaba el suceso a los juegos de rol, a mostrar las buenas cualidades de estos juegos de rol actualmente difundidos, y hacerse eco de que 'el asesinato no era un juego de rol' y 'los asesinos no jugaban' ha sido gracias a la actuación de los jugadores y los clubes". (Francesc Matas, Carta dirigida a la afición, 13 de junio de 1994).



Otro buen ejemplo de esta temprana reacción en la prensa nacional fue el famoso artículo de Arturo Pérez-Reverte: 
"Era de esperar. Tras la atrocidad de esas malas bestias que confundieron los límites de la realidad con los de su siniestra psicopatía, todos los demagogos profesionales de este país se han apresurado a rasgarse las vestiduras y poner el grito en el cielo. Así que no estaría de más colocar las cosas en su sitio, porque aquí hay demasiado sociólogo barato y demasiados bocazas largando a humo de pajas. Un asunto es que dos cerdos con navaja acuchillen a un pobre hombre creyéndose héroes de un juego imaginario donde confunden realidad y ficción, y otro muy distinto que los juegos de rol en su totalidad sean perniciosos y deban ser abolidos, como sugieren algunos histéricos cruzados de la causa (...)" (Arturo Pérez-Reverte, Homo Ludens, en El Semanal, 26 de junio de 1994).
Aunque por desgracia, esa defensa ya no era noticia:
"Eso sí, los titulares eran más pequeños, ya no había portadas ni truculencia, y al fin y al cabo aquello no era una noticia, sino una información, con la sutil diferencia de impacto que supone. Como quiera que la reivindicación no tuvo tanta publicidad como el suceso, al final quedó un poso negativo.
Los aficionados no dejaron de jugar, pero tenían que soportar la consabida referencia al crimen cuando hablaban de su afición a alguien ajeno a la misma" (Eugenio Osorio).
Esto que comenta Osorio lo podemos comprobar en la siguiente noticia publicada en El País en relación a las "I Jornadas de Rol", celebradas en Getafe. Estamos en noviembre de 1994, y aunque la noticia es positiva y no tiene nada de truculento, resulta inevitable hacer una breve referencia al crimen cometido en abril:
"Respecto a la relación que existía entre los juegos de rol y el asesinato cometido por los estudiantes Javier Rosado y Félix Martínez el pasado 30 de abril, a raíz de uno de estos juegos, el presidente de Ascalón anunció que hoy domingo se redactará un manifiesto en el que participan todos los clubes de rol de Madrid como 'rechazo de cualquier tipo de situación parecida, aunque no tenga nada que ver con el rol'" (El País, 27 de noviembre de 1994).



Es de destacar que estas jornadas se celebraron en el centro cívico de La Alhóndiga, edificio propiedad del ayuntamiento de Getafe, y que cedió para organizar unas jornadas de rol solo cinco meses después del circo mediático. Como dice Osorio, "los aficionados no dejaron de jugar, pero tenían que soportar la consabida referencia al crimen".

En este otro reportaje de El País (en su versión catalana) asistimos a una partida de El Señor de los Anillos montada en la sede de JOC Internacional. En este caso no llega ni a haber referencia al crimen. Y es incluso anterior, del 10 de noviembre de 1994.



Esta otra noticia es de 1996, y a pesar de que se trata de un rol en vivo y con jugadores caracterizados de vampiros por las calles de Santutxu y Otxarkoaga, no se percibe ningún comentario negativo y, también en este caso, no hay referencia alguna al crimen. Esta partida de rol en vivo puso fin a las V Jornadas de Estrategia y Simulación realizadas en el, también, Centro Cívico de Otxarkoaga (Bilbao).



Por supuesto, también hubo ayuntamientos que aprovecharon la situación para retirar ayudas y espacios a clubes o asociaciones de rol. Como señaló Osorio, "Otra cosa fueron las subvenciones para actividades públicas, que antes se daban casi sin mirar y desde entonces se examinan con lupa".



Los medios durante el juicio

El 27 de enero de 1997 comenzó el juicio. Por suerte, y como constata Eugenio Osorio, los medios de comunicación se dieron cuenta de que era un juicio a unos asesinos, no un juicio a los juegos de rol:
"El Periódico de Catalunya acompañaba su primera referencia al juicio con una página consagrada a explicar, con bastante fortuna o al menos con buena voluntad, en qué consisten los juegos de rol. Algo que casi se le debía al aficionado.
En Madrid los medios no se molestaron en rehabilitar a los juegos de rol, pero en general dieron un tratamiento más neutro que en la anterior ocasión, lo que transmitió cierta normalidad. No estaba habiendo un juicio al rol, sino a los asesinos. Tan de puntillas se pasó sobre estos juegos que la mayoría de los medios dio por hecho que el público los conocía, de modo que hicieron pocas descripciones, y poco brillantes" (Eugenio Osorio, revista Líder nº 58, marzo de 1997).
Osorio también señala cómo a veces contrastaba de forma brutal el contenido informativo de la noticia con el titular escandaloso y cita, por ejemplo, al "reconvertido en sensacionalista Diario 16", con titulares como "El rol al banquillo" (27 de enero), "¿Siguen jugando los asesinos?" (28 de enero) o "Yo podía haber evitado la muerte de tu padre" (29 de enero):
"También es cierto que Diario 16 fue el único periódico que se regodeó en la supuesta 'mezcla de realidad y ficción' causada por los juegos de rol y en la que vivían los acusados, algo razonablemente puesto en cuarentena por el resto de los medios de comunicación.
El diario Abc (que en su momento se distinguió por su beligerancia anti-rol) anduvo muy moderado e incluso hizo hincapié en que Javier Rosado era 'el creador del juego', exculpando así a los juegos de rol en general. En un amplio reportaje sobre el cerebro del crimen, llegaba a calificar a estos juegos de 'actividad imaginativa e inocente', aunque señalaba que ocasionalmente producen 'adicción emocional'. Aun así no se libró de seleccionar unas ilustraciones muy agresivas para el reportaje y titulares del estilo: 'Usted puede ser elegido'.
Otros periódicos se limitaron a seguir el juicio, bien es verdad que con una cobertura inusualmente amplia (...).
Los escasos comentarios en los editoriales incidieron en las implicaciones éticas y jurídicas del caso. Así, mientras que El País hacía una reflexión sobre la violencia en la sociedad, El Mundo planteaba el dilema de los jueces ante la probable simulación de locura por parte de los acusados (...). No hubo muchos más editoriales, pero ninguno acusó a los juegos de rol".
Los aficionados y el juicio 

Según Osorio, muchos aficionados y comerciantes de Madrid se quejaron "del supuesto tratamiento espectacular y amarillista que los medios habrían dado al juicio" y que tenía su reflejo en la repetición de fragmentos del diario de Javier Rosado. Otros aficionados, en cambio, optaron por "tomárselo con filosofía, pensando que la tormenta iba a durar exactamente una semana y se olvidaría (igual que en junio de 1994 duró un par de semanas y no se volvió a hablar de ello hasta ahora). De todos modos, los comerciantes coinciden en que el juicio no ha perjudicado a las ventas. 'Los clientes ya saben de qué va esto, el problema puede venir con algún padre preocupado, pero no es habitual', comentaban en Generación X".

Lola, dependienta de la tienda Naipe, explicando lo que son los juegos de rol a Interviú.

¿Aumentaron las ventas?

¿Pudo ser así, que el revuelo mediático no llegara a afectar a las ventas? Bien es cierto que, como decían en Generación X, los clientes habituales no dejaron de comprar y de jugar. Donde sí puede que llegase a afectar es a esa posible nueva generación, los chicos y chicas que aún no habían probado lo que era un juego de rol y dependían de que sus padres se lo compraran o no. Pero esto es algo que no podemos computar.

Sin embargo, son varias las referencias que tenemos de que no solo no afectó a las ventas, sino que hasta se incrementaron, quizá como decía Ricard Ibáñez: "supongo que por el tema del morbo, inicialmente se dispararon las ventas".

Pero parece ser que no fue solo al inicio. En abril de 1995, El Periódico de Catalunya hizo un reportaje con motivo de los "Día de Joc" donde afirmaba cosas como que "La facturación se ha duplicado desde el crimen perpetrado en Madrid en 1994".

Foto cortesía de Marti Llesta Monfort.

"Un año después de que dos jóvenes perturbados asesinaran a un vecino de Madrid siguiendo el macabro ritual de un juego de rol ideado por ellos, el triste episodio no ha hecho más que aumentar las ventas. 'Hemos duplicado la facturación', asegura Matas. De la versión traducida de El Señor de los Anillos se han vendido más de 100.000 libros".
Lo que no sabemos es si la duplicación de la facturación se debió a los juegos de rol o a la distribución de Magic: The Gathering en inglés, que por esas fechas también llevaba JOC Internacional junto con otros distribuidores.

De todas formas, de 1997 tenemos el citado testimonio de la tienda Generación X, según la cual el juicio no había afectado a las ventas de juegos de rol. Por otro lado, el propio Osorio nos confirmaba lo que decía Ricard: "En aquella ocasión tampoco salieron perjudicadas las ventas [se refiere al 94], y todos reconocen que vinieron incluso más personas interesándose y a informarse".

Como venimos viendo, es posible que las ventas de juegos de rol no se resintieran por el crimen. Sin embargo, y como afirmaba Ricard: "se cerraron una serie de puertas que nos ha costado mucho tiempo y esfuerzo volver a abrir. Por ejemplo, introducir el rol como herramienta pedagógica y de interacción social".

Uno de los proyectos que se cerró fue el concurso de televisión que pensaba emitir TVE titulado El juego de rol, y que iba a presentar Míriam Díaz Aroca como podemos ver en esta noticia de El País



Sin embargo, la noticia no es del cierre, sino del fichaje de Míriam Díaz Arioca. Es decir, en septiembre del 94 (la noticia fue publicada el 12 de septiembre de ese mismo año) el proyecto sigue adelante, a pesar del revuelo mediático que hubo en las primeras semanas de junio. Es posible, por tanto, que se cancelase por otro motivo. 


___________

Afectase o no a las ventas (que parece que no), como dijimos al principio este triste suceso destrozó una familia y marcó, durante muchos años, a una afición como "potencialmente peligrosa". Y todo esto porque las primeras semanas los medios de comunicación no estuvieron a la altura.

Hoy ha cambiado mucho la situación y los juegos de rol se ven de una forma positiva; no hay nada más que ver que cada vez son más los casos de docentes que utilizan los juegos de rol en la escuela. Y todo ello a pesar de que, de vez en cuando, todavía hay algún periodista que menciona los juegos de rol cuando busca las causas de un asesinato que no tiene un móvil aparente.

10 comentarios:

  1. Recuerdo demasiado bien aquellos días de histeria. Una cosa era saber que los medios de prensa exageraban y distorsionaban en sus informaciones muchos temas que trataban de forma cotidiana y otra distinta era sentirlo de algún modo en tus propias carnes. Nosotros en nuestro club tratamos de llevarlo con humor, como creo que hizo todo el mundo y es cierto que muchos tuvimos que dar cierto grado de explicaciones en casa. El rol, que en el año 94 ya había alcanzado cierto relieve como forma de ocio, (una ilustración sobre un partida de rol había sido portada del suplemento dominical de "El País de las tentaciones" el año anterior), de repente se convirtió en un geiser de sensacionalismo barato. Llamaba mucho la atención como desde la prensa, radio o TV, se hablaba con tamaña generosidad de un tema del que era palpable que los entrevistados no tenían NPI en general. Se de gente de clubes de Madrid a la que les llamaron del programa de TV de Nieves Herrero para ir a hacer una partida al plató y que inicialmente había un grupo de jugadores dispuesto a ir, para aclarar las cosas, pero que en cuanto les dijeron que tenían que ir allá con túnicas, calaveras, candelabros, cuchillos y cualquier cosa satánica y estrambótica que pudieran llevar para ambientar la escena y ellos, pacientemente, les explicaron que la cosa no era así, que desde luego no estaban dispuestos a participar de esa charada y que si acudían, lo unico que se podría ver en la mesa iba a ser lo que había habitualmente, (algún manual de juego, hojas de papel dados, miniaturas y tal vez una bolsa de panchitos y refrescos), los del programa perdieron todo interés. También oí decir, (esto es solo un rumor), que ante ese plante generalizado, los del programa de TV consideraron el contratar a un grupo de actores que no eran jugadores con idea de hacer esa misma recreación aunque al final la idea fue desechada. Lo que más me asombró fue que cuando días después nosotros acudimos al periódico local de nuestra ciudad para ofrecer una entrevista y dar la cara, además de haber enviado una carta explicativa y aclaratoria anterior sobre ese mismo tema, los propios periodistas que nos entrevistaron nos decían que sí, que ya lo decían ellos en la redacción, que esa historia no podía ser y que era otra de la historias de "Nieves Horrores", (así la llamaban en el mundillo periodístico según nos dijeron), y que todo aquello respondía a una manera de ejercer la profesión que Jesús Hermida y otros que como él, habían hecho las Américas, habían importado a España. Sensacionalismo puro y duro. En este caso concreto, escuche también que las fuentes de información que habían buscado los periodistas que se habían molestado en documentarse un poco, salieron de los EEUU, concretamente de grupos como la "Asociación de Padres Americanos contra el D&D" y también de crímenes parecidos que se habían dado en el pasado en ese país, los cuales fueron trasladados a la pantalla bajo la forma de películas para TV. Fue para mí y para mucha gente de agradecer el valor y la contundencia de gente de prestigio como Arturo Pérez Reverte cuando salió públicamente a decir lo que opinaba sobre toda aquella situación. Lo que es llamativo es que pocos años después, hubo otro asesinato morboso como este, el del "Asesino de la katana" (un chaval que con una katana al parecer mato a sus padres y no sé si a una hermana pequeña, creo recordar, ???), en esa ocasión desde la prensa se mentó algo a los juegos de rol, pero se cargo mas, (inicialmente), contra los videojuegos y las consolas, (al parecer aquel individuo le daba mucho al Final Fantasy 7), peeero de un día para otro, en seguida, toda mención o criminalización de los videojuegos y las consolas vinculadas a ese caso desapareció de los medios y a mi me dio por pensar que claro...... cualquier medio de prensa puede tirar a hacer sangre contra un colectivo X que no tiene poder para obtener más audiencia, pero ir contra corporaciones como la Sony y su negocio de videoconsolas...... ya era otra cosa, ahí nadie se la juega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me extraña, y es que el poder que tenían Sony, Nintendo y Sega en esos momentos no se puede comparar al que tenía JOC y Zinco, por ejemplo. Y aparte de esto, quiero creer que porque muchos periodistas aprendieron la lección de informarse antes y no decir barbaridades. No sé, hace ya muchos años que pienso que todos estos "periodistas" que desinformaron más tarde o más temprano han caído en desgracia. Y pienso en la mencionada Nieves Herrero o Luis Mariñas. Yo recuerdo haber escuchado de este último la historia que cuenta un lector de Tele Pantallas: acabar el informativo diciendo lo de que unos jóvenes podían estar haciendo un retrato robot de un vecino, que luego pensaban matar. No sé, en aquella época Mariñas era el que cortaba el bacalao en los informativos de Tele 5; llegó incluso a moderar en el 93 el segundo debate entre González y Aznar. ¿Y luego? Aunque falleció en 2010, sus últimos años los pasó en cadenas autonómicas como Telemadrid y Canal Sur. Evidentemente, ya no tenía el mismo peso que antes.

      Con respecto a Nieves Herrero, más de lo mismo. A principios de los noventa tenía una reputación buena (ganó el TP de Oro a mejor presentadora en el 89, 90 y 91), sin embargo, con el crimen de Alcásser se ve que ya fue tirando al sensacionalismo y al morbo. Esto fue en el 93, y la misma noche en que se descubren los cuerpos grabó un programa en directo donde entrevistó a los padres...

      No me extraña que un año después quisiera montar todo ese teatro con la única intención de ganar audiencia. En las revistas hay referencias de peiodistas que llegaban a las tiendas y esperaban que hubiese jugadores disfrazados y, evidentemente, querían fotos. Con respecto a Nieves, hay críticas entre los lectores de Todo Pantallas, en el juego de rol Kyrlan...

      ¿Y qué ha hecho después? No ha vuelto a recibir ningún TP de Oro (de hecho, en el 93 y en 94 no estuvo ni nominada) y ha ido pasando a cadenas autonómicas (7 Región de Murcia, Aragón TV) o pequeñas (La 10, 13 TV) e incluso "colaboradora" (cuando antes era presentadora) de programas como "La Noria" o "Sábado Deluxe" en Tele 5.

      Como yo digo: ¿caídos en desgracia? Y es que cada uno recoge lo que siembra...

      Eliminar
  2. Dos meses mas tarde yo cumplía 16 años y compraba el Kult de M+D en el extinto Generación X de Galileo en Madrid. En la portada del libro se leia "No recomendado a menores de 16 años". No se si mi madre encontró alguna vez el libro donde yo lo escondía. No lo se, porque puede ser que la pobre ni se atreviera a decir nada. Pero sabia que yo jugaba y hacia partidas a esa cosa y a otras. Supongo que en cada entorno se gestionó de una manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. En mi caso, mi madre sí se alarmó un poco con Aquelarre, por aquello de poner en la portada "juego de rol demoníaco medieval' y, sobre todo, con la contraportada del Rerum Demoni, que leyó y mencionaba más al diablo.

      Sin embargo, el alarmismo duró poco. Supongo que al vernos jugar al MERP o el AD&D vería que simplemente estábamos jugando una especie de partida de HeroQuest pero sin tablero ni figuras y nada de planear un asesinato en la calle como habían dicho los medios.

      Eliminar
  3. Mis padres jamás se alarmaron, es cierto que yo empecé a jugar bastante más tarde (por el 2003) y mi hermano por el estilo. Yo jugaba en casa y mi hermano en casa de un amigo. Jamás nos dijeron nada, todo lo contrario. Mi madre prefería que jugáramos a eso que a que saliéramos por ahí.
    También hay que decir que mi madre siempre ha sido muy fan de Reinos Olvidados y de la fantasía épica en general, así que el que dijéramos que jugábamos a D&D, ESDLA o cualquier otro simplemente le parecía interesante y sano.

    También es verdad que yo tenía 4 años cuando el asesinato, lo recuerdo bien y recuerdo que en el pueblo se habló mucho de ello. Pero en casa no siguieron el circo mediático que organizó la televisión.
    En casa recopilamos tradición oral, así que imagina el flipe que es tener Aquelarre xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, supongo que la mentalidad de los padres (más abierta o menos) hizo mucho.

      Aunque por otro lado, me imagino a unos padres prohibiendo a su hijo adolescente jugar en casa de su amigo... ¿Creéis que un chaval obedecería? Creo que todos los padres prohíben fumar a sus hijos y el adolescente que quiere fumar, al final fuma (a escondidas, pero fuma).

      Eliminar
  4. Yo de ese asunto recuerdo dos cosas especialmente: uno, que mi madre me defendió ante todo el mundo porque ella no veía nada malo ni raro en mi afición. Fue agradable e inesperado porque mi madre siempre fue la más miedosa en lo relativo a las cosas que hacían sus hijos. Pero cuando tuvo que defendernos, lo hizo.

    Y dos, que llegué a la conclusión de que si los periodistas sabían tanto de otros asuntos como lo que demostraban saber de rol... en realidad, hablaban de oídas de todo. Desde entonces me creo muy poco de lo que me cuentan los medios de comunicación.

    La pena es que un hombre murió por... por nada. Qué absurdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, generalmene cuando los medios hablan de un tema del que uno controla bastante es cuando nos damos cuenta de la poca idea que tienen. O de hasta qué punto han tergiversado las cosas.

      Eliminar
  5. Yo tenía 16 años y estaba en el club Nameless de Pozuelo y mis padres tuvieron cero problemas. De hecho, mi madre que me había regalado Paranoia y me compró el Traveller cuando lo pedí, le gustaba que le relatará las aventuras de las partidas del club.
    Pero yo sí que noté un freno generacional, lo justo para que el rol se estancara en un momento muy delicado con Magic. Ahora es cool, ya veis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, los que ya jugábamos (y como decía Ricard) seguimos haciéndolo.

      Ese sí es un tema interesante: el de las nuevas generaciones que venían, sobre todo calibrar hasta qué punto influyó el crimen. ¿Mucho o poco? Porque el tsunami llamado Magic arrasó también en otros países donde en 1994 los juegos de rol no se vieron atacados por los medios.

      Eliminar