lunes, 25 de agosto de 2014

Jornadas Tierra de Nadie 2014


Las jornadas Tierra de Nadie (en su edición número XII) tuvieron lugar del 7 al 11 de agosto de 2014 en Mollina (Málaga). 




Es la primera vez que asisto a TdN, así que no sé si han estado al nivel de años anteriores (no puedo comparar aunque apunto que conocí a mucha peña que repetía y no escuché a nadie quejarse, al menos en público). Sí puedo opinar de lo que vi y la conclusión que saco es que estuvieron bastante bien. Vamos, que el próximo año no me las pierdo.



Tampoco conocía las instalaciones del Ceulaj y la verdad es que son idóneas para la celebración de eventos de este tipo (no me extraña que no hayan cambiado la localización en doce años).



En cuanto a lo que nos toca, pasarlo bien, señalar que disfruté como un loco: jugué a juegos clásicos y probé algunos de los últimos años, conocí físicamente a compañeros con los que llevas chateando durante un buen tiempo (Eduardo, ha sido un placer), aproveché también para comprar algunos suplementos :), jugar con algunos amigos (aunque menos de lo que me hubiese gustado) y, sobre todo, cumplí un sueño: conocer a Ricard Ibáñez.

Y no solo conocerlo, sino que además jugué una partida dirigida por él, y a La llamada de Cthulhu, ni más ni menos, y encima el paciente de Ricard se prestó a firmarme el domingo trece de sus libros. Vamos, el colofón a las jornadas.


Los trece libros firmados por Ricard.


Sí podemos señalar algunas cosas que se podrían mejorar de cara al próximo año (yo ya he informado a los responsables a través de la encuesta online pero no está de más reflejarlo aquí también):

- Sería ideal que los asistentes que no están alojados pudiesen quedarse más de las 21:00, que no hubiese límite. Muchos asistentes viven muy cerca de Mollina y no pueden o quieren quedarse a dormir pero querrían poder disfrutar de las actividades nocturnas.

El cordón azul, distintivo de los visitantes no alojados.


- Que los asistentes no alojados pudiesen también desayunar o almorzar (pagando, por supuesto) resultaría muy cómodo.

- Por último, esto más bien sería un llamamiento a la afición y a las editoriales además de a la organización. Pude comprobar que aunque la peña presume de que no le importa probar juegos nuevos, en la práctica muchas de las partidas de juegos de rol de mesa que primero se agotan son los llamados clásicos (Aquelarre, La llamada de Cthulhu, etc.) mientras que hay muchas partidas de juegos "modernos" que se quedan prácticamente vacías. Hay parte de la afición que después de hacer cola y ver los juegos que quedan deciden montarse una partida propia entre unos pocos antes de meterse en algo que, por el título y la descripción, les atrae más bien poco. Lo mismo para la siguiente edición convendría equilibrar más la organización de las partidas de los juegos de toda la vida con las últimas novedades.

Por lo demás, como he dicho anteriormente, todo muy bien. Y yo, el próximo año, no me lo pierdo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada